Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 23 9 2005 ABC TURQUÍA DOBLEGA A LA UNIÓN EUROPEA FRANCISCO DE ANDRÉS Europa cede ante Irán y de momento descarta denunciar su programa nuclear La oposición de China y Rusia logra bajar el tono de la propuesta de la UE indicar que este tipo de incumplimientos del Tratado de No Proliferación de armas atómicas es competencia del Consejo de Seguridad ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Irán volvió ayer a ganar una partida en el duro juego que mantiene con la Unión Europea respecto a su polémico programa nuclear. Apenas tres días después de que Alemania, Francia y Reino Unido presentaran una propuesta para que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) remitiera el programa nuclear iraní al Consejo de Seguridad de la ONU, los europeos tuvieron que dar marcha atrás y poner sobre la mesa una propuesta mucho más suave. La bajada en el tono del texto, que ha de ser aprobado por los 35 miembros de la Junta de Gobernadores de la AIEA reunidos en Viena, se debió a la férrea oposición de China y Rusia y otros países. La nueva propuesta europea, respaldada por Estados Unidos, insiste en recordar que Irán tuvo un programa atómico secreto durante años y que aún hoy quedan aspectos poco claros sobre hasta dónde ha llegado, y pretende llegar, con sus experimentos nucleares. b El borrador se limita a l pasado mes de julio, Turquía firmó el llamado Protocolo de Ankara por el que extendía su unión aduanera con los diez nuevos Estados de la Unión Europea. Pero en una declaración adjunta señaló que seguiría sin reconocer a la república de Chipre, lo que significa que ni los barcos ni los aviones chipriotas podrán llegar a los puertos y aeropuertos turcos. El escándalo mayúsculo que produjo esta decisión del Gobierno islamista de Ankara en las capitales comunitarias fue lógico. Bruselas debe abrir el próximo 3 de octubre las negociaciones formales de adhesión de Turquía a la Unión, y no parece coherente hacerlo cuando el que llama a la puerta se niega a reconocer la existencia de uno de los que ya son miembros del club. Tres semanas de febriles negociaciones entre bastidores en Bruselas y una pirotecnia de amenazas procedentes sobre todo del Gobierno de París (la opinión pública francesa es la más reacia a la entrada de Turquía en la UE después de la alemana) han producido una solución de compromiso, consensuado entre la Presidencia de turno británica y las autoridades francesas. En resumen, los gobiernos de la Unión Europea aceptan la apertura de negociaciones de adhesión con Turquía en octubre, pero advierten al Gobierno de Ankara de que no habrá ingreso efectivo hasta que no reconozca a Chipre, y le instan a hacerlo lo antes posible La cólera comprensible de los chipriotas es sólo similar al profundo sonrojo que ha producido observar cómo la montaña europea ha parido un ratón. La rapidez con que algunas potencias europeas se doblegan ante el poderío demográfico turco- -un suculento mercado de 67 millones de habitantes, que superará en números al alemán en 2020- -parece dar la razón a quienes dan por hecha la entrada de Turquía en la Unión, pese a su incumplimiento de las condiciones en materia de democracia y derechos humanos. Es razonable pensar que si Ankara es capaz de imponer su chantaje a la UE estando fuera del club ¿qué no será capaz de hacer cuando sea miembro de pleno derecho? El problema de fondo de lo que está en juego no es la chulería turca. Si el 3 de octubre se abre la negociación, la Europa de los mercaderes habrá dado otro paso de gigante. E Ahmadineyad presencia ayer en Teherán el paso de un misil en un desfile militar vez a Irán a que facilite los trabajos de los inspectores internacionales y le urge a que abandone sus planes para enriquecer uranio. Aunque esto no está prohibido por el TNP, mientras sea controlado por la AIEA, el pasado año Irán accedió a una suspensión como muestra de buena voluntad. El pasado agosto, con supervisión de la AIEA, retomó estos experimentos, para lo que esgrimió su derecho a disponer de energía atómica y rechazó el paquete de compensaciones ofrecido por la UE. La intención de los europeos es ahora lograr que su nueva propuesta sea aprobada por consenso y dejar la puerta abierta a una futura denuncia. Para vencer las reticencias, la Unión Europea ha insistido en que llevar el caso al Consejo de Seguridad no implica aprobar sanciones contra Irán ni romper la vía diplomática. EPA Sin embargo, Rusia- -que quiere construir una central nuclear en Irán- -ya dejó claro que incluso este segundo texto es inaceptable y que Irán no está incumpliendo sus obligaciones. La referencia al incumplimiento en la propuesta europea es una carga de profundidad ya que, según el reglamento de la AIEA, un país infractor del TNP ha de ser presentado ante el Consejo de Seguridad. Apoyo de dos tercios De no lograr un acuerdo sobre el segundo texto, los europeos estarían dispuestos a someter a votación hoy su proyecto original y tratar de sacarlo adelante con el apoyo de los dos tercios de países que se calcula apoyarían esa moción. Otra opción que se baraja es dejar en el aire la votación hasta que la UE logre más apoyos a su postura. Competencia del Consejo Sin embargo, el borrador se limita a indicar que este tipo de incumplimientos del Tratado de No Proliferación de armas atómicas (TNP) es competencia del Consejo de Seguridad sin plantear remitir el caso a este órgano. Además, el documento insta por enésima Ankara agradece a Bruselas la apertura de negociaciones, pero insiste en no reconocer a Chipre ABC ANKARA. Las autoridades turcas expresaron ayer su satisfacción por la decisión de la Unión Europea de no obstaculizar la apertura de negociaciones de adhesión el próximo 3 de octubre a causa del contencioso de Chipre. No obstante, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Abdulah Gul, advirtió que la declaración de la Unión Europea sobre la necesidad de que su país reconozca a Chipre antes de que concluyan las negociaciones podría dañar los esfuerzos de la ONU para poner fin al conflicto que divide la isla. El portavoz del Ministerio de Exteriores, Namik Tan, calificó por su parte de gran injusticia que en el texto haya sido obviada la existencia, el estatus, los derechos y las expectativas de los turco- chipriotas. La declaración está politizada en favor de una sola de las partes y ni siquiera menciona los 40 años de tradicional espíritu de cooperación entre Turquía y la UE explicó Tan a través de un comunicado. A este respecto, el Ministerio reiteró que Turquía cumplirá con sus deberes de acuerdo con el Pacto de Ankara y el protocolo adicional (aduanero) sin hacer distinciones entre los países miembros y recordó que existen mecanismos para negociar los problemas que puedan emerger. Después de tres semanas de arduas negociaciones, la UE aprobó el miércoles una declaración de respuesta a la negativa de Ankara a reconocer a Chipre, dividida en dos desde que en 1974 el Ejército turco invadiera el tercio norte de la isla. El texto señala que Turquía deberá reconocer formalmente a Chipre en algún momento del proceso de adhesión, que arrancará el próximo 3 de octubre y puede durar varios años. También subraya que la UE revisará en 2006 esta cuestión y el cumplimiento pleno y no discriminatorio del protocolo adicional que amplía el acuerdo aduanero entre Turquía y la UE a los diez nuevos socios de la Unión, entre ellos Chipre. Al fracasar el plan de reunificación auspiciado por la ONU, sólo la parte griego- chipriota de Chipre, es decir, el único país reconocido internacionalmente desde 1974, se adhirió a la UE durante la ampliación en 2004.