Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Madrid LUNES 26 9 2005 ABC Aguirre y Gallardón firman hoy la paz en su guerra del agua con un convenio para los próximos 25 años La Comunidad pagará al Ayuntamiento 700 millones por explotar las depuradoras y el alcantarillado b Además, el Canal de Isabel II se compromete a invertir otros 700 millones de euros en la mejora de las depuradoras y de la red de saneamiento de la capital SARA MEDIALDEA MADRID. La guerra del agua que ha enfrentado a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital de forma soterrada durante casi dos años, llega hoy a su fin. A primera hora de la mañana está prevista la firma de un convenio entre los máximos responsables de ambas Administraciones, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz- Gallardón, por el que se regularán las relaciones entre ambos gobiernos en la gestión del agua. De acuerdo con el mismo, la Comunidad consigue la explotación de las depuradoras de la capital- -necesarias para el saneamiento de aguas de muchos municipios de la región- -por un periodo de 25 años. A cambio de la cesión de la explotación, se compromete a pagar 700 millones de euros al Ayuntamiento, pagaderos en los primeros dos años. Además, el convenio recoge también que el Canal de Isabel II invertirá otros 700 millones de euros en la mejora de las depuradoras y de la red de saneamiento de la capital. Un acuerdo que convence a todos, ya que ambas partes resultan beneficiadas. La alerta 1 por sequía, inminente El Consejo de Administración del Canal de Isabel II prevé reunirse esta misma semana: decidirá si decreta el nivel 1 de alerta por sequía. Esta decisión supondría la obligación de reducir el consumo de agua un 9 por ciento aplicando diversas medidas, aunque se descarta, en principio, restricciones de suministro doméstico. Eso sería para la siguiente fase. Ahora los cortes afectarían al riego de parques y jardines no históricos, entre otras acciones. También se prevé la intensificación de los mensajes de concienciación ciudadana. Aunque, como se ha dicho, se descartan cortes en el suministro doméstico, la Cámara de Comercio de Madrid ha editado una Guía de Buenas Prácticas Medioambientales con recomendaciones para ahorrar agua y con el objetivo de facilitar a las empresas madrileñas el conocimiento de la normativa que les afecta en esta materia, como seleccionar los equipos que consuman menos agua. La estación depuradora de Viveros, incluida en el convenio JAIME GARCÍA Conflicto de peso El conflicto, uno de los enfrentamientos más discretos pero de mayor peso entre ambas Administraciones durante esta legislatura, cumpliría en breve los dos años de negociaciones. Durante este tiempo, responsables del Ejecutivo regional y del Gobierno municipal han buscado la fórmula que convenciera a ambos, sabedores de la importancia del asunto del que trataban: la gestión del agua en la capital. El anterior convenio con el Canal de Isabel II fue denunciado en el año 2003 Ayuntamiento y Comunidad llevan dos años de discretas pero tensas negociaciones En el fondo de la cuestión latían intereses económicos: el cobro por el saneamiento del agua en las depuradoras municipales. De acuerdo con el convenio que regía la materia, el Ayuntamiento cobraba una cantidad por el servicio de saneamiento de aguas de varios municipios circundantes, que se realiza en sus estaciones. Convenio denunciado De esta cantidad, el Canal de Isabel II descuenta un 1,5 por ciento del total de la facturación neta, en concepto de gastos de recaudación. La llegada del equipo de Ruiz- Gallardón al Ayuntamiento hizo replantearse este convenio, que databa de 1997 y había sido renovado automáticamente año tras año. La concejal de Medio Ambiente, Paz González, propuso denunciarlo y esta decisión se tomó finalmente en el pleno de noviembre de 2003, apenas cinco meses después de la llegada a la Casa de la Villa del alcalde RuizGallardón. La gestión de las depuradoras de la capital tiene un enorme peso económico. De hecho, hace apenas unas semanas el concejal de Hacienda, Juan Bravo, presentaba el Plan Económico- Financiero del Ayuntamiento, en el que apuntaba la posibilidad de ceder las depuradoras- -sin especificar si sería a privados o a otra Administración- -en régimen de concesión por 25 años, lo que le proporcionaría al Ayuntamiento, de acuerdo con sus cálculos, ingresos de más de 500 millones de euros. Esa cantidad debería recibirla el Gobierno local en los dos primeros años de los 25 de cesión de la explotación. De esta forma, conseguiría ingresos suficientes para equilibrar las cuentas de la Casa de la Villa, tras el enorme volumen de deuda asumido a consecuencia de la milmillonaria inversión en las obras de remodelación de la M- 30.