Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Internacional DOMINGO 25 9 2005 ABC Los obispos polacos recuerdan el deber moral de acudir hoy a las urnas Baja expectación en unos comicios con el centro- derecha como gran favorito DIEGO MERRY DEL VAL ENVIADO ESPECIAL VARSOVIA. Los polacos votan hoy en unos comicios con muy pocas dudas en cuanto al resultado principal, es decir, el retorno al poder de las formaciones de centro y derecha. La falta de incertidumbre contribuye a aumentar la proverbial indiferen- Últimos sondeos Fuerzas de centro- derecha Fuerzas de izquierda 83 %13 Otros 14 cia de los electores. Varsovia amaneció ayer tomada por jóvenes con globos y pancartas, y una de las principales calles peatonales del centro, Nowy Swiat, casi bloqueada por puestos callejeros y la multitud que se agolpaba ante ellos. No se trataba de activismo electoral: los primeros puestos eran para los participantes en la walka- thlon una campaña destinada a promover el deporte al aire libre, y los segundos servían para una exhibición de motocicletas. Bien es cierto que era jornada de reflexión, pero algunos de los candidatos a las elecciones presidenciales que se celebran el próximo 9 de octubre no la han respetado. El bullicio reinante en Infografía ABC la capital sugiere más bien la apatía de los electores polacos, que en esta ocasión augura un mínimo histórico de participación, en torno al 40 por ciento. Nadie ha podido explicar la rápida pérdida de la virginidad democrática de los polacos, que sólo quince años después de lograr la tan ansiada libertad presentan índices de participación electoral más propios de la Vieja Europa desengañada. Hasta los obispos de este país abrumadoramente católico han salido a la palestra para advertir a los fieles por televisión de que no votar es pecado La comisión ha habilitado un número excepcionalmente elevado de colegios electorales, 23.633, que se mantendrán abiertos durante catorce horas, de seis de la mañana a ocho de la tarde. Todo con tal de quitar excusas a los abstencionistas. La única incógnita que debe despejarse hoy es cuál de los partidos de la derecha polaca conseguirá finalmente la victoria, el centroderechista Derecho y Libertad o la liberal Plataforma Cívica. Ambos han anunciado su intención de gobernar en coalición, pero aquel que obtenga la mayoría tendrá la voz cantante. La Plataforma Cívica ha asustado a parte de los electores con propuestas un tanto radicales, como la imposición de una tasa única para los principales impuestos o el abaratamiento de los despidos como terapia de choque contra el paro, que afecta oficialmente al 18 por ciento de la población. Viejas cuentas con los comunistas Los comicios han permitido, eso sí, enterrar tal vez de forma definitiva un debate que amenazaba con envenenar de forma permanente la vida política polaca, el de los expedientes de los antiguos servicios secretos comunistas. Los datos verdaderamente importantes sobre la represión fueron quemados antes de que los comunistas perdieran el poder, pero a principios de este año, un periodista del diario Rzeczpospolita publicó en internet los nombres de todos los supuestos confidentes de la Policía política. Dado que entre ellos se incluían sin diferenciación los nombres de miles de personas chantajeadas o simplemente susceptibles de ser fichadas en el futuro por los servicios secretos polacos, el caso dio lugar a un monumental escándalo y a una catarata de denuncias por lesiones al honor. Como consecuencia, lo que prometía convertirse en asunto número uno en estas elecciones ha quedado relegado a un tercer plano y se ha evitado un ajuste de cuentas tan falso y dañino como inútil a estas alturas.