Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 23 9 2005 ABC Nacional Montilla obliga a Maragall a desdecirse de sus concesiones a CiU para pactar el Estatuto El presidente niega haber aceptado el modelo de concierto tras el enfado del PSC b Los nacionalistas recelan de la Las posiciones de los partidos PSC. Defiende un Estatuto estrictamente constitucional, lo que veta el concierto económico o la remisión a los derechos históricos como fórmula de blindaje de las competencias en financiación. CiU. Su máxima aspiración es una financiación blindada que reconozca la titularidad autonómica de todos los impuestos y la independencia de la agencia tributaria catalana. ERC. Secunda el modelo pactado por el tripartito que permite obtener unos resultados similares al concierto, pero mantiene la titularidad de los impuestos en el Estado y establece que la agencia tributaria catalana será coordinada o consorciada con la estatal. PP. Mantiene su enmienda a la totalidad del Estatuto por considerar inconstitucionales el modelo de financiación, el blindaje de las competencias y la definición de Cataluña como nación. ICV. Defiende el modelo de financiación del tripartito y, como ERC, ha planteado fórmulas intermedias para facilitar un acercamiento a CiU régimen de excepción En plena guerra de nervios en la que parece haberse convertido el último tramo de la negociación estatutaria, negó cualquier pacto con CiU, aunque insistió en su plena confianza en un acuerdo final. El presidente de la Generalitat afirmó, en declaraciones a RNE, que tengo la impresión de que CiU ha asumido la importancia del momento pero rechazó que haya un entendimiento. Hablar se habla de todo, por descontado apuntó, pero lo que no hay son oferta del líder socialista, conscientes de que carece del apoyo de su partido. Presenta más dudas que garantías afirman I. ANGUERA M. J. CAÑIZARES BARCELONA. La prisa es mala consejera y, azuzado por la cuenta atrás en el proceso de reforma del Estatuto, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ha hecho una oferta a CiU que desde el PSC se considera intolerable. El toque de atención de su propio partido obligó al dirigente socialista a advertir ayer de que no hay ningún acuerdo cerrado sobre el modelo de financiación ni la eventual convocatoria de elecciones anticipadas si se aprueba el Estatuto. Lo hizo después de que algunos medios dieran por hecho un pacto que, según fuentes de CiU, incluiría en la práctica elementos como los del concierto vasco en el nuevo Estatuto catalán. Este extremo provocó un fuerte malestar en las filas socialistas, desde donde respondieron volviendo a poner sobre la mesa de negociaciones la redacción de una ley electoral catalana proporcional que Convergència lleva esquivando 23 años. De hecho, se trata de una reacción que parece haberse convertido en tónica de las negociaciones estatutarias. Cuando Mas y Maragall escenifican un acercamiento en materia de financiación, el PSC recupera esta reivindicación y endurece sus posiciones en la mesa de negociaciones del Parlamento autonómico. Y es que, mientras el presidente de la Generalitat es consciente de que un fracaso del Estatuto se convertiría en su tumba política y de que un éxito prácticamente le aseguraría la reelección, el PSC parece actuar con la vista puesta en La Moncloa y en las consecuencias que un acuerdo inconstitucional tendría para el Gobierno de Zapatero. Por eso, el ministro y primer secretario del PSC, José Montilla, se ha comprometido con el presidente a frenar cualquier atisbo de vulneración de la Carta Magna. acuerdos en este aspecto Una negativa que incluye tanto los supuestos pactos en financiación como el calendario electoral. En este sentido, subrayó que el Estatuto y las elecciones anticipadas no son dos cosas que estén necesariamente relacionadas y situó el referéndum del Estatuto en la primavera del año que viene antes de que se agote la legislatura catalana. CiU sigue sin moverse Pese al optimismo expresado por el presidente catalán, fuentes de su equipo reconocieron que CiU sigue sin moverse del concierto económico e insistieron en que el presidente catalán de ninguna manera aceptará un acuerdo que transgreda la Constitución. Las mismas fuentes confirmaron contactos fluidos entre ambos líderes, así como la buena disposición de Pasqual Maragall para llevar a cabo todas las reuniones que hagan falta hasta el último momento a fin de llegar a un acuerdo, pero siempre con la legalidad por delante En este contexto, restaron importancia a las filtraciones sobre la última conversación telefónica entre Maragall y Mas y el efecto que ésta puede haber tenido en ámbitos del PSC, menos optimista respecto al Estatuto que su presidente. Nadie puede pensar en el PSC que el president pueda llegar a un acuerdo inconstitucional señalaron con contundencia esas fuentes. Lo cierto es que la primera reacción de los socialistas catalanes a las noticias sobre un acuerdo inminente fue poner sobre la mesa de negociaciones la reivindicación de una ley electoral catalana más proporcional. Se trata de una vieja aspiración socialista- -han visto cómo CiU ganaba en número de escaños en las dos últimas elecciones autonómicas pese a obtener menos vo- tos- -de la que CiU no quiere ni oír hablar. El portavoz del PSC, Miquel Iceta, defendió esta reivindicación argumentando que el PSC también tiene derecho a mantenerse firme en sus postulados, después de que CiU insistiera en mantener un modelo de financiación que plantea la titularidad autonómica de todos los impuestos, punto inasumible para el PSC porque en la práctica Sin consenso sobre derechos históricos y educación laica I. A. M. J. C. En la reunión de la ponencia parlamentaria celebrada ayer se hizo evidente que CiU y PSC mantienen las distancias en materia de financiación, mientras ERC e ICV planteaban propuestas para acercar posturas. ERC propone dejar claro en el Estatuto que la Generalitat tiene capacidad normativa y responsabilidad fiscal No habrá régimen de excepción Consciente de esta tensión, el propio Maragall se apresuró a saltar a la palestra para señalar que el sistema de financiación que adopte Cataluña probablemente tenga que estar de acuerdo con una fórmula general que todo el mundo acepte para todas las comunidades autónomas y no puede ser un sobre todos y cada uno de los impuestos estatales soportados en Cataluña, y también sobre la participación en sus rendimientos, en el marco de los principios de la Hacienda general y de las normas fiscales establecidas por la UE Tras cerrar definitivamente los capítulos de instituciones y poder judicial, PSC, CiU, ERC e ICV- EUiA llegaron a un acuerdo para la definición de las competencias exclusivas recuperando el término excluyente que fue avalado por el Consejo Consultivo y que, en un principio, rechazaban rotundamente los socialistas. El texto plasma definitivamente el concepto de que Cataluña es una nación, lo que sólo cuenta con la oposición del PP catalán, pese a haber sido duramente criticado por los ministros del Gobierno Bono y Alonso. La ponencia se volverá a reunir el lunes. Además de la financiación, quedan pendientes de cerrar la cuestión de los derechos históricos, que defienden CiU y ERC; la referencia a una educación laica, a la que se oponen CiU y PP, y el régimen local.