Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 9 2005 Espectáculos 61 LOS PROTAGONISTAS El mercader de Venecia Shylock se estrena en la pantalla Italia Reino Unido, 138 minutos Director: Michael Radford Intérpretes: Al Pacino, Jeremy Irons, Joseph Fiennes, Lynn Collins ANTONIO WEINRICHTER diferencia de la obra de otros titanes literarios, de más difícil aclimatación, el texto shakespeariano se revela infinitamente elástico, al ser capaz de sobrevivir a todo tipo de versiones, perversiones y actualizaciones. Pero dentro del canon cinematográfico (pues de adaptaciones al cine hablamos) El mercader de Venecia ocupa un lugar especial al tratarse de una obra prácticamente inédita en la pantalla, por lo que queda excluida la posibilidad de ensayar variaciones sobre versiones anteriores. La razón del tabú establecido sobre una obra por lo demás tan fotogénica como ésta hay que buscarla en uno de sus personajes, de quien se explicita su condición de usurero y de judío. Shylock no es una mera caricatura étnica, ni mucho menos, porque Shakespeare le convierte en uno El Shylock de de los protagoAl Pacino, nistas, le da uno de sus famosos cansado, no necesariamen- monólogos (el que contiene la te simpático y célebre frase Si progresivanos pinchan, mente despo- ¿acaso no sangrajado de todo, mos? y le da también sus raes una gran zones, lo que le creación humaniza pese a su insistencia en cobrarse la deuda que tiene con él el cristiano Antonio con una libra de su carne El Shylock de Al Pacino, cansado, no necesariamente simpático y progresivamente despojado de todo, incluso de la justicia que solicita del tribunal, es una gran creación, creemos, y estaríamos seguros si no hubiéramos tenido la desdicha de ver una versión doblada con la voz padrinera del actor. Del resto del reparto cabe destacar a Jeremy Irons, cuya tristeza congénita se aviene bien con el deseo frustrado de su personaje por el de Joseph Fiennes, que a su vez desea (o quizá sólo quiere dar un braguetazo) a la bella Porcia de Lynn Collins. La parte de comedia que representan estos personajes jóvenes no encaja del todo con la gravedad de Shylock y Antonio, pero quizá no sea culpa del director, Michael Radford, sino del zapping genérico del original. Radford se limita a hacer una adaptación respetuosa, sin las audacias de Branagh o McKellen, y a sacar el mejor partido de los decorados naturales de Venecia, lo que no es poco. Shylock Un sobresaliente Al Pacino da vida a Shylock, mercader judío que fía dinero a Antonio a cambio de una libra de su carne en concepto de intereses. Humillado- -como el resto de los judíos de la ciudad de Venecia- -y atormentado por la huida de su única hija con un cristiano, desatará su ira contra Antonio y buscará una venganza sangrienta. Será su particular manera de desafiar la opresión a la que se ve sometido su gueto. A Porcia Joven heredera de una gran fortuna, Porcia (Lynn Collins) recibe en su palacio de Belmont las visitas de amantes venidos de lejanas partes del mundo que pretenden convertirla en su esposa. Mujer bella e ingeniosa, se las arreglará para satisfacer los deseos de su amado, Bassanio (Joseph Fiennes) y salvar la vida del amigo de éste, Antonio. Por esta interpretación, Collins estuvo nominada como mejor actriz secundaria en los Golden Satellite Awards. Antonio Antonio (Jeremy Irons) es un hombre respetado en la ciudad de Venecia por sus múltiples contactos comerciales a lo largo y ancho de los océanos. Accede a prestar dinero a su protegido, Bassanio, para que éste vaya en busca de su amada, Porcia, y la conquiste, a pesar de que para ello se ve obligado a empeñar su fortuna. Irons lo definió como un personaje antisemita, orgulloso y razonable Al Pacino da vida al comerciante judío en El mercader de Venecia ABC