Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad VIERNES 23 9 2005 ABC Ciencia CIEN AÑOS DEL NACIMIENTO DE SEVERO OCHOA Infatigable, terriblemente curioso y obsesionado por la Ciencia de calidad. Así era Severo Ochoa y su espíritu aún perdura en el Centro de Biología Molecular, su legado español La Ciencia, según Severo Ochoa TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Severo Ochoa dio los pasos indispensables para desentrañar los mensajes ocultos del código genético humano. Proporcionó la llave que ha abierto la puerta a las modernas técnicas de ingeniería genética y clonación. Estuvo durante 50 años a la cabeza de las investigaciones punteras en biolo- Su infancia gía molecular y bioquímica y fue Premio Nobel de Medicina. Pero Ochoa también es el científico que enseñó a un país a valorar la ciencia como parte de su bienestar y desarrollo. La totalidad de su carrera científica se desarrolló fuera de España. Ese exilio científico no impidió que tuviera un decisivo papel en la ciencia española. Ejerció una influencia directa sobre los discípulos españoles que formó en su laboratorio de la Universidad de Nueva York y en la creación del Centro de Biología Molecular en Madrid, un empeño personal para que nunca más se dijera que no había investigación en España Hoy, treinta años después de su inauguración, el CBM, el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa es una institución de excelencia científica con proyección internacional. Los ojos de Ochoa se abren a la El ilustre Nobel disfrutó pocos Ciencia en el Instituto de Bachillerato de Málaga (en años del centro con el que pudo la imagen con sus compañeros) donde estudió cumplir uno de sus sueños, aunque supo dejar su impronta. Cuando se cumplen cien años de su nacimiento y el CBM afronta su primera gran reforma, ABC recuerda a Ochoa a través de la mirada de sus discípulos y colaboradores del Centro de Biología Molecular. Despertó conciencias El nombre de Margarita Salas estará ligado de por vida a Severo Ochoa. Salas y su marido, el investigador Eladio Viñuela, pertenecieron a ese grupo de elegidos a los que el Nobel abrió su laboratorio de la Universidad de Nueva York. Fue una experiencia fascinante recuerda. En aquellos años tan difíciles para la ciencia en España, y más para una mujer dedicada a la investigación, Ochoa trató a Margarita Salas como un científico, no como una mujer dedicada a la ciencia. Nada más llegar al laboratorio, les puso a trabajar en grupos de investigación diferentes. Decía que era para que aprendiéramos inglés, pero lógicamente su intención era que desarrolláramos nuestro trabajo de forma independiente Era riguroso, exigente hasta la extenuación y siempre lu- Vida social El Nobel de Ciencias con el Nobel literario, Camilo José Cela y su mujer Marina Castaño durante una recepción en el palacio de El Pardo Formación Ochoa en su laboratorio de New Jersey con algunos investigadores españoles que se formaron con él en Estados Unidos El Nobel de Medicina, en su madurez