Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional LA AVALANCHA DE LA INMIGRACIÓN JUEVES 22 9 2005 ABC Doce heridos al sufrir la valla de Melilla otros dos intentos de asalto masivos de inmigrantes Un subsahariano estuvo media hora colgado de la alambrada hasta que pudo ser socorrido b La inminente llegada del mal Valla de seguridad de Melilla Elementos utilizados para saltar la alambrada Escalera fabricada con ramas de eucalipto 30 garitas en torno al perímetro fronterizo Guantes de jardinero Detectores con infrarrojos y cámaras de TV tiempo y la subida de la verja son los motivos de las constantes intentonas, según la Guardia Civil, que cree que a corto plazo seguirán LUIS DE VEGA MELILLA. Se cumple más de un año desde que en agosto de 2004 los subsaharianos pusieran en práctica un nuevo método para alcanzar suelo español desde Marruecos. Se trata de la organización de asaltos en masa a la alambrada que separa el país magrebí de la ciudad autónoma de Melilla- -algo que también ocurre en la de Ceuta- De esta forma los inmigrantes intentan desbordar a las Fuerzas de Seguridad de los dos países. Saben que en pequeños grupos son más vulnerables explica el comandante de la Guardia Civil Fernando Cubillo. Según ha comprobado ABC, los subsaharianos acuerdan en reuniones previas en el bosque el día, la hora y el lugar por el que atacarán -como ellos dicen- -la valla. Aquellos que se sienten con más fuerza y ánimos se apuntan al grupo armados con escaleras artesanales. Así saben que hay muchas más posibilidades de que alguno pase al otro lado, aunque sea herido. Casi 8.000 inmigrantes interceptados hasta junio Los datos que maneja el Ministerio del Interior reflejan un evidente aumento del número de inmigrantes interceptados en las fronteras españolas en lo que va de año. Según fuentes ministeriales, entre enero y junio de 2005 las Fuerzas de Seguridad impidieron la entrada de 7.716 ilegales, lo que supone un 66,3 más que el año anterior. El aeropuerto de Barajas fue el punto fronterizo donde más inmigrantes fueron detenidos: 4.829 personas. Esto supone un 57 más que en el mismo período de 2004. En El Prat de Barcelona el número de ilegales interceptados fue de 754- -un 123 más- -y en Algeciras se impidió el paso a 1.475 inmigrantes ilegales, casi el triple que en 2004. También ha aumentado el número de inmigrantes interceptados fuera de los puestos fronterizos. Así, un total de 5.988 personas intentaron entrar en España a través de puntos no controlados, la mayoría de ellas en pateras. Esta cifra supone un incremento del 28,71 con respecto a los datos del año anterior. bradas a tres metros de altura, hasta que pudo ser rescatado por los Bomberos de la ciudad autónoma. Los trabajos de ampliación de la doble verja todavía no han alcanzado la zona de Rostrogordo, donde las dos vallas tienen tres metros de altura. Además, en este bosque se concentra el grueso de los inmigrantes clandestinos desde que, a comienzos de 2005, las Fuerzas de Seguridad marroquíes acabaron con el campamento que los acogía en el monte Gurugú, una quincena de kilómetros más al sur. Por eso Rostrogordo se ha convertido en el lugar elegido en las últimas semanas por los subsaharianos para intentar llegar a suelo español. Nueva valla 6 metros Medida actual 3 metros 3 metros Alambre de espino Camino Farolas: 326 Cable detector microfónico a Sep rac ió e nd 3 a 4 m os etr Mallazo Zona del intento de penetración Bosque de Rostrogordo Carreteras de impermeabilización Fuertes y cuarteles militares Puestos fronterizos Mar Mediterráneo MARIUARI Tierra de Nadie Setenta subsaharianos Eso fue lo que ocurrió en la noche del martes, según informó la Benemérita. Sobre las 23.30 horas (dos horas menos en Marruecos) dos grupos de 50 y 20 personas prepararon un asalto al muro de alambre por dos puntos distintos a la altura de los pinares de Rostrogordo, al norte de la ciudad. Los medios con los que cuenta la Guardia Civil- -la valla está equipada con sensores microfónicos y de rayos infrarrojos, cámaras de televisión y farolas- -no dan más que unos segundos de tiempo a los inmigrantes antes de que los agentes lleguen al lugar del asalto con motos y vehículos todoterreno. Aun así, una decena de subsaharianos logró pasar la primera de las vallas, levantadas en territorio español. Las caídas y los cortes que se habían producido requirieron la presencia de varias ambulancias, que los trasladaron a centros médicos de Melilla. Todos fueron dados de alta después de ser atendidos excepto uno, que presentaba roturas en ambos brazos. Uno de los jóvenes, según comentaron a ABC varios testigos, permaneció aproximadamente media hora colgado por los pies y las manos de las alam- Gobierno Militar Mezquita Delegación del Gobierno Playa de Cárabos Playa de Playa de Hípica la H pica BENI- ENZAR N 1 km FARHANA MELILLA Aeropuerto Tierra de Nad ie BARRIO CHINO Lugar de acampada de la mayor parte de subsaharianos Fernando Rubio- E. Segura MARRUECOS Zona donde se está levantando la alambrada Longitud de la valla: 10.900 km Longitud del perímetro fronterizol: 11.100 km Cuatro muertos Sobre la mesa hay cuatro cadáveres, los de los jóvenes inmigrantes muertos en las cercanías del doble vallado en las tres últimas semanas. Hasta el momento, ninguna de las muertes se ha podido vincular a la actuación de guardias españoles o marroquíes según el comandante Cubillo. Miembros de la Benemérita reconocieron, sin embargo, en referencia a los constantes intentos de salto, que hay que estar preparados porque a corto plazo seguirá la problemática A mediodía de ayer Los trabajos en la verja todavía no han alcanzado la zona de Rostrogordo, donde las dos vallas tienen tres metros de altura. En ese bosque se concentra la mayor parte de irregulares varias escaleras hechas de ramas de eucalipto, un zapato y un guante de jardinero de los que usan los subsharianos para no herirse las manos permanecían junto a la valla como testigos mudos de lo que había ocurrido la noche anterior. Mientras, un operario de Ferrovial pasaba al otro lado de las dos verjas para desbrozar las ramas que, con el viento, activaban los sensores de la alambrada haciendo saltar las alarmas como si fueran inmigrantes.