Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 25 9 2005 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES LA INSPIRACIÓN DE SARKOZY UROPA padece, como resaca de un pasado más eufórico, una gran crisis de liderazgo. Sin necesidad de citar a Silvio Berlusconi, el mejor y más pertinaz ejemplo de la decadencia en curso, el repaso del muestrario que ofrece la Unión Europea resulta desolador. De ahí la necesidad de centrar la esperanza en sus hipotéticos sucesores. En el caso francés, que tanto nos afecta por proximidad tanto geográfica como histórica y cultural, la muy negativa herencia del mitómano y falsario François Mitterrand, pésimamente administrada por el liviano Jacques Chirac, tiene al país sumido en un gran desconcierto y, lejano ya de ser la médula inM. MARTÍN telectual y cultural del FERRAND Continente, vivaquea en la memoria de una grandeur que ya no existe. Cuando llegue el momento, y dejando siempre abierto un resquicio para la sorpresa, la presidencia de la República pasará a manos- ¡Santa Juana de Arco no lo consienta! -de Dominique Villepin, hoy primer ministro y síntesis de la enfermedad estatalista y funcionarial que guía el destino galo, o de Nikolas Sarkozy, actual ministro del Interior y que, al margen de una compleja vida privada, tiene izada una bandera que, con respeto a la tricolor a la que está obligado, casa mejor con un mundo en evolución, una Europa unida y un mercado más libre. Para entendernos: Sarkozy está en la liberté mientras Villepin se ha quedado atrapado entre la égalité y la fraternité. A la hora de formular su propuesta de futuro Sarkozy confía en el modelo español que protagonizó José María Aznar y que hoy representa Mariano Rajoy. Como presidente de la Unión por un Movimiento Popular- -UMP- -invitó al líder del PP a inaugurar la convención de tal UMP y, como bien subrayaba ayer Juan Pedro Quiñonero, se invirtió así la tendencia tradicional de mirar hacia París en busca de nuevas ideas y tendencias para que, desde París, un dirigente con futuro considere a dos hombres del PP, dos españoles, como modelos a imitar Álvaro de la Lapuerta, un veterano del PP que se sabe de memoria El Cid de Corneille, podría decir aquí lo que se apunta en la escena tercera del primer acto de tan notable función: Los ejemplos vivientes son de mayor valor, que mal aprende en los libros un príncipe su deber Mientras Aznar, en Lisboa, nos previene de la existencia en Europa de una extensa colección de liderazgos light que no saben lo que piensan Rajoy, en París y revestido de liberal, presentaba al PP como referencia obligada- -Sarkozy dixit- -de la derecha moderada europea Parece que el cruz y raya del heredero aznarí va tomando sentido en la vida cotidiana. De hecho, y para que ese sentido sea pleno, sólo le falta sacudirse algunas malas compañías y decir en Madrid lo que, con mucho más entusiasmo, ha dicho en la capital de Francia. ABRELATAS E S I quieres un burócrata de acero inoxidable, búscate un sindicalista: matará antes que volver al tajo. El consejo viene de Isaac Deutscher, historiador del trosquismo. Burócrata de acero inoxidable y sobreviviente sindical de todas las purgas de ETA en su jardín trasero, Díez Usabiaga exige a Rodríguez Zapatero que se convierta en abrelatas de acero inoxidable. Es, al parecer, todo lo que tenía que decir el secretario de LAB sobre la pacificación de la cosa vasca. Decepcionante si se compara con el elogio desmedido que le dedicó Patxi López. Tiene mucho que decir en este asunto, afirmaba López de Díez. Pues bien, habló Díez y no a López: vuélvete abrelatas, Rodríguez. El parto de los montes. No obstante, los socialistas vascos están muy contentos y, para demostrarlo, han invitado a los de LAB al congreso de la UGT. La historia se repite. En el País Vasco se ha repetido tantas veces que ya no vale afirmar que lo que antes fue tragedia regresó trocado en comedia, aquella idea de Marx en El 18 Brumario de Luis Napoleón JON que tan deslumbrante nos parecía cuanJUARISTI do éramos tontos. Por cierto, la idea es tan trivial que Woody Allen la aprovechó en una de sus películas, Delitos y faltas, para resaltar la estupidez de uno de los personajes, que predica infatigable: La comedia es tragedia más tiempo ¿Qué es la comedia más tiempo? Aburrimiento. La tragedia se degrada en comedia; la comedia, en fastidio, como los chistes demasiado conocidos. Alguien podría pensar que estas maniobras de López irritan, sobre todo, al Partido Popular. Craso error: toda aproximación de los socialistas al mundo de ETA pone frenético en particular al PNV. Sucedió en 1993, y con un esquema muy parecido. Tentativas públicas de entendimiento del PSE con algunas organizaciones sectoriales de Herri Batasuna terminaron con Ramón Jáuregui cantando la palinodia para aplacar el berrinche de Arzalluz. Además, los del PNV cuentan ahora con un dato de importancia fundamental. Saben que los socialistas no tendrían escrúpulo alguno en pactar con los más extremistas de