Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 21 9 2005 Madrid 39 La Guardia Civil suspende el operativo de búsqueda del ciclista desaparecido La falta de pistas obliga a abandonar el rastreo y reforzar la investigación policial b Se han peinado más de 11.000 hectáreas y no hay un sólo indicio que pruebe que Francisco transitara por los caminos próximos a Soto de Viñuelas SARAH ALLER MADRID. El operativo de búsqueda desplegado por la Guardia Civil para localizar a Francisco Quintana Calvo, el ciclista desaparecido en Tres Cantos el jueves, quedó ayer suspendido. La falta de indicios que prueben que Francisco pudo transitar por Soto de Viñuelas y sus alrededores ha obligado a retirar el dispositivo de rastreo y dejar que la investigación policial encuentre pistas sobre su paradero. El informático- -de 38 años, casado y con una hija de cinco- -desapareció en alguna de las rutas ciclistas cercanas a su domicilio, en Tres Cantos. Desde entonces, hasta 150 personas algunos días han peinado desesperadamente cada rincón de Soto de Viñuelas, el paraje elegido por decenas de aficionados a la bici. Francisco salió a las seis de la tarde de su domicilio, en Tres Cantos, y su objetivo, según la familia, era dar un paseo corto en bicicleta para estar de vuelta antes de las ocho y media. Desde entonces, nadie le ha vuelto a ver. Según el testimonio de sus allegados, Francisco, que sufría arritmias cardiacas, no era un ciclista habitual, pero siempre que cogía su bici era para recorrer Soto de Viñuelas, una zona de caminos cómodos y en los que la orografía no es abrupta. Según ellos, nunca se adentraba en caminos que no conocía. Desde el jueves, a Francisco se le ha buscado por tierra y también desde el aire, con varios helicópteros de Francisco Quintana Calvo la Guardia Civil y de los Bomberos. Si el domingo eran 6.000 las hectáreas revisadas palmo a palmo equivalentes a un viaje en bici de cuatro horas, la zona de rastreo superaba ayer las 11.000 hectáreas. Los efectivos de la Guardia Civil, acompañados por voluntarios y familiares, se han adentrado incluso en el monte de El Pardo y han peinado sin éxito los alrededores de Colmenar Viejo. La noche del 2 de agosto, el Ayuntamiento puso en marcha los controles Pusieron las placas en las entradas y se han realizado controles de alcohol, pero no piden salvoconductos Mientras todo eso llega, la convivencia sigue en horas bajas. A Luis Miguel Fernández le robaron el coche el pasado 29 de agosto. A 100 metros de la caseta de información municipal, con la Policía al lado apostilla. El vehículo apareció destrozado esa misma tarde en El Salobral. Tendremos que manifestarnos. No sabemos qué hacer. Quizá la solución sea vender el piso cosala se tratase. O a que al quiosquero le roben una cartera con la billetera dentro mientras recogía los periódicos del día. Tendremos que manifestarnos- -decía uno de los habitantes de Marconi- No sabemos qué hacer. La solución quizá sea vender el piso, porque veo muy complicado que arreglen todo esto Otros apuntan que, en cuanto desparezca El Salobral, terminará todo. Pero el problema se irá a otra zona de Madrid Carteles con su foto y su equipo En sus cuentas bancarias no se ha producido desde entonces movimiento alguno y el Instituto Armado está revisando las últimas llamadas de su móvil, el único objeto personal que llevaba consigo el día de la desaparición. No obstante, según fuentes de la Guardia Civil, no hay indicios que apoyen una desaparición voluntaria. Mientras, su familia, que recibió una llamada telefónica de apoyo de la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, coloca a contrarreloj decenas de carteles con su foto y con el equipamiento deportivo que llevaba aquel jueves: maillot negro, chaleco rojo y casco. Narcosala en la puerta de casa Los vecinos, pese a lo cotidiano, no se acostumbran a ver, por ejemplo, a toxicómanos pinchándose en la puerta de un bloque de pisos, como si de una nar-