Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad JUEVES 22 9 2005 ABC Londres avala que se recomiende a embarazadas de siete meses irse a abortar a España b El Servicio Británico de Reco- mendaciones sobre el Embarazo informa a las mujeres de las normas que regulan la interrupción del embarazo en otros países ABC LONDRES. El Reino Unido carda la lana en la cuestión de los abortos, contrariamente a lo que la gran mayoría piensa. El viaje a la capital londinense para interrumpir los embarazos se ha convertido en un intercambio en el que a mujeres de aquel país se les aconseja desde el Servicio Británico de Recomendaciones sobre el Embarazo venir a España a poner fin a la gestación. Todo ello fue descubierto, con escándalo de por medio, hace casi un año, por el periódico Sunday Telegraph Ayer, el Gobierno británico declaró que este servicio inglés actuó de forma legal al permitir enviar a una mujer a abortar a nuestro país, informa Ep. La embarazada estaba en el séptimo mes de gestación (26 semanas) por lo que había sobrepasado los límites legales del país anglosajón para poder abortar. Si, como en este caso, se ha excedido el límite temporal, el Servicio Británico de Recomendaciones sobre el Embarazo, pone a disposición de las mujeres detalles sobre las normas que regulan la interrupción del embarazo en otros países. El Departamento de Sanidad no tiene razón para dudar de que el Servicio Británico de Recomendaciones sobre el Embarazo ofrece un servicio sobre aborto que es bueno, seguro y legal, y no existen, por tanto, razones por las que no deba continuar ofreciendo este servicio a mujeres afirmó la secretaria de Estado del Reino Unido de Salud Pública, Carolina Flint. En el informe sobre el caso, que realizó el Gobierno británico, se admite que el personal no informó a la persona que buscar un aborto entre las semanas 22 y 24 es algo inusual NASA Marte, un planeta mucho más activo de lo que se creía Nuevas sorpresas nos llegan desde Marte. La última serie de imágenes de la Mars Global Surveyor uno de los ingenios que orbitan el planeta rojo, sugiere que su superficie es mucho más activa de lo que se creía hasta ahora, según señala la NASA. Así lo atestiguan las grietas y surcos de reciente formación, como las que aparecen sobre estas líneas. En la foto de la izquierda, tomada en noviembre de 2003, no aparecen los surcos que pueden verse en la de la derecha, de diciembre de 2004 Las nuevas imágenes que se dieron a conocer también revelan un desplazamiento de rocas, provocado quizá por fuertes vientos o por movimientos sísmicos. Fue un comentario inoportuno e intrascendente del abogado defensor de Maeso. Amplificado por un micrófono indiscreto, se torna en una exclusiva de consecuencias imprevisibles en función de la capacidad para alterar la relación abogado- cliente. Un nuevo capítulo del juicio por el contagio masivo de la hepatitis C Está muy jodido... Es muy duro hacerse la víctima TEXTO: ABC Un espantoso trabajo Estas declaraciones ya han tenido su repecusión en asociaciones provida. Desde ProLife Alliance, su representante, Julia Millington, asegura que el Departamento de Sanidad no menciona el hecho de que los abortos en una fase tan tardía del embarazo son ilegales en España, que fue la base del escándalo original y lo que abrió la investigación en un primer momento sobre el trabajo del Servicio Británico de Recomendaciones sobre el Embarazo Millington calificó de espantoso trabajo la labor que desarrollan desde este servicio público que recibe 18 millones de euros anuales VALENCIA. Se presuponía el día más tranquilo para Juan Maeso después de seis jornadas sometido a interrogatorios más o menos incisivos por parte del fiscal y de las acusaciones particulares. Era el turno de su defensa, el de las preguntas cómodas y las respuestas ensayadas. Pero en una sesión tediosa con poco jugo informativo, a su abogado, Francisco Davó, le traicionó el micrófono. Es muy duro hacerse la víctima le cuchichea el letrado a su compañero de defensa mientras el anestesista, juzgado por el contagio de hepatitis C a 276 pacientes en cuatro hospitales valencianos entre 1988 y 1998, repasa el expediente judicial de uno de los treinta afectados a los que ayer negó haber anestesiado. El comentario, imperceptible en la sala de vistas, se escucha con más nitidez en la sala de prensa donde llega la señal visual y sonora captada por Canal 9 para ser distribuida al resto de medios. En ese momento la cámara está enfocando al letrado. De su boca, mientras se ríe tranquilamente, sale algo más: un está jodido o un estamos jodidos tan difícil de escuchar como de determinar a quién se está refiriendo. En el ojo del huracán, el letrado asegura que utilizó la primera fórmula, la de la tercera persona del singular y no la otra, la primera del plural; que el comentario que realiza con el micrófono inadvertidamente conectado no era un pronóstico agorero sobre el futuro que le depara a su cliente, para el que el fiscal pide 2.214 años de prisión por 276 delitos de lesiones por imprudencia y tres homicidios imprudentes; y que no hacía sino intercambiar impresiones con su compañero sobre un abogado de la acusación que gesticulaba visiblemente. En ningún caso me refería al doctor Maeso, que nunca ha hecho victi- Maeso niega que anestesiara a 30 de los 276 pacientes por cuyo supuesto contagio se enfrenta a la cárcel mismo se apresuró a aclarar el letrado, que antes de ver las imágenes había asegurado que el comentario se refería a la presidenta de la Asociación de Afectados de Hepatitis C, Amparo González, con la que ayer protagonizó un pequeño encontronazo verbal porque, pese a que no ha sido paciente y no es afectada, se pasea por todos los medios de comunicación y tiene el atrevimiento de increpar al doctor Maeso En un comunicado, el abogado denuncia la abierta, consciente y cansina manipulación de la Radio Televisión Pública Valenciana, medio al que acusa de tergiversar la información sobre el caso al emitir expresiones fuera de contexto Además de negar que hubiera anestesiado a 30 pacientes cuyo contagio se le imputa, Maeso explicó que su nombre aparece en historias clínicas de pacientes a los que sólo ha prescrito medicación, cuestionó los procedimientos de esterilización del material quirúrgico, se confesó enemigo de las drogas y negó que las consumiera para aguantar su intenso ritmo de trabajo.