los abertzales para sacarles a ellos del gobierno autónomo. Llevan más de año y medio con las barbas en remojo, temiéndose una tenacilla candente a la catalana, y el repentino fervor de López por Díez ha debido confirmar sus peores auspicios. Lo previsible, de persistir el concubinato entre el PSE y LAB, con o sin la UGT de celestina, es una aceleración histérica en la escalada soberanista por parte del gobierno de Ibarreche. El error de López es doble. Como sucedió en 1993, la intuición de un próximo final de ETA (no voy a entrar en la cuestión de si está debidamente fundada: también pensaban entonces tener razones de peso y se equivocaron) despierta en los socialistas la urgencia de adelantarse al PNV para quedarse con los restos del naufragio. Los socialistas han creído siempre que la llamada izquierda abertzale es, obviamente, abertzale, pero también izquierda, y que esto es lo sustantivo y aquello, lo accidental y adjetivo. Se trata de un espejismo gramatical que les induce a confiar en que, una vez desaparecida ETA, parte considerable del voto de Batasuna (hoy del PCTV) podría afluir al PSE si éste supiera jugar bien sus bazas. En 1993, la retirada socialista fue meramente táctica. La autocrítica de Jáuregui se limitaba a reconocer lo inoportuno de la operación, pero no descartaba intentarlo en un futuro, si se daban condiciones para ello. Otra pifia que incitaba a estrellarse de nuevo. El segundo error consiste en atribuir a Díez Usabiaga una relevancia desmesurada en el mundo de ETA. La permanencia de éste al frente de LAB, mientras los dirigentes del brazo político de la banda van cayendo uno tras otro en el olvido, ha creado en los socialistas la convicción de encontrarse ante la versión vasca de Gerry Adams. Mientras le concedan ese papel, Díez encantado, por supuesto. No moverá un dedo, porque sabe muy bien que, enfrentado al PNV, su sindicato tendría los días contados. Pero no cuesta nada dar consejos. No a Patxi López, al que sin duda desprecia. Directamente a Rodríguez, el menos escrupuloso en un partido donde dominan los desaprensivos: vuélvete abrelatas. Vuélvete abrelatas de repetición. PALABRAS CRUZADAS ¿En qué términos debe negociar la Unión Europa con Turquía? EUROPA NECESITA A TURQUÍA URQUÍA busca un acuerdo político para cerrar la antigua herida de Chipre. Turquía no suscribe la integridad del plan de las Naciones Unidas, pero los turcochipriotas han votado a favor en el referéndum para cauterizar el antiguo conflicto; mientras los grecochipriotas han votado en contra, a pesar de las recomendaciones del gobierno de Atenas. El proyecto integrador de la ONU propone un modelo federal, realista y viable para la isla: dos regionesverdaderamente autónomas, con una policía fuerte. El plan puede superar un problema peligroso. Hay que limpiar el mapa de problemas peligrosos y solubles. El Sáhara occidental es un ejemplo, y no es imposible que pronto, al cabo de 30 DARÍO años, la mesa de negociación reciba una saVALCÁRCEL cudida. En Chipre aparece una grave asimetría: el Chipre griego es hoy miembro de la UE. Turquía solo es aspirante. Las negociaciones para la integración de Turquía se reanudan el 3 de octubre. No debemos dejarnos dividir por la cuestión turca. La Unión pudo no ampliarse a 25. Pero una vez hecho ¿no hay que contar con Turquía? ¿No necesitaEuropa ese gran espacio estratégico para cerrar su frente suroriental? Europa se ha mostrado capaz de mantener el orden en su interior. No podemos convertir en exterior a Turquía sin riesgo grave para la UE. Dentro, Turquía podrá demostrar en 20 años, como demostró España, como puede entrar en una etapa de crecimiento democrático y económico. TENDRÍA QUE REINVENTARSE I pensamos que países como España, Irlanda o Bulgaria han tenido que hacer una adaptación de sus economías y de sus sistemas judiciales para poder ingresar en la UE, mientras que en Turquía se ha llegado al extremo de tener que despenalizar el adulterio, nos damos cuenta de la fosa cultural que separa a los turcos de la UE. Viven en un mundo tan distante que no tienen que adaptarse, sino que tienen que reinventarse. No contentos con eso, hemos visto ahora a un país con el que no se había empezado a negociar, Turquía, doblegando a otro que ya es socio de pleno derecho, Chipre. La UE ha aceptado empeRAMÓN zar a negociar el ingreso de Turquía PÉREZ- MAURA sin que Ankara reconozca la existencia de Chipre. Es como cuando la tiranía de Hafez al- Assad imprimía mapas oficiales de Siria en los que el territorio israelí formaba parte de su país. Si la realidad te resulta incómoda, niégala. Lo que tenemos que plantearnos ahora es que si no hemos exigido a Turquía que reconozca plenamente a los 25 estados miembros de la UE antes de empezar a negociar su ingreso el próximo 3 de octubre, ¿qué cumplimiento de qué acervo comunitario le vamos a poder reclamar después? ¿La respuesta? Ante preguntas incómodas neguemos la realidad. T S ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate