Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 9 2005 Deportes 99 CICLISMO CAMPEONATOS DEL MUNDO Plata para el adiós de Somarriba La vizcaína no ganó por sólo cinco segundos y se subió ayer por última vez a una bici de contrarreloj; Dori Ruano, vigésima, también se retira JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Por la estación de Lago, línea 10 del metro, antiguo suburbano, se escuchó un lamento tímido, ahogado por el panel de tiempos. Un Ay, ay, ay salió de la garganta de Joane Somarriba, sudorosa, impávida, casi muda por el esfuerzo durante 22 kilómetros por la Casa de Campo, cuando le comentaron a la carrera que Karin Thurig aterrizaba propulsada en la meta. Ya estaba por allí el ex ciclista Ramontxu González Arrieta, su marido, entrenador y el que lleva la casa El quejido condensó una trayectoria de veinticinco años. Una vida para la bici. La Induráin femenina se va con una medalla de plata. Quiere ser madre. Más trabajo para Ramontxu. Hay ciclistas que agradecen conversaciones sin ciclismo. Ciclistas que mezclan su profesión en cualquier charla. Y hay ciclistas patológicos, que viven y respiran para la bici. Joane Somarriba pertenece a esta categoría. El pasado lunes, apenas divisó las torres Kio en su llegada a Madrid, no esperó a razones. En vez de girar a la izquierda, hacia el hotel de la selección- -un enjambre de zanjas, autopistas y tráfico- -torció a la derecha, hacia la Casa de Campo. Quería entrenarse, memorizar el circuito, empaparse del escenario que invocaba su conquista. El podio, desafío para Rubén Plaza e Iván Gutiérrez en la contrarreloj J. C. C. MADRID. Iván Gutiérrez fue un proyecto de campeón que crió Manolo Saiz y recogió en su factoría Eusebio Unzué. Un enorme rodador de planta con un defecto, los nervios. Después de dos títulos nacionales españoles, Iván dice haber aprendido a calmarse, a serenar sus neuronas, después de una conversación con José Miguel Echávarri el pasado 27 de agosto en Granada. Estaba como una moto. Como estoy siempre en una contrarreloj Echávarri vio una fuerza bruta de la naturaleza con el punto de mira equivocado. Le sentó en el diván, le explicó el sentido del deporte y la vida, lo innecesario del sufrimiento, mientras el corredor escuchaba sin hablar apenas. Iván Gutiérrez, que estaba frustrado porque falló en el prólogo, salió transformado de esa confesión. Eso dice. Me hizo mucho bien El corredor del Baleares confesó un día que no seré feliz hasta ganar el oro del Mundial contrarreloj Y para recordar esa promesa se mortifica de vez en cuando con un cuadro que luce en casa de su madre: él primero y Rogers segundo, en el Mundial sub 23 de Verona. Luego Rogers ha ganado dos Mundiales como profesional. Y ninguno Iván. Pero está tranquilo. Rubén Plaza voló en Alcalá de Henares a 56 kilómetros por hora en la contrarreloj más rápida de la historia. Hoy aspira a beneficiarse de ese rebufo mientras su forma decae después de la Vuelta. Después de la Vuelta he llegado cansado física y mentalmente, pero espero que estos días me hayan servido para recuperar la chispa. Si es así, espero luchar por el podio El australiano Michael Rogers, el alemán Rich, el suizo Cancellara, el americano Julich e incluso el holandés Thomas Dekker figuran en tribuna de preferencia para los pronósticos. Somarriba sonríe al mostrar su medalla A sus 36 años, la salmantina también se calzó por última vez el casco de contrarreloj. Dice adiós otra dama del deporte, otros veinticinco años con la bici a cuestas, un rosario de campeonatos de España en pista, y una medalla de bronce en el Mundial de Lisboa. Dori acabó vigésima, muy lejos del podio que completó en su tercera posición Kristin Armstrong, que nada tiene que ver con el heptacampeón del Tour ni con su ex mujer (se llama Kristin Thomas) Parece que no avanzaba, tenía poca sensación de velocidad. Fue más duro de lo que pensaba comentó la salmantina, a quien siguió desde el coche el director general del CSD, Rafael Blanco. REUTERS Resultados Contrarreloj femenina 1, Karin Thurig (Sui. 28: 51; 2, J. Somarriba, 28: 56; 3, Kristin Armstrong (EE. UU. 29: 30; 4, Judith Arndt (Ale. 29: 47; 5, Amber Neben (EE. UU. 29: 48; 6, Zoulfia Zabirova (Kaz. 29: 52; 7, Mirjam Melchers (Hol. 29: 53; 8, Christine Tourboun (EE. UU) 30: 04; 20, Dori Ruano, 31: 22 Contrarreloj sub 23 masculina 1, Ignatiev (Rus. 47: 24; 2, Grabovsky (Ucr. 47: 58; 3, Latham (Nzl) 48: 01; 4, Mortensen (Din. 48: 14; 5, Spilak (Slo. 48: 36; 6, Jamieson (Aus. 48: 50; 7, Kunitski (Blr. 49: 02; 12, Eladio Sánchez, 49: 13; 43, Ruiz Cubillo, 51: 59. Éxitos y fracasos Somos de la vieja escuela. Joane tiene una capacidad de entrenamiento increíble. Y a veces hay que pararla explica su marido. Somarriba es un corazón con piernas, un torrente de emociones que ríe, llora o gime por el ciclismo. Llantos sonoros, pero contados. La caída en el Mundial contrarreloj de Lisboa, el desplome físico en los Juegos de Atenas, su periplo en silla de ruedas en 1991 por una hernia discal mal operada... Y éxitos sonados, a paladas. Tres Tour de Francia (2000, 2001 y 2003) dos Giros (1999, 2000) y tres medallas en el Mundial (oro en la crono 2003, bronce en ruta 2002 y ayer, plata) Como a todos los campeones, a Somarriba le costó este invierno descubrir una motivación. Y la halló en una mala noticia. A su madre, Regina, le diagnosticaron un cáncer de mama del que se está recuperando. Y por ahí conectó la vizcaína con el Mundial. Sesiones de tras- moto y tras- coche con la Scooter familiar por su villa, Guernica, donde el árbol, y nada de concentraciones en la altitud de Navacerrada, donde otros años ha preparado los Mundiales que concentraban dureza en su trazado (Hamilton, Lisboa... La vizcaína cruzó la meta, aspiró el aire de la Casa de Campo y lanzó un ay, ay, ay risueño mientras le narraban al oído el tiempo de la Thurig. Así dijo adiós a veinticinco años de ciclismo, a la beca que este año le ha retirado el CSD porque no va a llegar a los Juegos de Pekín, y a su compañera Dori Ruano. Karin Thurig, la dama de hierro, conquista el oro El oro mundialista de la contrarreloj fue para una mujer de hierro. Karin Thurig, suiza de 33 años, 183 centímetros, 64 kilos y melena rubia, vive para los desafíos extremos. Cada año sólo prepara, piensa y respira para el Mundial contrarreloj. Ninguna otra competición le interesa. Ni el Tour, ni el Giro ni nada. Es una especie de Michael Rich o Uwe Peschel, los alemanes que sólo aparecen en la cita mundialista para cazar medallas. A Thurig le gusta esto (ya fue campeona del mundo el año pasado en Bardolino) pero más le seduce exigir sobreesfuerzos a su cuerpo. Como el pasado julio, cuando se apuntó al IronMan de Zúrich, una heroicidad combinada: 180 kilómetros en bici, 42 a pie y 3,8 a nado. Thurig ganó con una pierna entre las chicas en nueve horas, diez minutos y cuarenta y cuatro segundos. Y sólo la derrotaron trece hombres. El IronMan me deja en coma cinco días dijo ayer sonriendo con su oro colgado del cuello esta bestia de la naturaleza, que fue jugadora de voleibol, dos veces campeona del mundo de duatlón (bici y atletismo) practica la hípica y es profesora de speeding Verbruggen preside el congreso Mientras los ciclistas ya pedalean por la Casa de Campo, los mandatarios siguen en lucha por los tribunales. El juez suizo del cantón de Vavain dio la razón a Hein Verbruggen en la demanda que había presentado contra él la Federación Española. El juez permitirá a Verbruggen conducir mañana el Congreso de la Unión Ciclista Internacional, del que debe salir el presidente de este organismo. Argumenta que a dos días de su celebración, no hay motivo para cambiar las directrices. Verbruggen presidirá y habrá cuatro candidatos: él mismo, el bilbaíno Gregorio Moreno, el malayo Darshan Sinhg y el irlandés Pat McQuaid, al que apoya el actual presidente.