Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 SÁBADO 24 9 2005 ABC Cultura y espectáculos El nuevo Museo Reina Sofía diseñado por Nouvel arranca el vuelo con las obras aún sin concluir Tres directores y dos Gobiernos han sido testigos del proyecto, que ha costado 92 millones de euros del proyecto, el diseño (limpio, depurado, elegante) lo peor, lo difícil y costoso de mantener los materiales, así como el ruido de la nueva plaza NATIVIDAD PULIDO MADRID. Cuatro años después de que empezaran las obras (el 20 de diciembre de 2001) ya está a punto (casi, pues de nuevo les ha cogido el toro) el nuevo Reina Sofía diseñado por Jean Nouvel, que la Reina inaugurará el lunes. Con un presupuesto de 92 millones de euros, este ambicioso proyecto ha cambiado la fisonomía de la Plaza de Carlos V y la Ronda de Atocha, con su espectacular cubierta volada roja, en palabras del arquitecto francés un ala protectora del color de los tejados que recuerda al visitante que está velando por él Bajo el ala (en ella se refleja la ciudad invertida) se alzan los tres edificios de nueva planta- -en los que el vidrio y el composite (fibra de vidrio más poliéster) son protagonistas absolutos- dispuestos en torno a una plaza pública, presidida por Brushstroke una escultura de Roy Lichtenstein. Uno alberga dos salas de exposiciones temporales, que se abrieron en junio de 2004 para exhibir sendas retrospectivas de Lichtenstein y Dalí. Una apertura precipitada a causa de compromisos adquiridos, que enojó a Nouvel, quien no entendió que hubiese críticas a su proyecto, cuando sólo se había mostrado una parte. Las salas estaban mal rematadas, faltaban ajustes y eso que se forzó la máquina: había trabajadores las 24 horas. b Entre lo mejor Espectacular vista de la biblioteca, revestida en madera y coronada por una impresionante lámpara DANIEL G. LÓPEZ Nouvel puntúa su creación: 18 sobre 20, casi roza la excelencia El padre de la criatura se muestra muy satisfecho por haber podido construir este edificio en Madrid, aunque le cuesta ponerle una nota del 0 al 10: Siempre hay cosas que pueden mejorar, pero este proyecto casi roza la excelencia. Está muy bien. Le pondría 18 sobre 20, según las calificaciones en Francia Reconoce Nouvel que quiso correr riesgos con este edificio, que es muy ambicioso, y espero estar a la altura. No se halla dentro de la arquitectura tradicional española. Estos materiales no están muy integrados en España. Quise construir la ciudad con otra capa, que no pertenece al vocabulario de Madrid Eso sí, no escondió el sol de esta ciudad, que se cuela por la cubierta en un interesante juego de sombras y luces. También reconoce que aún no está terminado del todo el edificio y es consciente de que será criticado. No hay ruptura, sino continuidad. He querido asumir la historia. Este edificio no hace sombra a Sabatini; está a un metro de él, no lo toca apunta Jean Nouvel, quien quiso aclarar que el precio final no está relacionado con los materiales, sino con muchos otros factores. Es evidente que ha sido más difícil haberlo construido en España que en Francia, Gran Bretaña o Alemania Enamorado de nuestro país (además del nuevo CARS y la torre Agbar en Barcelona, proyecta un complejo residencial en Ibiza) dice que siempre le ha atraído el sur y España: Me siento mediterráneo en mi alma. Me atrae mucho esta cultura Composite, vidrio y madera de jatoba Ayer pudimos admirar por vez primera los dos restantes edificios, con sus espléndidas terrazas multiusos y sus conexiones. El más espectacular es el que alberga una gran biblioteca de arte, con capacidad para 250.000 libros y 100 puntos de lectura. La madera de jatoba, protagonista indiscutible, da gran calidez al edificio, aunque su mantenimiento es complicado (cada seis meses hay que aplicarle aceite o barniz) Igualmente complicado (y costoso) es el mantenimiento del composite y el vidrio. También espectacular es la inmensa lámpara que preside la biblioteca, formada por dados de vidrio moldeados en la Real Fábrica de Vidrio de La Granja. Empotrada literalmente en la biblioteca, una completa tienda- librería, distribuida en tres plantas, que rige La Central: en la planta baja están los libros de arte y la tienda; en la primera, los volúmenes de humanidades y en la segunda, textos de música, filosofía y clásicos. El tercer edificio acoge un auditorio con capacidad para 500 personas (se abrió ayer para la presentación del proyecto a cargo de Carmen Calvo, Jean Nouvel, Ana Martínez de Aguilar y Juan Manuel Urgoiti) otro auditorio más pequeño con 200 plazas, una sala de protocolo, cafetería y restaurante. A este edificio aún le faltan no pocas horas de trabajo para estar a punto. Se nota que se han dado prisa para que quede lo mejor posible a simple vista, pero el olfato y el tacto delatan premuras y deficiencias. Al andar por la sala de protocolo los zapatos se quedaban pegados al barniz, el olor era insoportable, queda material por llegar, partes sin limpiar... De hecho, las obras de la cafetería y el res- taurante, que regirá Arola, estaban ayer a pleno rendimiento. Los trabajadores comentaban que no estará listo el lunes para la inauguración. Como pronto, el miércoles. ¿Por qué, después de cuatro años, y con un aplazamiento de doce meses, hay que volver a inaugurar un proyecto de esta envergadura sin estar terminado del todo? No da, desde luego, buena imagen tanta imprevisión. Cuatro años en los que no han faltado los problemas. Dos ejemplos: parte del pladur del techo del auditorio se descolgó por un problema de anclaje y el pasado 10 de agosto se filtró agua en una de las nuevas salas de exposiciones tempo- rales, donde colgaba una gran antológica de Juan Gris, afectando a un cuadro de la Academia de Bellas Artes y dejando en entredicho el perfecto aislamiento de este espacio. Nouvel minimizó ayer lo sucedido: Sólo se filtraron unas pequeñas gotitas, pero se amplificó lo ocurrido. El edificio está protegido Tres directores del Reina Sofía (José Guirao, Juan Manuel Bonet y Ana Martínez) y dos Gobiernos (del PP y del PSOE) han sido testigos en los últimos seis años de este proyecto, que ha supuesto un incremento de un 60 de la superficie museística del CARS y que ha cumplido las expectativas.