Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 21 9 2005 ABC Internacional Merkel refuerza su liderazgo al asegurarse un cerrado y masivo apoyo de su partido El verde Joschka Fischer abandona por sorpresa para facilitar alianzas a su formación política de los alemanes se sienten desilusionados por el confuso resultado de las elecciones, según un sondeo postelectoral de la cadena de televisión ZDF RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Las formaciones parlamentarias inician sus movimientos con el nombramiento de sus jefes de grupo y las primeras sorpresas: Angela Merkel obtuvo un cerrado respaldo democristiano, tras la decepción electoral; y el líder verde, Joschka Fischer, dio un paso atrás y dijo no aspirar a cargo alguno. El Partido Socialdemócrata (SPD) confirmó como era de esperar a su presidente, Franz Müntefering, como jefe de grupo en la Cámara. Angela Merkel despejó las dudas crecientes sobre su futuro, al obtener más apoyo que nunca- -un 98,6 por ciento- -para ser cabeza y voz de su grupo democristiano (CDU CSU) en lo que parece respuesta a la inusual presión ejercida por el canciller saliente, que aún no ha reconocido la victoria de la oposición. En 2003 Merkel había recabado un máximo de un 93,72 por ciento. Para la aspirante democristiana es una muestra de confianza del partido a la vista de unas negociaciones que serán difíciles pero solubles El segundo del grupo parlamentario, Michael Glos, de la CSU bávara, subrayó que la elección refuerza el liderazgo y el camino a la Cancillería de Merkel. b Un 70 por ciento cuando se dieran las condiciones de un acuerdo de coalición que prescinda de Schröder, lo que provocó el escándalo en sus filas. En cuanto a acuerdos de gran coalición, muy probablemente deberían prescindir de sus grandes nombres, como sugiere el Tageszeitung, en lo que sería dulce despedida para Schröder y bien triste para la primera mujer en ambicionar la Cancillería. A Schröder le bastaría considerar un triunfo por haber acabado con la carrera de Merkel Segundos espadas capaces de amarrar una coalición serían Müntefering (SPD) y el premier Edmund Stoiber (CSU) asociada bávara de la CDU; o alternativamente el jefe de gobierno en Hesse, Roland Koch (CDU) y el ex de Renania- Westfalia Peer Steinbrück (SPD) los cuatro con ambición y moderación para entenderse. El Frankfurter Rundschau, diario del SPD, también favorece la gran coalición. ¿Qué pretende Schröder? El otro gran tema de la resaca electoral que obnubila a comentaristas y ciudadanos es saber qué pretende Schröder, declarándose ganador tras haber perdido por poco y asegurando que es el único capaz de conducir a Alemania en la siguiente legislatura. Fundamentar un papel dirigente en un resultado tan pobre es poco menos que grotesco analizaba ayer, en un perplejo Spiegel, Claus Christian Malzahn, pero lo sorprendente es que le está funcionando El repentino abandono del líder verde, Joschka Fischer, de la primera línea política alegando querer recuperar mi espacio y mi libertad tendría lecturas, pero ante todo el resultado de facilitar acuerdos, al retirarse un peso pesado con ambiciones. Los liberales habían pedido su marcha como condición para hablar con Los Verdes. Fischer, que se dice dispuesto a volver a la oposición, puede haber visto también que sería sacrificado por el SPD en una gran coalición con la CDU y ha preferido su iniciativa. Sondeos postelectorales de la ZDF indican que un 70 por ciento de los interrogados están desilusionados por el confuso resultado; y el Süddeutsche Zeitung reconocía que se había votado el parón completo, la mayor obstrucción posible Una mayoría desearía un acuerdo de estabilidad entre los grandes partidos, con Schröder más que con Merkel, de canciller. La siguiente opción preferida es una inédita coalición de democristianos, liberales y verdes que, aunque sólo sea por el apelativo de jamaicana por los colores negro- amarillo- verde, empieza a cursar con cierto atractivo popular. Repetición de las elecciones Con este masivo respaldo, la presidenta democristiana sale reforzada en su ambición de formular y encabezar una coalición en torno a la CDU como primera fuerza en el Bundestag, lo que hasta ahora insiste en negarle el SPD, que irregularmente se le ha adelantado ofreciendo pactos. La CDU ha dado señales de querer tratar con liberales y verdes, aunque estos últimos habían sido hasta ahora un socio impensable. Sobre la capacidad calculadora de Merkel se ha especulado también con la posibilidad de que se hiciese elegir canciller en tercera instancia, con la mayoría simple de la CDU y los liberales del FPD, tal vez con el propósito ulterior de precipitar la convocatoria de nuevos comicios. En cuanto al SPD, el canciller saliente puso cierto desafío en informar personalmente de la reelección de su mano derecha al frente del segundo partido en el Bundestag: Franz Müntefering, presidente del SPD. No obstante, la operación de anticipar las elecciones le ha costado al partido la pérdida Angela Merkel hace sonar la campana en la reunión de la CDU celebrada ayer de 27 diputados y varios prohombres socialdemócratas no han obtenido escaño, entre ellos el propio presidente del Parlamento, Wolfgang Thierse. El político de la bávara CSU, Peter Gauweiler, se ha pronunciado por primera vez por una gran coalición en torno a Schröder, pero casi en paralelo el presidente- alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, admitía la posibilidad, AP La coalición de democristianos, verdes y liberales empieza a verse con cierto atractivo popular, aunque siga siendo una opción muy difícil