Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Los sábados de ABC SÁBADO 24 9 2005 ABC TENDENCIAS Es el complemento que más resalta la personalidad de la mujer, su estilo, su encanto y su elegancia, pero la española suele sentir un poco de vergüenza de llevarlos, de forma habitual, pese a que es el adorno que mejor disimula las miserias del pelo. Michel Meyer se ha puesto el mundo por sombrero creando una colección espectacular ¡Chapeau! n los años 80 cogió las agujas, el hilo, las tijeras, unos trozos de tejido de rejilla y realizó algunos volúmenes para la cabeza de la mujer (muy alabados, por cierto, por la prensa francesa) no fue hasta la boda del Príncipe de Asturias cuando se despertó en él la vieja pasión por los sombreros. La culpa la tuvo la ministra de Sanidad, Elena Salgado que, mientras le peinaba para la ceremonia, le hizo el siguiente comentario: Siempre he pensado que los peluqueros son quienes deben realizar los tocados Fue como una orden ministerial que despertó en Michel Meyer el subconsciente dormido de la sombrerería. Sin pensárselo dos veces, se largó a Londres a comprar materiales nobles y a contactar con tradicionales artesanos en el viejo oficio de la sombrerería. Y así, dibujando, cortando y mezclando materiales les fue adaptando a su caprichoso y exquisito gusto. El resultado: una magnífica colección y una tiendaen Madrid, en Castelló n 5. Creo que los peluqueros tenemos una ida muy correcta para adecuar el tocado al peinado, para rematar un estilo global asegura Meyer, que añade que lo correcto sería empezar por comprar el sombrero, porque el impacto viene por la cabeza, y acabar por el traje. ¿Qué hay que tener en cuenta para llevar sombrero? -El cuello y el volumen de la cara. Hay que buscar que favorezca y hay que equilibrar un rostro para recrear un óvalo. A una cara redonda no la va una cosa plana sino algo con altura, porque le estiliza el rostro; a una alargada, uno con volumen tirando a redondo. ¿Y las pamelas enormes? -Pueden ir a todas, porque al final el rostro desaparece. Además sirven para evitar saludar a quien no se quiere. Tú ves, pero ellos no te ven. La pa- Aunquee POR CARMEN FUENTES mela tiene un punto de misterio que aporta personalidad. ¿Cada sombrero necesita un peinado? -Sí. Éste ha de hacerse en función del tocado. Con una pamela enorme se han de evitar las melenas sueltas, que van bien con una cinta o tocado. A éstos les va bien un recogido, pero si se lleva melena el pelo ha de ir por detrás de la oreja, con la cara despejada. ¿Un sombrero o tocado arregla un mal peinado? -Ya lo creo. ¿Y ha de ir a juego con los zapatos? -Puede ir, pero lo que hay que buscar es una armonía de colores, creando irisados o degradés, sin caer en la cursilería. ¿Los sombreros son indispensables Los sombreros de fiesta, que tapan muchas miserias, sólo se llevan hasta una hora antes de la puesta de sol Michel Meyer observa algunas de sus creaciones, con el fondo de un tocado de boda de mujer yemení ÁNGEL DE ANTONIO Tocado por la historia Su historia es tan vieja como la humanidad porque sus primeros usuarios, los cazadores, lo usaron para protegerse del sol y la lluvia. En la Grecia clásica los sombreros eran de fieltro y ala ancha, sujetos con un cordón estilo cawboy americano. Etruscos y romanos los siguieron usando y lo extendieron por Europa y con el auge de las Universidades a finales de la Edad Media, surgió un nuevo modelo, el birrete de cuatro lados. Patrimonio del hombre hasta el siglo XVIII en esa época se asentó en la testa de la mujer y lo hizo con todo tipo de artilugios: plumas, flores, tules, encajes y cintas. Corrió paralelo al arte y sus tendencias y así ha llegado hasta hoy. en las bodas más chic -Sí, porque son el elemento mágico, el que da glamour a una ceremonia, por el colorido o la sexualidad de las flores y plumas. De hecho están aumentando las bodas de día para que las damas luzcan sus sombreros, dado que éstos sólo se pueden llevar hasta una hora antes de la puesta del sol. La tarde- noche sólo admite tocado y en ocasiones éste sustituye un peinado. ¿Es el sombrero el complemento más femenino? -Sí, pero después del tacón. ¿El sombrero de calle nació por cuestión de estética? -A principios del XX la moda en sí se reflejaba desde el sombrero. Era el elemento diferenciador, más que el traje. ¿Por qué la española no lleva sombrero por la calle? -Por vengüenza, pese a que el sombrero es favorecedor, práctico y tapa muchas miserias. También es cuestión de cultura. Pero algunas, cuando salen fuera de España, sí lo llevan. He hecho una colección en fieltro, para la calle, que se puede moldear de diferentes formas y dependiendo cómo se ponga (ala levantada, corte ruso... parecen sombreros distintos. ¿Qué tejidos emplea para el sombrero de calle? -En verano paja y en invierno fieltro. Para la noche materiales nobles, sedas, cristales, encajes, flores, tules y plumas exóticas de pavos reales chinos, avestruz, marabú... ¿A quiénes favorece el sombrero? -A todas. A la fea le hace guapa y a la guapa, espectacular. Es cuestión de buscar la proporción de la cara y el cuello. -Usted diseña sombreros que tapan un ojo. -Lo hago porque aportan un punto de misterio a la mujer. ¿Las bodas reales han fomentado su uso? -En España la clave la dio la Infanta Doña Elena en la boda de su hermana. Ella tiene un porte espectacular pero aquello fue un boom estético, un