Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid DOMINGO 25 9 2005 ABC La generalización de la violencia, unida al abandono familiar, fracaso escolar y falta de expectativas, aboca a muchos jóvenes a formar parte de las bandas latinas. El problema no cesará hasta que no se produzca una verdadera integración, afirman los expertos Las bandas latinas hacen saltar la alarma entre los inmigrantes TEXTO: M. J. ÁLVAREZ MADRID. La alarma social se ha disparado. La violencia juvenil provocada por los enfrentamientos entre las bandas latinas es la causa de ello. Este modus operandi importado al calor de la inmigración, era desconocido en España hace poco más de dos años. Las tres muertes registradas en menos de un año en la Comunidad y las disputas derivadas por la lucha territorial entre los distintos grupos han hecho saltar la alerta. Con ella, han aumentado los grupos policiales encargados de combatirlos. Sin embargo, no parece suficiente. ¿Qué hay detrás de estas acciones? ¿Es un fenómeno imparable? ¿Es posible combatirlo? ¿Cómo? ABC ha querido pulsar las opiniones de referentes entre el colectivo de extranjeros y representantes de la inmigración, conocedores de la realidad en la región, así como de profesionales que están en contacto directo con ex adeptos, miembro de estas pandillas y simpatizantes. Las de los Latin Kings y Ñetas son las más numerosas. Pero hay más: Batos Locos Los Doce Apóstoles Latin Rapers La- tin Queens La coincidencia es unánime: éste es un fenómeno incipiente del que aún no hay estudios ni una metodología sobre el modo de abordarlo. En lo que sí hay acuerdo es en lo que respecta a los perfiles que presentan sus integrantes. Caldo de cultivo La desestructuración familiar derivada del proceso inmigratorio en el que primero llega uno de los padres, luego el otro, y años después, los hijos, o el elevado número de familias monoparentales que viven prácticamente para trabajar; el choque cultural; el desarraigo; la falta de integración escolar y social; el empleo precario; compartir pisos con un elevado número de personas, y la falta de expectativas constituyen el caldo de cultivo y los factores de riesgo. No obstante, también hay casos en los que los jóvenes viven en el seno de familias normalizadas. Con este telón de fondo, y con el lenguaje de la violencia, extendido entre la juventud, independientemente de su origen, y en una etapa crucial como la adolescencia, la captación de estos chavales resulta fácil por su vulnerabilidad, que aumenta a medida que desciende la edad. Lejos de la escuela y sin posibilidad de hallar empleo, acaban pasando el tiempo en la calle, en donde son presas fáciles. Ahí, ante el rechazo y las actitudes xenófobas que sufren, utilizan los modelos que les hacen sentirse más fuertes y que les proporcionan una identidad. La banda les proporciona un entorno de ocio y relaciones, aunque a veces les conduzca a la delincuencia, tributo que tienen que pagar para demostrar su valía y capacidad. Si bien cuantitativamente estos grupos no son muy numerosos en España, ya que su estado es embrionario, la Policía asegura que tiene a más de mil miembros identificados de un total de nueve bandas. Hemos perdido un tiempo precioso. Este fenómeno va a estar presente en la medida en la que la integración real de los inmigrantes no se produzca y siga habiendo bolsas de marginación. Habría que crear, además, una policía multiétnica dice Es- teban Ibarra, del Movimiento Contra de la Intolerancia. Agilizar la reagrupación familiar, promover la integración desde la escuela equilibrando el desfase curricular, implicar a los padres en la educación, y promover alternativas de ocio y tiempo libre atractivas, así como espacios y políticas de juventud, figuran entre las soluciones a adoptar, a juicio de los consultados. Dora Aguirre Presidenta de Rumiñahui Rosa Aparicio Universidad de Comillas Están en conflicto y es su manera de sacarlo fuera Es fundamental agilizar la reagrupación familiar para evitar los conflictos que esta situación provoca y que deja a los hijos en el país de origen mucho tiempo sin sus padres. Ello provoca sentimientos de culpabilidad en los progenitores y de abandono en los vástagos a medida que se alarga la separación indica Dora Aguirre, presidenta de la asociación hispanoecuatoriana Rumiñahui. Si los hijos son menores, la adaptación es siempre más fácil; pero no sucede igual con los de más edad, que vienen, en general, obligados. La situación les produce gran desorientación por el cambio radical de vida. Se enfrentan a dificultades escolares- -por el desfase curricular- de comunicación- -no entienden los códigos- y sin amigos, se sienten solos, aislados y desgraciados. Si, además, no quieren preocupar a sus padres, debido a las dificultades laborales y de pareja derivadas del distanciamiento que sufren en La violencia que ejercen es como la de los españoles La violencia que ejercen las bandas latinas inquieta por los códigos que utilizan, nuevos para la sociedad española. Sin embargo, el fondo es el mismo que el empleado por otros grupos de jóvenes españoles: la exclusión y las dificultades de integración en determinados barrios de clase baja. Por ello, debe recibir el mismo tratamiento asegura Rosa Aparicio, que está preparando una investigación sobre la segunda generación de inmigrantes. Junto a ello, alerta de que muchos de los sucesos y algaradas que se les atribuyen a los latins o ñetas no los han cometido ellos. Lo que ocurre es que hay muchos chicos que adoptan la misma vestimenta y lo parecen, pero no lo son. Y otros que, para protegerse en el instituto o en la escuela, afirman que pertenecen a una de estas pandillas agrega. Las pandillas se crean para defenderse de la desubicación en la que se encuentra el inmigrante y, más que los resulta- JULIÁN DE DOMINGO SIGEFREDO el proceso migratorio, el conflicto tiene que salir por algún lado Esto les conduce a reunirse con personas que comparten su misma situación como válvula de escape. Es un mecanismo de autodefensa y de llamada de atención. Buscan su identidad, están necesitados de vínculos y modelos que les aporten seguridad y les hagan sentirse importantes y valiosos. Esto se lo puede proporcionar un profesor, un cantante, un equipo de fútbol o un grupo radical sea del signo que sea, lo que ocurre en este caso dos escolares, tiene que ver con la relación entre iguales, exacerbados por las diferencias raciales y culturales. Cuando surgen conflictos, salen a relucir las diferencias, lo que lleva a los extranjeros a utilizar el rechazo como elemento de unión y a reproducir los modelos que conocen Junto a ello, alude a la frustración derivada de la falta de expectativas. Esperan conseguir más logros que sus padres; son españoles con igualdad de derechos, pero se sienten discriminados por la falta de oportunidades