Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 9 2005 23 Angela Merkel descarta de modo tácito la alianza con los Verdes tras su primer contacto postelectoral Irán amenaza con reanudar su plan de enriquecimiento de uranio si se aprueba una resolución europea Más de cinco millones se verán afectados por el paso del ciclón La subida del nivel del agua rompe diques y vuelve a inundar barriadas de Nueva Orleáns b Rita se convierte en un hura- cán de categoría tres, con vientos de hasta 209 kilómetros, que tocará el noroeste de Texas o el suroeste de Luisiana hoy sábado PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Las intensas lluvias y fuertes vientos del huracán Rita materializan los peores temores para la vulnerable ciudad de Nueva Orleáns. Los dañados diques y un diezmado sistema de drenaje se han visto de nuevo desbordados y no han podido hacer frente a la tarjeta de visita de Rita Lo que ha resultado en significativas inundaciones por todo el distrito nueve, una de las zonas más antiguas, pobres y destruidas de una ciudad desde hace 25 días a merced de los elementos naturales por la devastación de Katrina El Cuerpo de Ingenieros del Ejército ha detectado tres grandes brechas en los diques que separan las zonas más bajas de la ciudad de las aguas del lago Pontchartrain. Estos fallos estructurales están provocando una catastrófica entrada de aguas con niveles que al cierre de esta edición subían a un ritmo de más de siete centímetros por minuto. Los fuertes vientos reinantes han impedido recurrir a helicópteros para intentar taponar esas cascadas de agua. Esta vez, el Ayuntamiento de Nueva Orleáns cree que las barriadas afectadas se encuentran totalmente desalojadas. Por las condiciones de extremo peligro, las tareas de recuperación de cadáveres se han suspendido temporalmente aunque las últimas cifras oficiales atribuyen a Katrina 1.078 víctimas mortales, en su mayor parte concentradas en Luisiana. El tétrico consejo de la gobernadora Kathleen Blanco para las personas que por segunda vez se hayan negado a evacuar es que se escriban en el brazo con tinta indeleble sus números de la Seguridad Social En cuanto a Rita el Centro Nacional de Huracanes en Miami ha rebajado esta tormenta a la categoría tres en la escala Saffir- Simpson, lo que implica vientos entre 179 y 209 kilómetros por hora. Las últimas previsiones sobre este peligroso huracán que avanza a 16 kilómetros por hora- -pero cuyos efectos se notan a más de trescientos kilómetros de su epicentro- -apuntan a que tocará tierra durante la mañana de hoy sábado al noroeste de Texas, o suroeste de Luisiana, y puede afectar a más de cinco millones de personas. De acuerdo a las estimaciones de trayectoria, las dos localidades de Texas que pueden soportar el peso de esta embestida son Port Arthur y Beaumont. La zona de Houston y Galveston, ciudad- isla destruida por completo en 1900, no se encontrarían directamente en el camino de Rita lo cual no quiere decir que se hayan salvado de graves inundaciones. REUTERS a la masa en la recepción. Si nos deja en la calle será su responsabilidad Pero al aparecer los abogados, mientras la Policía devolvía al hotel a una mujer que mendigaba en la carretera tras haber sido expulsada, la cosa cambió. La dirección hizo firmar a los huéspedes de los que no se pudo librar un documento eximiéndole de cualquier responsabilidad. Subieron los muebles de la primera planta a la tercera, y se quedaron frente a la TV esperando la evolución de Rita hacia el oeste. Tardaremos años antes de poder volver a casa opinaba Connie Starks, que tuvo la sensatez de escapar de Nue- va Orleáns la víspera del impacto de Katrina. Si me hubiera ido a Atlanta en vez de a Houston no tendría que volver a pasar por esto Segunda inundación La noticia de que las enfurecidas aguas había logrado vencer por segunda vez a los diques para anegar de nuevo a la cuna del jazz se extendió entre los refugiados del hotel con la misma rapidez con que los cielos se oscurecían para recibir a Rita y con ella, la profunda tristeza de quienes se sienten castigados por una furia que no logran entender. Un soldado protege a unos enfermos que aguardan transporte aéreo AP