Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 9 2005 Nacional 15 Esperanza Aguirre Presidenta de la Comunidad de Madrid Manifestaría mi opinión en el sentido de que no se recurriera por razones políticas y de oportunidad Alfonso Alonso Alcalde de Vitoria No tendría ningún sentido descasar a los que están casados. Me parece que sería mejor no mover estas cosas Felipe del Baño Diputado en las Cortes Valencianas El recurso es inoportuno en este momento. Debemos trabajar juntos para acabar con la discriminación tesis se sumó el alcalde de Vitoria y presidente del PP de Álava, Alfonso Alonso, que ya ha demostrado en anteriores ocasiones tener ideas propias en asuntos de este calado. Yo creo que (el recurso) es congruente con la postura que ha defendido mi partido, pero que yo no la comparto. Es evidente- -prosiguió- -que no tendría ningún sentido descasar a los que ya están casados, por lo tanto, a mí me parece que sería mejor no mover estas cosas Aunque los críticos remarcan la falta de tacto de Aguirre al poner en aprietos a Rajoy, otros recuerdan que no es la única ya que a Zaplana le tuvo que ordenar su jefe que fuera a la manifestación con Acebes. Además- -proclaman- hay que ganar Madrid El verso suelto acabó en pareado TEXTO: MAYTE ALCARAZ La boda de Gallardón A Alfonso Alonso le siguieron el responsable del colectivo de gays y lesbianas del PP, Javier Gómez, que ayer mismo acudió al registro civil de Madrid junto a su pareja para iniciar los trámites de matrimonio y que dijo sentirse decepcionado por la presentación del recurso, pero contento porque, por lo visto, el alcalde Alberto Ruiz- Gallardón se ha comprometido a casarles. Precisamente, el alcalde optó por quedarse al margen de la polémica, aunque a nadie se le escapa que forma parte del amplísimo grupo de dirigentes populares que hubiera preferido mantenerse lejos de las puertas del Tribunal Constitucional. Más tarde también salió en defensa de Esperanza Aguirre el portavoz adjunto del PP en la Asamblea de Madrid, Juan Soler, que llegó a comentar que la presidenta del Ejecutivo regional no hacía más que de portavoz de una postura mayoritaria entre los populares madrileños. MADRID. Hay una vieja leyenda en la calle de Génova que dice que el Ayuntamiento de Madrid lo gana la marca, es decir, el partido, pero la Comunidad se la tiene que currar el candidato Por eso, desde algunos despachos relevantes del partido se esbozaba ayer una sonrisa cínica al conocer que Esperanza Aguirre se había sumado a Gallardón en su estado más puro aportando también su particular verso suelto a la revuelta lírica popular: el recurso contra la ley que permite el matrimonio entre homosexuales es inoportuno políticamente porque se entenderá como un ataque a este colectivo sentenció la presidenta. Ni el actual alcalde de Madrid lo habría hecho mejor decía ayer un alto dirigente popular a ABC, sobre todo sabiendo lo mucho que le ha costado a Mariano (Rajoy) dar el visto bueno a un recurso, que él sabe inoportuno, del que disienten importantes dirigentes de la casa, pero ideológicamente ineludible Claro que esos compañeros de la presidenta se agarran como un clavo ardiendo a ese viejo chascarrillo madrileño para explicar que Esperanza, que con esto le ha hecho más daño en lo personal a Acebes que a Rajoy, aunque Mariano se ha cabreado mucho también, lo hace porque es ella la que va a tener que ganar, por ejemplo, en Getafe y en Fuenlabrada, para revalidar la Comunidad, y para eso hay que hacer guiños a esos votantes mayoritariamente más de izquierda O sea, que a algunos vecinos de pupitre de Aguirre en la Junta Directiva Nacional del PP les parece que si Zapatero le espeta a Simancas que hay que ir a por todas para ganar Madrid, ¿por qué se va a quedar ella con la boca callada? Otros, de los que vivieron cerca de Rajoy la conmoción de la sonada declaración de la presidenta madrileña en los Desayunos de TVE recuerdan también que Aguirre no sólo quiere darse un baño de popularidad en el cinturón rojo de la región, sino que también tiene alguna reserva im- portante de fondo sobre las medidas tomadas por su partido desde que Zapatero decidió que los homosexuales tendrían, bajo su Gobierno, el mismo derecho a casarse que los heterosexuales. De hecho, la presidenta se ausentó el 18 de junio, camino de los Pirineos, cuando dos de sus correligionarios- -Acebes y Zaplana- -encabezaban, junto al Foro de la Familia, la manifestación contra esa controvertida ley. Claro que tuvo más suerte que Zaplana, a quien, según fuentes del PP, Rajoy le cazó a lazo en la playa levantina, donde descansaba, para que acompañara a Acebes bajo la pancarta Nadie oculta que al portavoz parlamentario no le hizo ninguna gracia, pero tuvo que acatar la orden del jefe y cogerse un vuelo privado a Madrid Con esas mismas escasas contemplaciones, Rajoy corrigió ayer a Aguirre, presentó el recurso y a cruzar los dedos para que no se levanten más voces. Que lo del gallinero revuelto ya lo ha patentado Carod para los ministros del PSOE.