Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 9 2005 Nacional 23 La Marina Real alauí ha interceptado cuatro embarcaciones que transportaban desde Alhucemas a 258 marroquíes. Los pasajes a España siguen siendo muy demandados Las pateras que no cesan LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL ALHUCEMAS. Por más que la valla de Melilla y los intentos de salto masivos de los subsaharianos se lleven los titulares en los medios de comunicación, los billetes para dar el salto a nuestro país son todavía objeto de deseo. A comienzos de semana la Marina Real de Marruecos interceptó cuatro embarcaciones neumáticas tipo zodiac en dos operaciones realizadas en las costas de la región de Alhucemas. En la madrugada del lunes, tres de las pateras salieron de la localidad de Bades, junto al Peñón de Vélez de la Gomera. A bordo iban 201 marroquíes, entre los que había un importante número de mujeres y niños, según ha sabido ABC de fuentes cercanas a la Gendarmería. Todos ellos eran originarios del denominado triángulo de la emigración clandestina que forman las ciudades de Beni Melal, Juribga y Kalaa Sarajna. Esta zona pobre y deprimida del centro del país se ha convertido en los últimos años en una auténtica factoría de descontentos que buscan Europa como válvula de escape. En la segunda operación fueron detenidos otros 57 personas marroquíes, originarios de las localidades rifeñas de Ketama e Isaguen. En este caso la travesía partió de la comuna de Beni Gemil en la noche del miércoles al jueves con la particularidad de que entre el pasaje las Fuerzas de Seguridad hallaron 21 kilos de hachís. La creciente dificultad que están encontrando los emigrantes subsaharianos para acceder a España por la valla de Melilla está haciendo que, en algunos casos, sean desviados por las mafias locales a la zona de Alhucemas, donde intentan la vía marítima. Si bien las tentativas de saltar la ver- ja de la ciudad autónoma están organizados por los propios subsaharianos, el viaje en patera está bajo el dominio de mafias marroquíes en la mayoría de los casos. Según vecinos de la zona, el control de los grupos de candidatos a la emigración clandestina acabó hace unos días a tiros en la comuna de Roua- di, a unos 50 kilómetros de Alhucemas. Vecinos de Maya y Adouz sacaron las escopetas de caza para no dejar escapar el suculento bocado que supone para la economía local el pago de los pasajes en barca a tierras europeas, que, según los casos, puede rondar los mil euros por persona. Al parecer hubo va- rios heridos y se practicaron algunas detenciones. Las playas de la ciudad de Alhucemas, en cuyo puerto se atracan las patrulleras de la Marina Real que peinan las aguas en busca de pateras, ya no son escenario frecuente de la salida de emigrantes clandestinos como antaño. La seguridad desplegada por las autoridades marroquíes es mayor ahora y por eso se eligen ahora como punto de partida playas como las de Temsaman, al este, o Rouadi, al oeste. Pero las mafias no son las únicas que organizan viajes desde las costas de Alhucemas, ya que es frecuente también que salgan expediciones organizadas por jóvenes de la zona que ahorran para conseguir una embarcación. Mueren 18 inmigrantes en el Sahara El naufragio de un pesquero en el que viajaban dos decenas de inmigrantes clandestinos en dirección a las islas Canarias produjo la muerte de dieciocho de ellos, según informó la Asociación de Amigos y Familiares de Víctimas de la Inmigración Clandestina (Afvic) El suceso tuvo lugar en la madrugada del 21 de septiembre después de que la embarcación saliera del puerto de Dajla, la antigua Villa Cisneros española, en el Sahara Occidental. Según esta organización no gubernamental marroquí, cuatro supervivientes confirmaron que habían llegado a la ex colonia española después de cruzar la frontera de Mauritania.