Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes PRIMERA DIVISIÓN QUINTA JORNADA LUNES 26 9 2005 ABC Ronaldo y... fin de la historia El Madrid controló el partido ante un flojo Alavés a la espera de que apareciera el brasileño para sentenciar el choque con sus dos goles ALAVÉS REAL MADRID 0 3 de ver las camisetas blancas, acentuando la sensación de que todo era cuestión de tiempo, sólo de que el Madrid encontrase un mínimo hueco. No tiene nada el Alavés, apenas un cierto orden defensivo a costa de amontonar gente detrás del balón y poco más. El Madrid le dominó andando, sin un solo problema porque los vitorianos ni apretaron, ni mordieron ni se les vio nada de nada, sólo un enorme respeto y miedo a la contra del Madrid. Los blancos dejaron sensaciones confusas, un equipo frío, sin garra ni chispa aunque esta vez mantuvo un cierto orden en el campo. Pero sigue con problemas de base: la gente se mueve muy poco por delante del esférico y, lo peor, su circulación de balón es lentísima, lo que acaba haciendo su ataque previsible y muy defendible. Fue por eso que el Alavés aguantó durante todo un periodo y parte del segundo. El problema de plantear estos partidos así es que antes o después llega una jugada a balón parado, un despiste de alguien que está pensando dónde estará su novia o un rechace desafortunado. Y ahí te duele amigo. Una de las jugadas más tontas del partido echó al Alavés al barranco al que se había asomado desde antes de salir al campo sólo con su desdichado planteamiento. de juego y sus limitaciones ofensivas. Puso en poquísimos apuros a la defensa del Madrid, con muy buen nivel de Salgado y Sergio Ramos, y se vio con claridad que los blancos iban a matar el choque a la contra antes o después. No necesitó el Madrid cambiar de ritmo, sólo que el Alavés diera medio paso, ni siquiera un paso entero, hacia adelante para buscar a Ronaldo, que andaba con la garra afilada y la mirada aviesa hacia el pobre Costanzo, que había parado mucho pero al que ya le temblaban las canillas viendo aparecer a la locomotora cada dos por tres. El primer balón en condiciones que agarró Ronaldo lo metió dentro, el segundo lo tiró al palo y el tercero, en gran pase de Beckham, lo coló después de regatear a Costanzo y a Robinho al mismo tiempo. El Madrid ya no necesitó más. Se cerró congelando el balón, al que casi le salen cubitos de hielo, y dejó que el Alavés, hundido física y psíquicamente, bajara los brazos, aún más de lo que ya lo había hecho. El tercero le llegó al equipo vitoriano de propina cuando el partido se estaba muriendo y unos buscaban la filigrana y los otros, que el partido se acabara como fuera, cuanto antes mejor. Fue en una buena acción de Robinho que culminó Guti. Pero ya daba igual. El partido se había jugado al estilo blanco, como mejor le iba a los madridistas, con un equipo que no le muerde y le espera, jugando de visitante, por lo que al Alavés habría que decirle que si juega así en Mendizorroza, ¿qué hará cuando visite el Bernabéu? En cuanto al Madrid, la victoria no puede tapar los defectos que exhibe, sobre todo que juega lentísimo al fútbol, que tiene desequilibrio en todas las líneas, pero también que evidencia una cosa: tiene a Ronaldo, y con eso le basta y sobra. Primer partido sin recibir un gol Este es el primer encuentro en el que el Madrid no ha recibido un gol en todo lo que va de competición oficial en la presente campaña. En la Liga consiguieron marcarle un gol el Cádiz (uno) el Español (uno) el Celta (tres) y el Athletic de Bilbao (uno) En cuanto a la Liga de Campeones sólo jugó un encuentro, ante el Lyon, en Francia, y recibió otros tres goles en una nefasta noche. Alavés (4- 4- 2) Costanzo; Edu Alonso, Juanito, Pellegrino, Carreras; De Lucas (Mena, m. 74) Carpintero (Arthuro, m. 78) Astudillo, Nené; Aloisi (Rubén Navarro, m. 64) y Bodipo. Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Míchel Salgado, Helguera, Sergio Ramos, Roberto Carlos; Beckham (Diogo, m. 85) Pablo García, Baptista (Gravesen, m. 78) Guti; Raúl (Robinho, m. 72) y Ronaldo. Árbitro Mejuto González. Tarjeta a Carpintero, Pablo García, Roberto Carlos y Beckham. Goles 0- 1, m. 59: Ronaldo. 0- 2, m. 84: Ronaldo. 0- 3, m. 93: Guti. