Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad SÁBADO 24 9 2005 ABC Religión Los cardenales electores juran silencio en la Capilla Sixtina al inicio del Cónclave del 18 de abril de 2005 AFP El cardenal Bergoglio fue el principal rival de Ratzinger durante todas las votaciones del Cónclave El jesuita argentino pidió que no le votaran y dio a entender con gestos que no aceptaría el Papado probablemente italiano, revela las claves de los cuatro escrutinios que se realizaron en el Cónclave que eligió Papa a Benedicto XVI JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La primera filtración extensa sobre el último Cónclave confirma que el cardenal Ratzinger fue abrumadoramente favorito desde el principio y ganó votos en cada escrutinio hasta superar, en el cuarto, el listón de los dos tercios. La gran sorpresa es que su rival más cercano no fue el cardenal Martini sino el también jesuita Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, en quien se concentraron los votos del frente opositor a Ratzinger. Igual que el cardenal Decano, Bergoglio fue ganando apoyos en los tres primeros escrutinios, pero insistió en pedir que no le votasen y dio a entender que no aceptaría ser Papa, por lo que, a la cuarta votación, el desplazamiento b Un purpurado anónimo, de parte de su base elevaba a Ratzinger sobre el listón de los dos tercios. Eran las cinco y media de la tarde del martes 19 de abril. Los cardenales electores rompían en un gran aplauso y el recién elegido bajaba la cabeza, doblegado por el peso de la tarea. Unos días más tarde, Benedicto XVI confesaba que no pensaba ser elegido. Había candidatos más jóvenes y mejores, con más dinamismo y fuerza canistas de los principales diarios italianos valoran la información como solvente. Puede incluir errores en los números, pues fueron escritos de memoria a la salida de la Capilla Sixtina después de quemar, como está indicado, todas las notas tomadas durante el escrutinio. Aquel lunes 18 de abril, mientras seis mil periodistas merodeaban por los alrededores de la Plaza de San Pe- Ratzinger siempre el favorito Aunque un buen número de los 115 cardenales electores revelaron enseguida que Ratzinger fue el favorito en los cuatro escrutinios, los purpurados han mantenido una reserva muy superior a la de otras elecciones papales. El relato publicado ayer en la revista bimensual de geopolítica Limes se basa en el diario escrito por uno de los participantes en el Cónclave, probablemente italiano a juzgar por sus comentarios y los errores en los nombres de algunos cardenales iberoamericanos. Aunque no se revela su identidad, los vati- Los purpurados han mantenido una reserva muy superior a la de otras elecciones papables El primer escrutinio fue muy disperso, a partir del segundo los votos se concentran en ganadores dro sin saber siquiera si los cardenales recién encerrados bajo llave (cum clave) realizarían esa tarde su primera votación, le toca precisamente al papable número uno, el cardenal Decano, someter la cuestión al Colegio de electores. La mayoría de los presentes está a favor de votar enseguida. Son casi las 18 horas Al anochecer, una fumata negra confirmaba un primer escrutinio sin que ningún candidato superase los dos tercios de los votos. Retirada de Bergoglio Fuera de la Capilla Sixtina nadie imaginaba que el resultado era sorprendente. Carlo Maria Martini, abanderado de los opositores a Ratzinger, no había quedado segundo sino tercero, y su imagen se desvanecía ante la del también jesuita Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, un hombre tímido y sencillo, con fama de santidad, que llevaba varios días intentando, sin éxito, hundir su propia candidatura.