Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 9 2005 53 Los domingos Camboya. Un grupo de niños mutilados por las bombas antipersona cuenta su historia en España El Estatuto catalán. Su proyecto de reforma despierta indiferencia y poco interés entre los ciudadanos de a pie de Flavio Briatore. El triunfo de Alonso rubricará la trayectoria del emperador de la Fórmula 1 Wiesenthal muestra la foto de uno de sus objetivos, el criminal nazi Walter Rauff, durante una conferencia pronunciada en Nueva York, en 1973 AP Simon Wiesenthal Las presas del cazador de nazis POR JUAN CIERCO CORRESPONSAL EN JERUSALÉN La desaparición de Simón Wiesenthal nos ha devuelto una serie de nombres diabólicos que protagonizaron el mayor crimen contra la humanidad. Muchos cayeron en las redes de este tenaz arquitecto judío, convertido en detective en nombre de seis millones de muertos legaba siempre muy temprano a su modesta oficina de Viena, donde nunca se colarían de rondón los ordenadores ni los adelantos electrónicos. Lloviera o luciera el sol; con la nieve dura o el asfalto derretido por una ola de calor inesperada, siempre aparecía a primera hora de la mañana. Muy metódico, incluso maniático en los detalles, Simón Wiesenthal se preparaba una taza de café bien cargado, sin azúcar, hojeaba la prensa del día, L ordenaba sus fichas escritas a mano, con una letra tan enredada que incluso él mismo tenía a veces dificultades para leer sus notas, y se ponía manos a la obra. Entonces, sumergido en sus investigaciones; anclado a sus pistas, por pequeñas que fueran; sujeto a los detalles, por nimios que parecieran, este cazador solitario desconectaba del presente, viajaba por el tiempo y el espacio, acorralaba a sus presas, echaba sus redes y ponía en bandeja de plata a la Policía o a los servicios secre- tos de medio mundo a los criminales de guerra responsables del asesinato de seis millones de personas, se escribe pronto, se cuentan muy despacio, la mayoría de ellas exterminadas por el simple hecho de ser, como él y los ochenta y nueve miembros de su familia que perecieron en los campos de concentración nazis, judías. Liberado por los soldados norteamericanos en 1945 de Mauthausen, apoyado en uno de ellos por (Pasa a la página siguiente)