Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 LUNES 26 9 2005 ABC Deportes Alonso mete a España en la historia de la F- 1 Montoya ganó el Gran Premio de Brasil por delante de Raikkonen y del piloto español PEDRO FERMÍN FLORES SAO PAULO. Objetivo cumplido. Fernando Alonso, tercero en el Gran Premio de Brasil, ya es el sucesor de Michael Schumacher. España entra en la historia de la Fórmula 1 de la mano del campeón más joven de siempre. La carrera cumplió con el mejor de los guiones previstos. Nada más apagarse los semáforos se produjo el primer incidente en la mitad de la parrilla, con un toque entre el Red Bull de Coulthard y el Williams de Pizzonia que provocó la salida del coche de seguridad a la pista para retirar de paso el monoplaza del australiano Webber, que tenía problemas mecánicos. Por delante, ajenos a todo ello, la lucha se centró en el asalto de los McLaren a la privilegiada posición del español. Montoya lo intentó, pero el ovetense aguantó el ataque, algo que no pudo hacer su compañero de equipo, Fisichella, que perdió la tercera plaza en la primera frenada, cuando Raikkonen le adelantó como una exhalación después de haber hecho lo propio con el BAR Honda de Button. máximo para alejar al español lo más posible, pues Alonso seguía por delante de Raikkonen. Así, encadenó varias vueltas rápidas consecutivas. Alonso, conocedor de que esa no era su guerra, mantuvo la calma y se dedicó a hacer su carrera sin forzar las cosas. El primero en parar De acuerdo con los planes del equipo Renault, el español fue el primero en entrar a repostar. Iban 22 vueltas y colocó 67 litros de combustible en los depósitos de su Renault. Volvió a la pista en séptima posición. Pero el planteamiento de Renault, centrado en controlar a las flechas de plata, le hizo descuidar a otros rivales. Por eso, cuando decidieron que entrara Fisichella no se percataron de que la distancia con el Ferrari de Schumacher no era la suficiente como para mantener la posición con el piloto alemán. Sí se dieron cuenta Ross Brawn y Jean Todt, que ordenaron a Schumi acelerar para superar a Fisico después del repostaje. Montoya, primero, y Raikkonen, una vuelta más tarde, cumplían a la perfección la tarea para regresar a la pista con el control absoluto de la prueba y manteniendo las posiciones: el liderato para el colombiano y la segunda plaza para el finés. Superada la primera parada todo quedaba claro, salvo que se presentase la temida lluvia, lo que no sucedió, o que se produjese algún incidente, lo que tampoco pasó. Los McLaren volaban hacia el doblete y Alonso, hacia el Mundial. Para entonces, en Renault se planteaban la forma de devolverle a Ferrari la jugada del primer repostaje para que Fisico volviera a ser cuarto a espaldas del español. Pero cuando llegó la segunda entrada general a boxes los hombres de Maranello volvieron a ganar la partida a los de Enstone. Alonso volvió a ser el encargado de abrir la tanda entre los pilotos de cabeza, para asegurarse el tercer puesto con sabor a título mundial. Pero la sorpresa para los hombres del equipo francés era la reacción de Ferrari, que adelantó la entrada de Schumi para borrar cualquier posibilidad de que Fisi- Deja pasar a Montoya Fernando se encontró con los dos McLaren a su estela en el momento en que el coche de seguridad abandonó la pista. En ese instante las radios empezaron a funcionar a toda velocidad llegando a bloquearse (como de costumbre) las comunicaciones por móvil en la sala de prensa brasileña. Desde el muro de trabajo las indicaciones eran claras. A Alonso le informaban de que todo marchaba según lo previsto y a los hombres de McLaren se les ordenaba atacar a fondo. El asturiano se permitió frenar literalmente a Montoya en una de las curvas, pero no quiso arriesgarse y le dejó pasar en la Reta Oposta donde se alcanzan los 290 kilómetros por hora. Detrás, Fisichella reaccionaba y sorprendía a Michael Schumacher para arrebatarle la cuarta posición, que el alemán había conseguido antes de la interrupción con una gran remontada desde el séptimo lugar en parrilla. En cabeza, Montoya, impulsado por las órdenes de Ron Dennis, aceleró al Los dedos cruzados del Rey ¿Fernando, qué te ha dicho el Rey? -Que había pasado la carrera con los dedos cruzados. A la pregunta de Antonio Lobato (Tele 5) el campeón del mundo contestó con toda naturalidad según se acercaba al box de Renault, donde le esperaba el equipo. Para entonces ya había recibido la llamada del Rey, de los Príncipes de Asturias, del presidente del Gobierno y de Emerson Fittipaldi, del que hereda el título de piloto más joven que es campeón del mundo. También Michael Schumacher, el heptacampeón, se acercó hasta el asturiano para felicitarle por su éxito. Después, en el box de Renault, todos ataviados con un pañuelo azul en la cabeza, fue subido a hombros y manteado mientras sonaba Fernando la canción del grupo sueco Abba. Schumacher felicita a Alonso como su sucesor en el trono del Mundial