Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 9 2005 Nacional 21 El intento del teniente de Roquetas de ocultar pruebas desvelado por Alonso no figura en el proceso judicial El ministro del Interior dijo que quiso hacer desaparecer el vídeo de la paliza b La juez del caso y la Audiencia de Almería no reflejan en sus autos el riesgo de desaparición de pruebas, y ése ha sido el argumento del fiscal jefe para pedir la prisión CRUZ MORCILLO MADRID. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, acusó al responsable del cuartel de Roquetas- -durante su comparecencia en el Congreso el día 11 de agosto- -de intentar ocultar pruebas y obstaculizar las pesquisas. Para ello, leyó varias partes de la investigación interna abierta por la Dirección General de la Guardia Civil, que no están en poder del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Roquetas, según confirmaron a ABC fuentes jurídicas. Alonso señaló que el teniente José Manuel R. trató de que no se conociera el vídeo en el que el oficial golpea a Juan Martínez Galdeano durante dos minutos en piernas, brazos y tronco Según manifestó el ministro, el teniente dijo al comandante y al alférez de la unidad de Policía Judicial de la Comandancia de Almería encargados de las indagaciones reservadas que, de haber sabido el día anterior de la existencia de estas imágenes, las mismas no las hubiéramos visto hoy Pese a la gravedad de la aseveración, en las diligencias judiciales no aparecen ni ese ni otros extremos revelados por Alonso, tales como que el oficial no informara a sus superiores de los medios empleados para reducir a Galdeano. Una pareja de Jaén cobraba entre 10 y 50 euros por prostituir a sus seis hijos menores b Los padres, que también mantenían relaciones con lasvíctimas, denunciaron hace unos años a cuatro vecinos del pueblo por abusar sexualmente de los niños ABC JAÉN. La Guardia Civil ha puesto fin a una sórdida historia familiar en Baños de la Encina (Jaén) donde una pareja prostituía a sus seis hijos, de entre 8 y 16 años, a cambio de cantidades que estaban entre los 10 y los 50 euros por cada servicio, según informó el Instituto Armado. Los agentes han detenido a siete personas- -los padres de los niños y cinco clientes- -que ya han ingresado en prisión. Antonio D. M. de 59 años, y J. M. M. de 38 años, eran los proxenetas de sus propios hijos y habían ofrecido los servicios sexuales a vecinos de esa localidad. Los otros cinco arrestados tienen entre 50 y 83 años, y cuatro son vecinos de Baños de la Encina, Tanto los niños como los padres coincidieron en señalarlos como los clientes La titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de La Carolina fue la encargada de ordenar prisión preventiva para los siete detenidos, como presuntos autores de los delitos de abusos sexuales, prostitución y corrupción de menores. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, durante su comparecencia tizar la práctica de las pruebas restantes según consta en el acta de comparecencia de 8 de agosto en el Juzgado. La juez Estefanía López, en cambio, no creyó necesarias esas cautelas y desestimó la petición de prisión porque no existía riesgo de fuga ni de reiteración delictiva, y señalaba que a la vis- IGNACIO GIL ta de sus declaraciones policiales y judiciales, así como de su actuar y del hecho de que están apartados temporalmente de su cargo, no se infiere la existencia de riesgo de que vayan a alterar, destruir u ocultar medios de prueba -en referencia al responsable del puesto y a otro agente- Los menores lo contaron Los padres de los menores eran muy conocidos en el municipio, sobre todo después de que hace varios años denunciaran a cuatro vecinos por abusar sexualmente de sus hijos. La investigación se inició el pasado mes de agosto a raíz de que los Servicios Sociales de Jaén pusieran en conocimiento de la Guardia Civil la posibilidad de que seis menores- -tres niñas y tres niños- todos ellos hermanos, estuvieran sufriendo abusos sexuales por parte de sus progenitores y de varios vecinos del municipio donde residían. El dispositivo puesto en marcha sirvió para comprobar que los padres, además de mantener relaciones con sus propios hijos, buscaban y facilitaban contactos sexuales con otras personas a cambio de prestaciones económicas con tarifa prefijada. Se da la circunstancia de que los Servicios Sociales municipales y provinciales llevaban un seguimiento de la familia de los menores por no considerarla idónea. Incluso, cuatro de los seis menores se encontraban bajo la tutela de la Junta de Andalucía, y fueron los que dieron a conocer la situación que vivían con sus padres. Opinión antes de comparecer En su declaración judicial el teniente sí admitió que había empleado una defensa extensible y otra eléctrica de forma no simultánea y en el atestado de la propia Guardia Civil figura que el comandante instructor recogió las cintas de las cámaras de seguridad el mismo día de los hechos, después de que el teniente le comunicara que existían esas pruebas. Antes de su comparecencia en el Congreso, Alonso ya había declarado que había habido resistencias a la investigación en el cuartel de Roquetas, unas manifestaciones que provocaron un gran malestar en la Guardia Civil. En la Comisión de Interior, el ministro volvió a incidir en que se relevó al teniente a fin de que no entorpeciera la investigación de los hechos, sin que en ningún momento suponga ninguna vulneración del principio de presunción de inocencia Casi en parecidos términos se pronunció el fiscal jefe de Almería, Juan Manuel de Oña, ante la juez para justificar la petición de prisión provisional para el teniente, encaminada a garan- El fiscal jefe de Almería suscribe el auto de libertad El fiscal jefe de la Audiencia de Almería, Juan Manuel de Oña, dijo ayer que el auto dictado por la Audiencia, que ratificó la libertad de dos agentes imputados por la muerte de Juan Martínez Galdeano, es formal y jurídicamente correcto con razonamientos perfectamente ajustados a derecho informa Efe. De Oña recordó que con la decisión de la Audiencia ya se agota la vía de los recursos y confesó que esa resolución era una de las posibilidades que existían El fiscal afirmó que el ministerio público tiene que asumir que hay veces en que le dan la razón, y en otras ocasiones no y matizó: Nosotros no defendemos intereses particulares sino los intereses legales Ni la juez ni la Audiencia El auto de libertad fue recurrido por el fiscal jefe de Almería y por la acusación particular. De Oña volvió a incidir en su recurso de apelación en el riesgo de que se evitaran, ocultaran, alteraran o destruyeran pruebas y de que el teniente tratara de influir en el resto de imputados, como lo acreditaría la existencia de unas declaraciones homogéneas de todos ellos en las diligencias previas Tampoco la Audiencia de Almería considera que penda esa amenaza sobre el proceso, y señala que el oficial está suspendido en funciones, por lo que difícilmente puede influir en el mismo. Con ese y otros argumentos, confirma el auto de la juez de Roquetas. Según el letrado de los guardias civiles, Gustavo Arduán, a Alonso no le salían las cuentas en el Juzgado y por eso tuvo que echar mano de la investigación interna, sobre la que habría mucho que hablar. El ministro perseguía fines totalmente distintos a averiguar la verdad; de ahí que no tuviera reparos en hablar en clave de funcionamiento de la Guardia Civil, incluso con desprecio del sistema judicial