Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional DOMINGO 25 9 2005 ABC El jefe de la seguridad mexicana murió por accidente b Las autoridades mexicanas des- mienten los rumores de que el helicóptero de Ramón Martín Huerta pudo ser derribado por las bandas del crimen organizado MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. La muerte, el miércoles pasado, del secretario (ministro) de Seguridad Pública de México, Ramón Martín Huerta, y de otros ocho funcionarios fue debida a un accidente, según la Procuraduría (fiscalía) General de la República. Martín Huerta viajaba en un helicóptero junto a otros miembros de su departamento, el responsable de la Policía Federal Preventiva (PFP) Tomás Valencia Ángeles, y el tercer visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) José Antonio Bernal, cuando el aparato se estrelló en una zona montañosa próxima al Distrito Federal. El Gobierno de Vicente Fox negó que esté creciendo la duda sobre si se trató de un accidente o bien de un atentado. Ese mismo miércoles, la CNDH difundió un oficio donde se informaba sobre las supuestas amenazas que el narcotraficante Osiel Cárdenas, capo del cartel del Golfo, había proferido contra el presidente de la Comisión, José Luis Soberanes, y contra José Antonio Bernal. Según el informe, Osiel le dijo a Bernal que todo en esta vida se paga durante una visita que realizó al penal de La Palma. Este hecho desató las especulaciones sobre un posible atentado. El director general del AIEA, Mohamed El Baradei (a la derecha) conversa con el delegado iraní Sirius Naseri AP El AIEA aprueba una resolución que abre la vía para denunciar a Irán ante la ONU La propuesta fue presentada por Alemania, Francia y el Reino Unido se tomó tras seis días de enfrentamiento entre la UE y EE. UU. que querían denunciar a Irán, y los que lo rechazaban capitaneados por China y Rusia ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. La Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) aprobó ayer en Viena una resolución que abre la posibilidad de remitir el programa nuclear iraní al Consejo de Seguridad de la ONU. La propuesta, presentada por Alemania, Francia y el Reino Unido, señala que los muchos fallos y violaciones (de Irán) de sus obligaciones con el Tratado de No Proliferación (de armas nucleares) constituye un incumplimiento en el ámbito del artículo XII C del estatuto de la AIEA Ese artículo establece que ante una trasgresión del TNP la Junta de Gobernadores lo pondrá en conocimiento del Consejo de Seguridad, con competencias para dictar sanciones. Además, el documento recuerda las lagunas existentes sobre la naturaleza del plan atómico iraní y le insta a abandonar sus actividades para enriquecer uranio. La decisión se tomó tras seis días de enfrentamiento entre la UE y EE. UU. empeñados en denunciar a Irán, y quienes rechazaban esta opción, capitaneados por China y Rusia. b La decisión Todo apunta a un accidente Miguel Ángel Yunes Linares, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública, aseguró que no le consta la existencia de amenazas directas contra los funcionarios de la CNDH. Por su parte, el portavoz de la presidencia insistía en que la caída del Bell 412 se debió a un accidente: Todos los elementos que se tienen a la mano indican que se trata de un accidente, esperemos los resultados de la investigación Para la Presidencia, es un hecho inaudito y extraño que la CNDH enviara el mencionado oficio al subsecretario Yunes, una vez que ya se sabía que (los pasajeros del helicóptero) estaban en condición de desaparecidos El procurador general de la República, Daniel Cabeza de Vaca Hernández, insistió en que la única línea de investigación de su estamento está relacionada con un accidente: Un terrible accidente por las condiciones climáticas, es la única línea que tenemos Hace años que no se respiraba en los pasillos de la AIEA tal ambiente de tensión. De hecho, desde febrero de 2003, cuando se envió a Corea del Norte al Consejo de Seguridad, la Junta de Gobernadores no había tenido que someter un asunto a votación. La tradición de aprobar todo por consenso se rompió y el texto salio adelante con 22 votos a favor, 12 abstenciones y un voto en contra, el de Venezuela. Políticamente motivada Inmediatamente, Irán aseguró que la decisión estaba políticamente motivada por los Estados Unidos y por el Reino Unido. El jefe de la delegación persa, Javad Vaeidi destacó la falta de acuerdo entre los miembros de la Junta y reiteró que Teherán no renunciará a disponer de un programa nuclear que, dijo, sólo tiene intenciones pacificas. Por su parte, el embajador estadounidense, Gregory Schullte, expresó su preocupación por que las actividades nucleares iraníes suponen un aumento de la amenaza a la paz y la seguridad internacional El Baradei habló de un claro mensaje de la comunidad internacional a Irán de que su nivel de colaboración y de creación de confianza no es satisfactorio. Por eso, hizo un llamamiento para que acelerar su colaboración para resolver los asuntos pendientes y poder probar que su programa atómico tiene sólo objetivos civiles. El Baradei también mostró su deseo de que todas las partes se sienten a dialogar. Eso sí, el diplomático egipcio dejó claro que el caso iraní sigue siendo competencia de la AIEA y que el expediente no será trasladado al Consejo de Seguridad. Ésa era la intención original de la UE y de EE. UU. aunque la resistencia de Rusia, China y los No Alineados obligó a eliminar de la propuesta la remisión directa del caso. Finalmente, esos dos países, con derecho a veto en el Consejo de Seguridad se abstuvieron. Venezuela, el único voto en contra, justificó su decisión afirmando que hasta la fecha El Baradei nunca ha informado de que haya habido incumplimiento del TNP por parte de Teherán. En declaraciones a ABC, el jefe de la delegación del país caribeño, Gustavo Márquez, aseguró que abrir la puerta al Consejo de Seguridad supone reconocer que la AIEA es incapaz de resolver el asunto de si Irán tiene o no un programa nuclear secreto. Para Venezuela, esta resolución cierra la puerta a la negociación y debilita a la agencia. El texto es el más duro de los aprobados por la AIEA en los dos años y medio que lleva tratando de esclarecer el programa atómico iraní. El cambio de rumbo de la UE, que había defendido la negociación frente a la línea dura de Washington, se ha debido a la decisión iraní de retomar sus experimentos de uranio enriquecido, suspendidos voluntariamente tras un acuerdo con los europeos en 2004.