Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 23 9 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO BANDA SONORA Amor en juego Gamberros domesticados Estados Unidos. 2005 Director: Peter y Bobby Farrelly Intérpretes: Drew Barrymore, Jimmy Fallon JOSÉ MANUEL CUÉLLAR N La guía del autoestopista galáctico Jobi Talbot JULIO BRAVO ara poner música a la reciente adaptación cinematográfica de las novelas de Douglas Adams sobre el autoestopista galáctico (hitchhicker en el original inglés) su director, Garth Jennings, ha recurrido a Jobi Talbot, miembro de The Divine Comedy. El mundo tragicómico e irreal que envuelve la trama encuentra una perfecta traducción en la irónica partitura de Talbot, editada por el sello Hollywood. El músico toma como punto de partida las más populares bandas sonoras galácticas para llenar la suya de guiños y crear una atmósfera futurista absolutamente singular. A ello añade piezas (como un coro en el más puro estilo Broadway) hasta temas de Al Green, Betty Wright o el Magic moments de Perry Como. P ada, que uno no se puede hacer ilusiones. Para unos gamberros que salen entre la muy estirada y repelente industria yanqui, llega el oro y el moro y, hala, para el talego de la gomina, la corbata y el traje de mil dólares. Los hermanos Farrelly rompieron todos los cánones con su estupidez salvaje, un tajo por la mitad en toda la escoba que atravesaba el trasero de los ejecutivos de Hollywood. Incluso dieron lugar a secuelas que, sin el toque mágico que ellos les daban a la tontada de sus películas, se quedaban en bobas de baba, pero de verdad. Pero hete aquí que llega la Barrymo- re, ésta que aquí cerquita alardea de su cerebro, para desde su puesto de productora cortarle los baloncitos a los hermanos y meterles en el circuito de comedia bobalicona, made in. El caso es que la idea era aceptable: un mazazo en la cabeza a estos cortitos (hay muchos) que dejan de vivir para vivir por un deporte (en esta caso la pesadez del béisbol, que no hay quien lo aguante) un equipo o unos jugadores que, por supuesto, pasan de ellos como de la merde para centrarse en quien se compra la casa más grande en Malibú. El proyecto habría valido de ser los auténticos Farrelly, pero aquí han metido azúcar por doquier, se han domesticado por completo y permiten concesiones aquí y allá hasta dejar un pastelón típico de la mediocre comedia americana de hoy en día. Cierto es que se deja ver por la curiosa vía de la adicción al deporte (tipos que no paran por casa, que viven por y para todo lo que sea un equipo y abandonan el resto de la existencia hasta embrutecerse) pero nada de frescura, de fiereza, de aquella añorada idiotez. LOS SECRETOS DE... Drew Barrymore Actriz Ninguna arruga es comparable a la sabiduría que hay en mi cabeza CARTER PATRICK LAS MÁS TAQUILLERAS 1 La madre del novio 2 El secreto de los hermanos Grimm 3 Princesas 4 Cinderella man 5 Stealth: La amenaza invisible 6 Embrujada 7 Sr. y Sra. Smith 8 Obaba 9 Cuatro hermanos 10 Charlie y la fábrica de chocolate 11 Ausentes 12 Guardianes de la noche 13 Tierra de los muertos vivientes 14 Deuce bigalow 15 El sonido del trueno Obra maestra Buena Regular Mala Muy buena Lamentable Drew Barrymore y Jimmy Fallon, en una escena de la película ABC ¿Podría tener una cita con un fan de los deportes? -Sí, porque los deportes son una sana obsesión. Pero lo son no sólo en mi país, sino en todo el mundo. La gente en Boston está obsesionada con el Red Sox y el otro día encontramos un fan del Dallas Cowboys que era justo como el personaje de Jimmy. ¿Se divirtió siendo de la nación Red Sox -Oh sí, fue fantástico, y rodamos de una forma interesante. Era realmente como si sólo estuviéramos Jimmy y yo y un cámara filmando en los asientos del estadio, porque queríamos pasar desapercibidos. Cuando corrimos en el Fenway, era el final de un partido real ante más de 37.000 personas y jugadores reales. Fue increíble. ¿Le ha traumatizado cumplir 30? ¿Por qué? Es el mejor momento de mi vida, ¿cómo podría ser traumático? Nunca he sido tan feliz. -Algunos cuando cambian de década... -Yo siento lo contrario, cuantos más años tengo mejor me siento y cualquier arruga o gravedad no es comparable con la sabiduría que hay dentro de mi cabeza y corazón. Y si mis pechos se caen al suelo no será delante de una cámara, porque a mí me gusta también producir y dirigir, así que no me preocupo por cuestiones físicas. Estoy en la portada de Vogue por primera vez en mi vida y he tenido que esperar a los 30 para conseguirlo. Lo considero un logro y pienso que ha valido la pena esperar y apreciarlo más ahora. ¿Suele atender llamadas de trabajo en su tiempo libre? -No soy la mejor persona del mundo para devolver llamadas, pero cuando se trata de trabajar en serio soy la primera que responde, y soy ávida y agresiva, porque no me gusta sentarme y esperar a que me llamen. También intento conservar mis amistades lo mejor que puedo, aunque soy algo inconstante y suelo vivir en mi propio mundo. ¿Deja el móvil encendido? -No sé dónde lo tengo ahora, creo que lo he perdido. Pero cuando trabajo sí soy responsable con eso.