Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional CRISIS POLÍTICA EN ALEMANIA JUEVES 22 9 2005 ABC Verdes y bávaros, ante su perestroika Con sólo 46 escaños, la CSU ha pasado a ser el grupo más pequeño del Bundestag b Las elecciones no dejarán igual a los Verdes, donde se puede abrir una renovación, o a la antes previsible Baviera, donde la CSU cae por debajo de lo asumible RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El principio del fin como asegura el Spiegel, no cuadra con la cifra de un 49 por ciento de apoyo. Pero en Baviera, con un hecho tan diferencial que su rey no hace tanto que abdicó, rigen otros parámetros y la Unión Social- Cristiana (CSU) acostumbra a gobernar con dos tercios. Ya hace días el congeso de la CSU dio a Edmund Stoiber el varapalo de reelegirlo sólo con el 93 por ciento, de ahí la leña dada al mono Este- alemán para compensar; pero caer ahora oficialmente bajo la hogareña seguridad del 50 por ciento se ha considerado derrota histórica Con sólo 46 escaños y 12 menos que antes, la CSU ha pasado a ser el grupo más pequeño del Bundestag y, al análisis de los medios, su música empieza a sonar a la de la CiU catalana y el destino de Stoiber al de Pujol. Tal vez una perestroika podría abrirse en una región inconmovible, pero en la que todas las ciudades han terminado votando al SPD y todo el campo a la CSU. Su propio peso político con la Unión Democristiana ha caído y con ello el de las críticas que se oyeron ayer de Stoiber a una Merkel, que cada vez habla más claro el jamaicano o sea, de intentar entenderse con los Verdes. Lo mejor es que se fuera para Berlín decía de Stoiber al Spiegel un dirigente anónimo de la CSU. El canciller Schröder, ayer antes del comienzo del Consejo de Ministros, en Berlín, junto a la silla vacía de Fischer que corre el riesgo de no ser nada sin él. Fischer lo hizo dependiente de él: no se fuerza la cultura política de un grupo como éste, hasta hacerlo concurrir con un eslogan tan pobre ideológicamente como Sí a Joschka para luego largarse. Pero la inconclusa relación de poder actual podría ser campo para el ecológico cultivo de una renovación del partido, como creen algunos: abrir el debate tabú de que la sostenibilidad ecológica debe cuadrar con la económica; un paso se ha dado, cuando el componente social se ha hecho depender de la solidaridad generacional: las pensiones o las deudas de hoy no pueden gravar el futuro de los jóvenes del mañana. Fischer ha sido un serio vicecanci- EPA Lo mejor es que se fuera para Berlín ha dicho de Stoiber al periódico Spiegel un dirigente anónimo de la CSU Tal vez los Verdes han aportado más a la política alemana desde que aceptaron ser un partido de poder y no sólo de oposición Joschka Fischer, el traidor Sobre la coalición Jamaica (CDUFDP- Verdes) cuya embajada agradece más la publicidad que las gracias ¡del ministro de Exteriores! Fischer sobre el consumo herbóreo, allá es donde mandarían a éste de una patada algunos verdes. Joschka Fischer acaba de dejar a su partido en la estacada, según los comentaristas, cuando éste más lo necesitaría. Y con apenas el modesto comentario de que lo llamen si hay un ministerio libre. En menos no se puede uno descalificar tanto estimaba ayer un analista local. Típico del 68 criticaba otro, ¿responsabilidad? Desaparece en cuanto el éxito deja de ser divertido escribía Michael Maier. Para el partido y los votantes Fischer es ya un traidor. El ex presidente del partido, Fritz Kuhn, quiso verlo para este diario como una nueva etapa de posibilidades confirmando que él mismo será candidato a representarlo en el Bundestag. Los análisis ven el gesto desagradecido Fischer no era nadie sin un partido de base y asambleario, ni asistió a su fundación. Hoy parece el partido el ller, un responsable ministro en Oriente Próximo y un tremendo orador, cuya falta de complejos ha desacomplejado la política exterior y a muchos alemanes. Los Verdes, una escisión rebelde del SPD, ya hicieron su primera perestroika y las paces con sus hermanos mayores, por la unión personal Schröder- Fischer. Ahora se espera que llegue la paz también con sus padres de la CDU. Tal vez los Verdes han aportado más desde que aceptaron ser un partido de poder y no sólo de oposición. Pero respecto a una iniciativa jamaicana ya ha advertido el eterno rebelde Hans Christian Ströbele que, antes de llegar allí, los Verdes desaparecerían en el triángulo de las Bermudas Dispuestos al diálogo por primera vez R. V. BERLÍN. Los Verdes salieron ayer de conversaciones con sus socios socialdemócratas (SPD) anunciando que hablarán con los democristianos (CDU) mientras el presidente del SPD, Franz Müntefering insistía en que hay una silla para un tercero referencia a los liberales (FDP) que estos han rechazado de plano. Los comentarios pesimistas insisten en que las elecciones mostrarían que lo único que une a los alemanes es la aprensión a las reformas, pero algu- nos líderes políticos se están esforzando por encontrar otros puntos y Angela Merkel lanzó históricamente ayer el guante a los Verdes y su copresidenta lo retomó. Aunque hay ayuntamientos con coaliciones de CDU y Verdes, los problemas locales y federales parecen demasiado distintos para marcar precedentes. El vicepresidente democristiano, Wolfgang Schäuble, decía ayer al Süddeutsche y al Handelsblatt que un trío de colores jamaicanos no sería un truco sino una posibili- dad real si no había salida al punto muerto. Merkel dijo ver en los herederos de la revuelta de los 70 una opción realista de coalición, por más que hasta ahora impensable, y la líder verde Claudia Roth dijo que habrá conversaciones hoy con la CDU aun mostrándose extremadamente escépticos sobre un acuerdo. La posibilidad surge apenas horas después del anuncio de retirada de la primera línea del líder, indiscutible si no oficial, del partido, Joschka Fischer, al que los liberales habían señalado como obstáculo para intentar una nueva formación a tres. También Fischer había puesto como condición para hablar la desaparición de Merkel. Schäuble calificó la opción de una gran coalición SPD- CDU como alternativa a este trío y mucho menos deseable La agencia Reuters hizo circular ayer una encuesta en la que analistas políticos y economistas se manifestaban muy mayoritariamente por una solución de gobierno encabezada por Merkel.