Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LUNES 26 9 2005 ABC Un diputado musulmán del PSC pide que las urnas, no el Gobierno, elijan el Consejo Islámico b Mohamed Chaib critica la falta Los ultras del fútbol han frenado sus actuaciones delictivas y han mudado el look pero los investigadores no bajan la guardia porque pueden reorganizarse Las cámaras en los estadios y cierto control de los clubes les han robado la impunidad Los cachorros del fondo sur TEXTO: CRUZ MORCILLO FOTO: CHEMA BARROSO de democracia en el órgano representativo del Islam ante el Estado. Hay que acometer una profunda remodelación dice en un libro EFE BARCELONA. El único diputado musulmán en una cámara autonómica, Mohamed Chaib, del grupo socialista en el Parlament, ha reclamado que la Comisión Islámica, el órgano representativo del Islam ante el Estado español, celebre elecciones democráticas y no sea el Gobierno el que designe las federaciones que la integran. Chaib ha asegurado que la Comisión Islámica, creada en 1992 de acuerdo con la Ley 26 1992, de 10 de noviembre, debe ser sometida a una profunda remodelación para adaptarse a la situación actual del colectivo musulmán, ya que la realidad no tiene nada que ver con la de hace quince o veinte años y, aún así, mantiene la misma estructura de trabajo y los mismos esquemas que empleaba en el pasado El pueblo no está representado En su opinión, la población musulmana es enormemente importante en España, aunque no está representada y estructurada en esta Comisión, integrada desde su creación por la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) y la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) Chaib sostiene que este órgano debería ser democrático y que tendrían que celebrarse elecciones para escoger a las entidades que lo conforman, de modo que cualquier federación pueda optar a representar a los musulmanes. No tiene que ser el Gobierno el que designe quién es el representante de los musulmanes en España, sino mediante elecciones dice Chaib, quien ha instado al Ejecutivo a que haga un esfuerzo para modificar la ley y adaptarla a la realidad El diputado musulmán del PSC considera que su modificación es posible ya que el Gobierno tiene claro que la gestión del Islam que se ha hecho hasta ahora ha sido nefasta, caótica y, además, le interesa tener un interlocutor válido y representativo que ayude a la comunidad musulmana en las necesidades de convivencia en el país Chaib, que en octubre publicará Ética para una convivencia ya ha avanzado que el Consejo Islámico y Cultural de Cataluña, creado en 2001, se registrará en breve como federación de ámbito estatal en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia para optar a formar parte de esta Comisión Islámica. MADRID. Bastión es sólo una pancarta Ricardo Guerra, autor del asesinato del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta en 1998 junto al estadio Vicente Calderón, intentó, una vez más, durante el juicio que ha comenzado esta semana en la Audiencia Provincial de Madrid, diluir la identidad del grupo al que pertenecía, en el que él era el jefe de la manada de cachorros. Es un skin, un nazi, bastante violento, actuó en Moncloa y tuvo varias detenciones. Siempre ha hecho uso de navaja y sufrió varias detenciones en 1996 La descripción corresponde al inspector jefe que estaba al mando del grupo de Tribus Urbanas de la Policía madrileña cuando asesinaron a Zabaleta. Con esa precisión lo definió ante el Jurado que lo condenaría a 17 años de cárcel. Guerra estaba en TNT, de ideología nacionalsocialista apuntó el inspector. Bastión no era una pancarta, sino el grupo encuadrado en el Frente Atlético, heredero de los individuos más peligrosos de TNT y Bases Autónomas. Su núcleo duro se enfrenta a una petición de seis años de cárcel por asociación ilícita. Bastión no tenía local, aunque a veces utilizaba el del Frente en el Vicente Calderón en años donde los clubes de fútbol aún acogían a los cachorros como afición imprescindible. Bastión no tenía carnés como Ultrassur ni una jerarquía que se pueda probar. Pero los investigadores saben de sobra quién es quién. Guerra era el duro, el hombre de la acción, el promotor de las cacerías el que