Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 9 2005 101 La caída de producción y exportaciones encienden las alarmas en el sector español del automóvil Pizarro sigue decidido a resistir a toda costa la agresión hostil y ha quemado las naves: Nunca trabajaré para La Caixa ha dicho cio Sánchez Galán. Intenta pasar lo más desapercibido posible en la batalla eléctrica en curso, porque sabe que, para su empresa, el acuerdo con Gas Natural es, de una tacada, dar un paso que si no tardaría años en recorrer. La batalla eléctrica y el Estatuto se llevan por delante el modelo de cajas de ahorro Los partidos políticos negocian ya cambios de urgencia para superar ambas crisis a estar cuestionado por los propios políticos, aunque curiosamente sean ellos los que permanentemente intervienen en este sector A. L. D. MADRID. La presencia de La Caixa en el capital de Gas Natural y de Caja Madrid en el de Endesa, así como los posibles cambios que podrían incluirse sobre este sector en el borrador del Estatuto catalán y su posterior efecto dominó sobre otras regiones, han levantado una gran polvareda política sobre el actual modelo de cajas de ahorro, que vuelve a cuestionarse. La virulencia política ha sido tanta, sobre todo tras la conferencia del líder popular Mariano Rajoy en la sede de La Caixa, que hasta la propia Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha dicho que quiere opinar, y su consejo, algo insólito, ha acordado crear una comisión para esb El modelo de cajas vuelve Luces y sombras en La Caixa En La Caixa, luces y sombras. Luces porque la aparición imprevista del presidente del Real Madrid les aleja de la presión mediática y de la polvareda política levantada. Sombras, porque el precio que ha pagado ACS por Fenosa les eleva la opa sobre Endesa. Este último argumento refuerza al presidente de Endesa, Manuel Pizarro, en su defensa a la agresión hostil de Gas Natural. El turolense ha dado el grito de despierta ferro previo a las batallas de los almogávares, sus antepasados aragoneses, y está dispuesto a ir a por todas. Su determinación es total y ha quemado las naves: nunca trabajaré para La Caixa Y tiene poderosos aliados que están jugando a tope. tudiar posibles cambios del modelo que luego piensan presentar a partidos políticos y Gobierno. Las cajas están razonablemente satisfechas bajo la actual legislación, que limita al 50 %l a presencia política en sus máximos órganos de decisión. De hecho, en estos momentos la media de presencia política está en un 46 y en muchos casos es muy inferior, como por ejemplo en La Caixa, que apenas llega al 23 Pero lo cierto es que hasta la fecha nadie se ha atrevido desde el poder político a meterles mano en serio quizá porque precisamente son los políticos los que las intentan usar. Rato tuvo sobre su mesa un modelo para convertirlas prácticamente en sociedades anónimas, que fue abortado desde el propio sector precisamente cuando Pizarro era presidente de la CECA. Luego se dulcificó la propuesta bajo el plan de dar derechos políticos a las cuotas participativas, y tampoco salió adelante. Este último modelo es el que ahora vuelve a sonar y ya hay negociaciones entre los partidos políticos. Sin embargo, como ya ha avanzado ABC, desde las grandes cajas como La Caixa se defiende un modelo que blinde a las que tienen ya mucho negocio fuera de su comunidad.