Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 DOMINGO 25 9 2005 ABC Deportes Alonso, que logró la pole acaricia el Mundial de Fórmula 1 Raikkonen, su máximo rival, saldrá desde la tercera línea PEDRO FERMÍN FLORES SAO PAULO. Fernando Alonso está ante su gran día. Subir hoy al podio del Gran Premio de Brasil le daría el título de campeón mundial de la Fórmula Uno y el asturiano no quiere sorpresas. Fiel a lo que ha mantenido en sus comparecencias de estos últimos días, no va a salir en plan conservador, aunque tampoco quiere hacer locuras. Quiere ganar a lo grande y grande es ser el primero. Ayer dio el primer paso y consiguió la tan ansiada pole Como de costumbre, Fernando Alonso se aisló minutos antes de subirse al monoplaza en el pequeño box de Interlagos. De reojo miraba en un monitor los tiempos de los rivales que salían a pista, especialmente los de Michael Schumacher y de Montoya, los primeros en salir por haber abandonado en Spa Francorchamps. El ovetense fijó su mirada en el espectacular crono del colombiano de McLaren, que había conseguido rebajar en cuatro décimas el tiempo del Renault de Fisichella. El duelo estaba servido y Fernando Alonso sabía que no podía fallar. Parrilla de salida Primera fila: 1, Fernando Alonso (Renault) 1: 11.988, y Montoya (Col. McLaren) 1: 12.145. Segunda: Fisichella (Ita. Renault) 1: 12.558, y Button (GB BAR- Honda) 1: 12.696. Tercera: Raikkonen (Fin. McLaren) 1: 12.781, y Klien (Aut. Red Bull) 1: 12.889 Cuarta: M. Schumacher (Ale. Ferrari) 1: 12.976, y Massa (Bra. Sauber) 1: 13.151. Quinta: Barrichello (Bra. Ferrari) 1: 13.183, y R. Schumacher (Ale. Toyota) 1: 13.285. Sexta: Villeneuve (Can. Sauber) 1: 13.372, y Monteiro (Por. Jordan) 1: 13.387. Séptima: Webber (Aus. Williams) 1: 13.538, y Pizzonia (Bra. Williams) 1: 13.581. Octava: Coulthard (GB Red Bull) 1: 13.844, y Karthikeyan (Ind. Jordan) 1: 14.520. Novena: Albers (Hol. Minardi) 1: 14.763, y Trulli (Ita. Toyota) Décima: Doornbos (Hol. Minardi) y Sato (Jap. BAR- Honda) al español. De esta forma Kimi llegó a la primera curva a 317,6 kilómetros a la hora, bloqueando los frenos en una acción de emergencia para evitar salirse, perdiendo siete décimas de segundo respecto al crono de Alonso y dañando los neumáticos delantero y posterior de la parte izquierda del McLaren. Problemas de Raikkonen Su segunda posición en Bélgica le colocaba penúltimo para salir a recorrer los 4.309 metros de la pista, llenos de baches y desniveles. Fernando atacó desde el primer instante sabiendo que su R 25 le iba a responder a la perfección. Ni tan siquiera la zona más bacheada, en la que el piloto español tuvo que amarrar con fuerza su máquina, fue impedimento para que consiguiera un gran tiempo, que relegó a Montoya a la segunda posición. Tan sólo faltaba por entrar en acción su máximo rival, el finlandés Raikkonen, que no pudo con la presión de saber que su única opción era batir El piloto nórdico intentó recuperarse y en el resto de recorrido sus tiempos parciales fueron calcados a los del español. Pero el margen perdido en el primer sector fue determinante para que Kimi no pudiera alcanzar más que el quinto lugar, por lo que saldrá desde la tercera línea por delante del Red Bull de Christian Klien que sorprendentemente se colocó sexto. Por delante de ellos Giancarlo Fisichella consiguió ser tercero y ocupará la segunda línea junto al BAR Honda de Jenson Button. El italiano saldrá hoy en una posición excelente para la estrategia de carrera planteada por Renault en la que desean asestar el golpe definitivo al título de pilotos y aumentar la distancia con McLaren en el de marcas. Quién también tuvo un principio de recuperación fue Michael Schumacher que colocó a su Ferrari séptimo, con más tesón y esfuerzo del piloto alemán que prestaciones de la máquina. La cruz del día fue para el japonés Takuma Sato (BAR Honda) Sancionado ya desde Spa por el incidente con Schumi con diez posiciones de castigo en la parrilla, saldrá hoy desde la última posición tras decidir el equipo cambiar el motor (una nueva penalización) y prescindir de dar la vuelta cronometrada en la sesión oficial. La colonia asturiana de Sao Paulo Hoy, a partir de las 14 horas todo el Centro Asturiano de Sao Paulo será un clamor a favor de su paisano Fernando Alonso. Se ha previsto instalar una pantalla gigante para aquellos que no se puedan desplazar a Interlagos. Acompañados por el nuevo cónsul general de España en Sao Paulo, Fernando Martinez, un buen número de asturianos seguirán las evoluciones de Alonso degustando la tradicional fabada. Briatore pide que no se preparen fiestas por adelantado P. F. F. SAO PAULO. Nada de reservas para mañana, ni hablar de ello Son las palabras que empleó Flavio Briatore para advertir a los responsables de imagen del equipo Renault que no quiere ningún tipo de preparativos para una posible fiesta de celebración si esta tarde Fernando Alonso alcanza el título mundial de Fórmula 1. Sé muy bien lo que me digo. No se puede hablar de todo esto antes porque trae mala suerte. Yo sé muy bien lo que es sufrir hasta el último instante, como me pasó en el año 1994 con Schumacher cuando lo teníamos todo a favor y al final fue campeón por un punto y el equipo perdió el titulo a manos de Williams explicaba el magnate italiano como justificación a su deseo de no hacer preparativos antes de atesorar el título. Y es que Briatore tiene marcada en su memoria la pesadilla sufrida aquel año cuando el piloto alemán ganó su primer entorchado mundial en la filas de la escudería Benetton Ford. Entonces, después de sumar siete victorias consecutivas (de Brasil a Francia) fue descalificado con bandera negra en Silverstone y, luego, cuando había ganado en Hungría y tenía una amplia ven- taja sobre Damon Hill, su máximo rival por el título, Schumi fue nuevamente castigado por una irregularidad en su monoplaza en Spa Francorchamps. Fue el primero en cruzar la línea de meta, pero se le descalificó y se le apartó de la competición por dos carreras (Italia y Portugal) en las que fue sustituido por el finés J. J. Lehto y no pudo sumar puntos. Ese mal fario que permanece instalado en la memoria de Briatore obligó a Michael en su regreso a las pistas, que se produjo en el circuito de Jerez, a ganar la carrera para recortar la diferencia que, después de su obligado parón, tenía ya a su favor Damon Hill. En la última carrera, en el circuito australiano de Adelaida, una maniobra poco clara del alemán acabó con él y con Hill fuera de la pista, con lo que Schumacher se coronó campeón mundial por un punto (92 a 91) de diferencia, gracias a la segunda posición obtenida en Japón unas semanas antes. No es de extrañar que con estos antecedentes Briatore no quiera ningún tipo de celebración por adelantado. Aunque todo marche sobre ruedas, prefiere esperar a tener el título atado y bien atado para dar rienda suelta a su alegría.