utilizaba las navajas y luego se deshacía de ellas; Ignacio Racionero, también en el banquillo, su lugarteniente, e Iván Martín, su escudero. El más reciente de la banda y el que a la postre delataría al resto, aunque luego se desdijo. Por encima, o al lado, según se enfoque, el líder de Bastión Miguel Ángel Marcos, alias el Tocho el fundador e ideólogo, el que como Ocha en Ultrassur quería controlar la venta del material del Atlético de Madrid. En 1998 Bastión, con muchos más personajes, se consolida en el fondo sur del Calderón. Hoy, disueltos en lo público y sin símbolos que esgrimir aún se ve en la grada a los no encausados con mensajes de Justicia Algunos de los antiguos bastiones formaron la Sección Alameda 88, con las mismas características nazis que su antecesor. Sesión del juicio contra miembros de Bastión en Madrid CHEMA BARROSO Contactos seguros a través de internet Los miembros de los grupos ultras también han elegido internet como el medio para comunicarse de forma más segura, a salvo de la vigilancia de las Fuerzas de Seguridad. Páginas web son utilizadas como canales de comunicación entre los integrantes de estas organizaciones, de forma que las investigaciones resultan en ocasiones muy difíciles. Las fuentes consultadas señalan además que existen serias sospechas de que algunos de los ultras del fútbol han decidido unirse a grupos de extrema derecha legalizados para continuar con sus actividades. En este sentido conviene precisar que aunque los grupos radicales del fútbol tienen en estos momentos poca capacidad operativa, la de los partidos ultraderechistas ha aumentado considerablemente, hasta el punto de ser una seria preocupación para las Fuerzas de Seguridad. Así lo demuestran las dos últimas operaciones realizadas por la Guardia Civil contra grupos neonazis potencialmente muy peligrosos, hace unos meses en Madrid y esta misma semana en Valencia. Olvidos del club El club debería haber retirado esas pancartas de forma inmediata porque ya se sabe a lo que aluden; si no lo hacen tendremos que sancionarlo explica un investigador. No es el único olvido del Atlético. En mayo once ultras irrumpieron en el entrenamiento del equipo e insultaron a jugadores y empleados. Uno de ellos era Ignacio Racionero, expulsado por el club. Los responsables no presentaron denuncia. Los investigadores no ven fácil la condena de los miembros de Bastión por delito de asociación ilícita Los expertos en estos grupos aseguran por una parte que están más calmados Saben que los tenemos muy controlados, de ahí que actúen con precaución; por supuesto el look nazi evidente pasó a la historia pero no podemos bajar la guardia porque pueden reorganizarse en la sombra. No hay, sin embargo, informaciones que apunten en ese sentido Las cámaras de seguridad de los estadios les han puesto freno, aunque la Policía ha detectado en más de una ocasión cómo algunos, tras provocar incidentes en la grada o arrojar alguna bengala, se cambian de ropa allí mismo, o de lugar. Los datos de detenciones confirman que los ultras del fútbol no viven sus mejores días, aunque las broncas, sobre todo fuera, siguen existiendo. El año pasado hubo varias cargas policiales, sobre todo junto al Calderón. Hay otro dato que avala la menor actividad de estos grupos. En ninguna de las fiestas patronales de los pueblos de la Comunidad se han registrado incidentes con ellos, algo que era habitual en los últimos años. En cualquier caso, que nadie se llame a engaño: de momento están tranquilos probablemente porque se sienten vigilados, pero en cualquier momento pueden reaparecer con las mismas devastadoras consecuencias que en el pasado. De momento están bajo control, pero no nos fiamos. Sólo en el caso del Atlético de Madrid hay un millar de jóvenes que se mueve en estos ambientes, y seguir los pasos de todos ellos no es sencillo advierte un policía con muchos años de experiencia en la lucha contra estos grupos. Los expertos, además, consideran que será muy difícil que un tribunal les condene por asociación ilícita: No tienen organización definida, sólo se juntan en el fútbol, no hay carnés, ni cuotas, ni actividades... Son peligrosos, sin duda, pero probar ese delito va a ser complicado señalan.