Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 9 2005 Los sábados de ABC 99 Sombreros y tocados para todos los rostros. A la izquierda, con tul y plumas color coral. De arriba a abajo, sombrero en denim con pluma de avestruz; flor de seda rosa y encaje tapando un ojo y tocado con plumas de marabú negra y capa antigua de encaje y pedrería EL GUINDO MÓNICA F. ACEYTUNO HURACÁN EN LOS CAYOS os cayos de Florida son unas islitas que parecen puntos suspensivos sobre el mar. Dibujan la curva del ala de un vencejo y están unidas por los puentes de la autopista número uno que sobrevuelan las golondrinas, justo por encima, de norte a sur, de sur a norte, como si el aire sobre el mar les diera miedo. Estas islas estuvieron también unidas por los puentes de un ferrocarril que un magnate llamado Flagler se empeñó en llevar hasta el último de los cayos, Key West o Cayo Hueso, que es último lugar que toca el sol cuando se marcha. Aquí vivió Hemingway. Tiene una casa que lleva su nombre de un estilo que recuerda, ahora que lo hemos visto tanto, a las casas del barrio francés de Nueva Orleáns, pintada de verde, con dos pisos y unas balconadas de hierro forjado. Una casa verdaderamente preciosa. Sin duda la más bonita que yo he visto de las casas de los escritores. Tenía, además, una casita en el jardín en la que dicen que se encerraba a escribir Hemingway para que nadie le importunara. Pero estábamos escribiendo de Flagler, ese hombre empeñado en que el ferrocarril llegara hasta el último de los cayos, aunque los huracanes derribaran varias veces su camino de hierro. Y de ahí nace el conocido grito de guerra de este hombre, go ahead adelante, adelante, cada vez que le decían, señor Flagler, el huracán ha tirado los puentes, ¿qué hacemos? go ahead, adelante, adelante. En la inauguración llegó a decir ahora puedo morir tranquilo, se satisface mi sueño pero otro huracán lo hizo pedazos y de este ferrocarril no quedan hoy más que sus puentes derrumbados sobre el agua clarísima y azul. Todo esto lo cuenta maravillosamente Torcuato Luca de Tena en el libro Escrito en las olas al que yo le tengo un especial cariño porque el protagonista acaba sus días en un lugar que no precisa pero sé que está muy cerca del paisaje que estoy viendo ahora mismo. También porque de Torcuato Luca de Tena, es la primera novela que leí en mi vida, siendo casi niña, Los renglones torcidos de Dios Quién me iba a decir que tras los huracanes de los que tampoco me libré, conseguiría ponerme en pie, seguir adelante y andando el tiempo publicar un libro en la editorial que lleva su apellido. Doy gracias por ello cada día. L milagro de elegancia, dado que hasta entonces no se había atrevido a aparecer de una forma tan espectacular. -A la Princesa de Asturias nunca le hemos visto con sombrero. ¿Qué le pondría? -Estaría guapa con algo no demasiado chato ni encasquetado, algo con volumen alrededor del rostro porque tiene cara para llevar sombrero. ¿Cree que en 10 años las españolas habremos perdido la vergüenza e iremos por la calle con sombrero? -Espero que antes y pienso que pronto, al menos un 20 por ciento de mujeres, devuelva el el glamour a la calle, porque el minimalismo ha muerto. ¿Qué le inspira? -La calle y el cine. -De las actrices, ¿quién llevaba mejor el sombrero? -Grace Kelly, Catherine Hepburen, Barbara Streisand y Michelle Morgan. Las de ahora visten un poco estilo grounge