Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 Deportes BALONCESTO CAMPEONATO DE EUROPA LUNES 26 9 2005 ABC España desprecia el bronce Bochornoso espéctaculo sin defensa y sin rebote: 41 capturas galas, 24 de ellas en ataque, por 25 totales de los españoles DOMINGO PÉREZ BELGRADO. Una bochornosa España despreció el bronce y se lo regaló a Francia (98- 68) Parece que sus jugadores se olvidaron de lo bonito que es subirse al podio, aunque sea en el tercer escalón. ¿Por qué? Sólo ellos lo saben. Tal vez el dolor de la derrota ante Alemania, pero tan duro o más fue el partido que perdieron los franceses frente a los griegos. La peor España apareció en el peor momento. Hacía muchos años que no se veía a la selección hacer el ridículo en una pista de baloncesto. ¿Por qué ahora? ¿Es que se creían de oro y les parecía poca cosa el bronce? ¿Tenían alguna cuenta pendiente con sus técnicos, directivos o aficionados? Nadie, y menos ellos mismos, los jugadores, se merecía un punto y final tan lamentable. Un choque aderezado, además, por la actitud más deleznable, que es dedicarse a abroncar a los árbitros- -dos técnicas provocadas estúpidamente por Calderón y Navarro- -en lugar de buscar soluciones. Puede que quisieran que los colegiados cogieran los rebotes que ellos obsequiaban a los franceses. O que con sus silbatos taparan su escaso espíritu de lucha, sus deficiencias defensivas y sus torpezas. Claude Bergeaud, el seleccionador francés, diseñó una táctica original para el comienzo. Organizó unos emparejamientos antinaturales. Un pívot, Diaw (2.03, Phoenix) se ocupaba, pegándose a él desde el saque de fondo, de Calderón. Un base, Rigaudeau (2,00, Pamesa) tomaba a Jiménez. Un alero, Florent Pietrus (1,99, Unicaja) a su compañero de equipo, Garbajosa. Y un ala- pívot, Mickael Pietrus (1,97, Golden) a Navarro. Sólo el duelo entre Julian (2,06, Nancy) y Reyes respondía a la lógica. La táctica no fue ni muy productiva ni poco. Desarrollándola se encontraron con un adverso 3- 9 (m. 4) de salida, y sin cambiarla se pusieron con 12- 11 (m. 6) FRANCIA ESPAÑA 98 68 conste que el rebote no es una responsabilidad exclusiva de los pívots, responde mucho más a una actitud general del equipo. Pues bien, el partido acabó con unos escandalosos 41 rechaces galos (26 de ataque) con Florent Pietrus (8) como máximo reboteador, por 25. Sobran comentarios. Porque el rubor que producía el rebote español lo provocaba también la defensa, el ataque, la dirección, el planteamiento... Nada se salvó. Francia (21+ 21+ 31+ 23) Rigaudeau (3) Florent Pietrus (13) Mickael Pietrus (23) Diaw (9) Julian (2) -cinco inicial- -Tony Parker (25) Gelabale (13) Weis (5) Fauthoux (3) Diarra (2) y Giffa. España (21+ 15+ 18+ 14) J. M. Calderón (5) J. C. Navarro (17) Carlos Jiménez (10) Jorge Garbajosa (12) Felipe Reyes (9) -cinco inicial- -Fran Vázquez (8) Sergi Vidal (6) Iñaki de Miguel, Rudy Fernández, Carlos Cabezas y Sergio Rodríguez (1) Los superatletas galos Pero desvelaba un carácter y demostraba qué clase de jugadores son los galos. Hay que tener mucho hambre de triunfo para que unos baloncestistas consagrados acepten cambiar sus roles por absurdos que parezcan. Sólo alguien muy involucrado en la causa, como Diaw, se somete siendo un pívot a una tarea tan desagradable como defender a un base. Pero lo mismo podría decirse de los otros cruces. Y también reafirmaba la condición de superatletas de los galos. Son portentos físicos y no tardarían en destrozar el partido con esos muelles que guardan en las piernas y esos brazos de acero. El primer cuarto se cerró con empate (21- 21) Pero en cuanto se produjo la primera ruptura (39- 28, m. 17) España se rindió. Las diferencias las marcaron los rebotes, algo que tiene más que ver con el entusiasmo y la garra que con cualquier otra cuestión. Y que Navarro se retira cabizbajo, con Felipe Reyes al fondo EFE Pesquera: Mi balance del torneo es bueno: hay 12 equipos que han visto las semifinales por televisión Navarro: El equipo se quedó mal después de perder con Alemania, pero creíamos que Francia iba a estar peor que nosotros Sin la mentalidad necesaria Mario Pesquera volvió a encontrar para el desastre ante Francia el mismo argumento que para la mala tarde contra Israel en la primera fase, el cansancio. Los jugadores- -explicó- -tuvieron una buena mentalidad de salida, pero se vinieron físicamente abajo. Sólo por la diferencia en el rebote ofensivo había más de veinte puntos de distancia. Estoy orgulloso de unos jugadores que han dado el cien por cien y que, no debe olvidarse, han cumplido el objetivo marcado, que era la clasificación para el Mundial Más crudo que su entrenador fue Juan Carlos Navarro, que al menos tuvo la hombría de hablar, porque el resto se escabulló de la zona mixta: Francia nos pasó por encima. Estuvo físicamente por encima de nosotros y controló el rebote. Tampoco salimos con la mentalidad con la que había que salir. Contra un equipo con el físico de Francia no hay nada que hacer si no eres agresivo. Es una pena haber acabado así