Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 Deportes CICLISMO CAMPEONATOS DEL MUNDO LUNES 26 9 2005 ABC Alejandro Valverde muestra su medalla de plata, la segunda que consigue en un Mundial después de la Hamilton 2003 EFE Valverde vuelve a encandilar El murciano alcanza la plata en un gran Mundial de la selección española, que no acabó al sprint y ganó el formidable Tom Boonen JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. A Madrid le faltó público, entrega, color, pero la meta del Mundial frente al Bernabéu, en el carril de bajada de la Castellana, rebosaba entusiasta de aficionados que saltaron vallas y policías para ovacionar a un tipo con gancho. Alejandro Valverde volvió a encandilar. Como en Courchevel frente al mejor Armstrong, en el Mundial de Hamilton ante la camada de lobos viejos que perseguían su plata o en cualquier acontecimiento que reclame una presencia estelar. Si hay botín de nivel, por allí acampará el murciano. En Madrid volvió a combatir por emoción. Vio tan enorme el arco de la gloria que, a trescientos metros, se dejó llevar por el elixir del éxito. Lo tuvo ahí, un pelotón multinacional sometido a su voluntad, y sólo un formidable Tom Boonen le privó de un sueño por el que litigó a destajo. No hubo sprint en Madrid. No, al menos, en versión extrema. Una serpiente rodante que consume vueltas y vueltas en espera de que Italia aplique una ley inexorable. Su catenaccio vía Cipollini, como el pestiño de Zolder en 2002, o vía Petacchi, como pretendía ayer. Hubo 50 italianos resumió elocuente Boonen para retratar la infame ayuda de argentinos, bielorrusos y británi- Clasificación 1, Tom Boonen (Bel. 6 h. 26.10; 2, Valverde; 3. Geslin (Fra. 4. Ljungqvist (Sue. 5. Fischer (Bra. 6. Piil (Din. 7. Kolobnev (Rus. 8. Klier (Ale. 9. Dean (Nzl. 10. Elmiger (Sui. m. t. 16, Zaballa, m. t. 22, Serrano, m. t. 48, Martin Perdiguero, a 25 s. 50. Pereiro; 56. Flecha; 62. Astarloa; 68. Mancebo, a 36 s. 69. David Blanco, m. t España acaba los Mundiales con tres platas (Somarriba e Iván Gutiérrez, en la contrarreloj y Valverde, en ruta) mover un grupo que adormecía con los cincuenta italianos. Tampoco lo quiso Bettini, el número uno de la especialidad al que empieza a desalojar del trono la generación del 80. Boonen, 24 años para 25, los que tienen Valverde y el francés Geslin. Bettini es un pirata coleccionista: Lieja, Milán- San Remo, Juegos Olímpicos. Nada ha escapado a su mirilla, salvo el Mundial. Su jerarquía en los repechos de la Dehesa de la Villa y Cardenal Herrera Oria pasaron por encima del tren de Petacchi. El Grillo montó cada grupo de actuación. A tres vueltas, con tres españoles, Valverde, Perdiguero y Pereiro, y seis más. Y en el giro final, con Vinokourov, Serrano, Dean y demás. Y se quedó el pobre Petacchi sin curva, sin sprint y sin nada. Llegó Valverde como un relámpago para cazar desde atrás, confirmar su pronóstico y adornar su sueño. Pero llegó más fuerte Boonen, el chico de moda, el invisible en la Vuelta, y acabó con la abundancia. cos a la selección azurra. Lo de siempre. Ayudas por favores o dinero. El deporte, el ciclismo, la vida misma son mucho más divertidos en un excitante viaje que en la suma metódica del dos y dos cuatro. Si suman cinco, mejor. Valverde lucía ese brillo en el ojo desde que llegó a Madrid. El miércoles inspeccionó el trazado, hizo el látigo con sus ocho colegas de selección y al llegar al hotel- barricada de la estación de Chamartín lanzó su pronóstico. No gana Petacchi dijo en alto. Hay lugares para romper y yo puedo llegar a la última vuelta confesó en privado a sus directores. Hay corredores que requieren mimo y atención, como Iván Gutiérrez, plata el jueves en la contrarreloj. Y otros que irradian optimismo exacer- bado a su alrededor. Valverde pertenece a este género. De ninguna manera le han inquietado las dudas que sembró su trayectoria desde que se retiró en el Tour. Sólo ha corrido una prueba desde entonces, la Clásica a los Puertos. Dudó el seleccionador, dudó la afición que no le veía por ninguna parte, dudaron hasta sus directores- -Echávarri quiso llevarle a la Vuelta a Polonia- pero no Valverde. El ciclista que mueve su vida por impulsos, como el día que compró un Nissan deportivo negro a golpe de ojo. Llegó, vio y casi venció. Sólo con entrenamientos de fondo. Adiós a las teorías, un elemento inútil en el ciclismo. No hubo sprint porque no lo quiso la selección española, empeñada desde la novena vuelta en activar las piernas y Antequera se va con once medallas Paco Antequera dice adiós desde el éxito. Muchos aseguran que tengo una flor, pero yo sé lo que es trabajar toda la vida para ganarse el pan. Yo fui un currante leal como ciclista asegura el seleccionador en el adiós. Se marcha a un puesto político, promotor del ciclismo y de sus escuelas en la Comunidad Valenciana. En sus nueve años con la selección ha hecho grupo, descubierto a Freire y sumado metales (11) Cinco oros: Freire (3) Astarloa y Olano (cri) Cuatro platas: Valverde (2) Mauri y Gutiérrez (cri) Y dos bronces: Freire e Igor (cri)