Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 LUNES 26 9 2005 ABC Cultura y espectáculos Enrique Morente: ¿Pureza? Esa la tienen la Purísima de Alonso Cano y los niños El cantaor granadino publica hoy su nuevo trabajo: Enrique Morente sueña la Alhambra es la banda sonora de un documental que se estrenará el mes próximo, y en el que colaboran artistas como Pat Metheny, Ute Lemper o Tomatito JULIO BRAVO MADRID. A Enrique Morente no le ha hecho falta soñar la Alhambra, porque está pegada a su vida; ya de niño paseaba por ella, jugaba y pedía propinas a los turistas, incluso de noche Ahora, sin embargo, el cantaor granadino se ha dejado querer por el cineasta José Sánchez- Montes, y ha accedido a servir de cicerone en un viaje por el emblemático monumento nazarí. El resultado es un documental y un disco que recoge buena parte de su banda sonora. Aunque el filme verá la luz el mes próximo, hoy se publica ya la grabación, que posee el sello del Enrique Morente más incisivo e inquieto. En el disco, junto al cantaor, se puede oir al guitarrista de jazz Pat Metheny, a Tomatito, a Juan Habichuela o a Estrella Morente, una presencia prácticamente inexcusable en los últimos trabajos de Morente. La nómina de colaboraciones crece en la película- algunas cartas había que guardar dice el músico- donde también aparecen la alemana Ute Lemper- a la que sigo y admiro profundamente el argelino Cheb Khaled o los bailarines Israel Galván y Blanca Li. Trabajar con grandes figuras no hace sino enriquecerle a uno, porque el camino del arte no es más que uno b El disco cuerdos y evocaciones en el cantaor granadino, que la define como un gran monumento y una delicia de arquitectura Enrique Morente dice que yo soy más de las personas que de los monumentos; la gente es quien hace las ciudades Y aunque sigue viviendo en Granada, su ciudad natal, no cree que su trabajo fuera distinto si su hogar fuera otro: la música la lleva uno dentro y la sacas independientemente de donde estés Libertad de creación Enrique Morente parte de la raíz más profunda para lanzar el vuelo hacia estilos que en principio podrían parecer ajenos a su origen. Morente sueña la Alhambra es un buen ejemplo de los horizontes infinitos que tiene el flamenco. Hay que mirar con esa perspectiva para que se mantenga la libertad de creación de los intérpretes flamencos asegura, aunque esquiva cualquier triunfalismo cuando se le pregunta si está de acuerdo con aquellos que dicen que el flamenco es la manifestación más importante que tenemos que ofrecer al mundo. Tenemos mucho que exportar: buen aceite, buen vino... Y añade que hace poco estuvo trabajando en Roma y comprobó la familiaridad que existe entre todos los músicos del Mediterráneo Siente que haya gente que todavía rechace la reunión de músicos y artistas de diferentes procedencias. Algunos intelectuales importantes siguen sin aceptarlo; no hace mucho un pintor famoso protestó en medio de un concierto Sin embargo, son más los flamencos que buscan enriquecerse con otras culturas y otros estilos. Salta al hablár- Enrique Morente, junto al guitarrista Pat Metheny, en la Alhambra, durante el rodaje del documental EFE Inspiración Una vez más, Enrique Morente ha buscado inspiración en grandes autores, y en este nuevo trabajo aparecen textos de María Zambrano, San Juan de la Cruz o Miguel de Cervantes. Del místico dice Morente que tenía que aparecer, porque estuvo ligado a Granada; San Juan estuvo en el Carmen de los Mártires, donde fue prior cuando era convento de los Carmelitas Cervantes aparece a través de la última carta que escribió, cinco días antes de morir, y que tuvo como destinatario al conde de Lemos. La leí, me impresionó y me apasionó ese texto, y como no pude finalmente retomar el proyecto del Quijote que hice hace doce años la puse en este trabajo Aunque la Alhambra despierte re- La Alhambra es un gran monumento y una delicia de arquitectura, pero yo soy más de las personas que de los monumentos La Estrella de la casa Ya se cansará de mí... sonríe el cantaor. Enrique Morente sigue muy ligado a la carrera de su hija Estrella, una de las más sobresalientes artistas flamencas de nuestros días. Además del cariño que nos tenemos como padre e hija, Estrella y yo nos entendemos muy bien artísticamente, y por eso ella siempre me tendrá a su disposición explica entre sonrisas Enrique Morente. En este disco participa en varios de los temas, con protagonismo especial en Cristalina fuente el poema de San Juan de la Cruz y en Generalife sobre un texto de María Zambrano. Ahora prepara para ella un concierto que recuerda el Concurso de Cante Jondo organizado en 1922 por Falla y Lorca. Ya se estrenó hace unos meses, pero ahora lo retomamos, y el 6 de octubre lo haremos en el teatro Español en Madrid: Lo hemos titulado Estrella 1922 sele de pureza. Si se tiene no se pierde nunca. ¿Pureza? La tiene la Purísima Concepción de Alonso Cano y la tienen los niños, naturalmente. Ahí sí está la pureza Le satisface, en cualquier caso, el momento que vive el flamenco: afortunadamente hay unas guitarras extraordinarias, empezando por el maestro Paco de Lucía, y también en el baile y en el cante hay más cantidad y más perfección técnica Está deseando romper a cantar en directo. La máxima expresión de mi música está ahí. Son momentos efímeros y por eso mismo cada uno de ellos resulta inigualable e irrepetible. Las grabaciones son buenas porque suponen un legado, un testimonio del trabajo que realiza cada uno, pero nada se puede igualar a la experiencia de enfrentarse a un público y de respirar la música con él ¿Cantaor o músico? Hay días en que me siento más cantaor y días en que me siento más músico. Cuando estoy preparando cualquier trabajo, yo cuelgo una alcayata en la pared y ahí voy colgando música