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Victoria de compromiso, como esas visitas a la familia lejana que hay que hacer por obligación pero con las ganas, muchas ganas, de quedarse tirado en casa viendo la tele. En suma, un triunfo sin salsa ni brillo. Todo el partido fue una película en la que el guión estaba escrito, y era un guión que todo el mundo se conocía de memoria. Se puso el Madrid en el campo, vio a los de enfrente y enseguida se dio cuenta de que no eran rivales. Apretó un poco el Alavés en los primeros minutos, robando en el medio campo y saliendo a la contra, que es como más daño se le hace al Madrid, pero perdió sus ocasiones y a partir de ahí se vio que el encuentro lo tenía perdido. Comenzó el Madrid a tocar y a tocar, a adelantar líneas, y con la simple inercia de su mejor técnica y peso individual de sus hombres fue encerrando al Alavés, que primero cedió unos metros, luego salió del campo del Madrid y acabó metiéndose alrededor de Costanzo, presa del pavor sólo Tres toques, dos goles Un centro lateral de Roberto Carlos lo despejó Juanito con tan mala suerte que el balón pegó en la cabeza de Pellegrino, que pasaba por ahí buscando también el esférico. El balón le quedó botando y a huevo a la derecha de Ronaldo. Para qué quieres más. El brasileño metió un disparo que habría matado a Costanzo de haberle pillado por medio. Y punto final. En el intento de remontar del Alavés se vio su tristeza Mucho castigo para el Mallorca ante un eficaz Málaga JOSEP MARIA AGUILÓ PALMA DE MALLORCA. Comenzó bien el Mallorca, comandado por Farinós, y con diversas ocasiones, la más clara propiciada por Okubo, que desde la banda dio un muy buen pase a Arango, que cabeceó el balón fuera cuando en las gradas los aficionados locales ya se disponían a cantar gol. Sin embargo, quienes lo cantaron, mediada la primera parte, fueron los seguidores del Málaga, que en dos minutos marcaron por partida doble y dejaron casi sentenciado el partido. En la segunda parte, el conjunto que dirige Héctor Cúper salió con nuevos bríos, pero de nuevo Duda, en una falta casi idéntica a la que le había permitido marcar su primer gol, marcó el tercero, ventaja que se incrementó MALLORCA MÁLAGA 1 4 Mallorca (4- 4- 2) Prats; Maciel, Ballesteros (Tuni, m. 79) Potenza, Navarro; Campano, Arango, Farinós (Borja, m. 57) Peralta; Okubo y Yordi (Choutos, m. 75) Málaga (4- 4- 2) Arnau; Gerardo, Sanz, César Navas, Valcarce; Edgar, Juan Rodríguez, Nacho, Duda (Manu, m. 87) Morales (Hidalgo, m. 68) y Salva (Cougaño, m. 89) Árbitro Velasco Carballo. Amarilla a Duda. Goles 0- 1, m. 28: Salva. 0- 2, m. 30: Duda. 0- 3, m. 56: Duda. 0- 4, m. 58: Edgar. 1- 4, m. 77: Choutos. El Osasuna pudo golear a un Cádiz que falló un penalti EFE PAMPLONA. El primer tiempo sólo tuvo un color, el rojo del Osasuna, equipo que sacó una corta renta para sus méritos, ya que pudo golear a un ultraconservador Cádiz, que se replegó en su campo y no creo ni una sola ocasión. El canterano Raúl García cogió el mando del partido y dirigió al Osasuna. Sin embargo, el Osasuna bajó su nivel tras marcar el primer gol aunque no pasó apuros ante un desorientado Cádiz. En la segunda parte salió el Cádiz más ofensivo. La jugada clave del partido llegó en el minuto 52 con un penalti inexistente de Javier Flaño a Sesma. Lanzó el penalti Fleurquin y el balón se fue fuera. El Osasuna tomó el mando del parti- OSASUNA CÁDIZ 2 0 Osasuna (4- 4- 2) Ricardo; Javier Flaño, Cuéllar, Miguel Flaño, Clavero; David López, Marcelo Sosa, Raúl García (Puñal, m. 71) Delporte (Moha, m. 69) Romero (Webó, m. 60) y Milosevic. Cádiz (4- 2- 3- 1) Armando; Varela, Paz, De Quintana, Raúl López (Estoyanoff, m. 69) Fleurquín, Suárez; Enrique, Pavoni (Bezares, m. 46) Sesma; y Oli (Medina, m. 62) Árbitro Ayza Gámez. Amarilla a Romeo, Delporte, Ricardo, Marcelo Sosa, Fleurquín y Bezares. Goles 1- 0, m. 27: David López. 2- 0, m. 88: Moha. también dos minutos después tras el gol marcado por Edgar. El gol de Choutos fue una anécdota. Los aficionados que ayer acudieron a Son Moix acabaron viendo no a otro Mallorca, sino al mismo que vieron durante buena parte de la pasada temporada. do a partir de ese instante pero siguió acusando su falta de definición, pese a las incontables llegadas que realizó a la meta rival. Moha logró el gol de la tranquilidad a dos minutos para el final tras un buen zurdazo.