Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LAS REFORMAS TERRITORIALES COMUNIDAD VALENCIANA MIÉRCOLES 21 9 2005 ABC El PP emplaza al Ejecutivo a consensuar las modificaciones de los demás estatutos De la Vega pide que no se les impute el propósito de quebrar los principios constitucionales que el texto sufrirá modificaciones técnico- jurídicas que terminen de pulir aspectos constitucionalmente discutibles C. DE LA HOZ M. MARÍN MADRID. El PP cumplió el guión previsto y su representante en la tribuna de oradores, Federico Trillo, puso el texto valenciano de ejemplo de una reforma estatutaria que esperan que sirva de referencia para cualquier otra Los populares han logrado ganar por la mano al Gobierno, de modo que la primera modificación con visos de prosperar lleva el sello de la iniciativa del PP y, además, lo hace con el apoyo de los socialistas valencianos. Se trata tanto de una cuestión de forma como de fondo, y así lo expresó Trillo cuando defendió la constitucionalidad del texto y, también, el deseo de que los dos grandes partidos alcancen un doble consenso -en el ámbito regional y en el nacional- en el resto de las reformas estatutarias que faltan por venir. Con la mirada puesta fundamentalmente en otra modificación en marcha, la del Estatuto catalán, Trillo explicó que este doble consenso tiene que ser también formal y material es decir, tanto para el procedimiento, como para la redacción de las enmienb Pérez Rubalcaba avanza das y la presentación conjunta para su aprobación en las Cortes A cambio, el portavoz popular ofreció lealtad a los socialistas, y esperamos y reclamamos del otro gran partido nacional, del PSOE, que responda con recíproca lealtad Más tarde, en respuesta al portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, Trillo indicó que si miran a cada lado para alcanzar consensos políticos, el estrabismo lo van a tener ustedes A su vez, el socialista le respondió que no se trataba de estrabismo sino de centralidad política y estimó el consenso necesario para abordar estas reformas en un 51 por ciento de los apoyos, muy lejos del ofrecimiento popular del doble consenso El Estatuto valenciano se convirtió así en argumento propiciatorio para defender el modelo de Estado y de reformas en torno al que se moverá el PP. La lealtad a la Constitución fue otro de los argumentos esgrimidos por Trillo cuando aseguró que la Carta Magna es el referente de legitimidad formal y material La ministra De la Vega, acompañada por el popular Federico Trillo constituyente, atribuirse potestades que sólo competen al conjunto de los españoles La encargada del Gobierno de dar la bienvenida y defender la reforma proveniente de las Cortes valencianas fue la vicepresidenta primera, Teresa Fernández de la Vega, quien en un tono muy institucional midió sus palabras con sumo cuidado para evitar que cualquier mensaje a cuenta del Estatuto valenciano se pudiese interpretar como una nueva advertencia del Ejecutivo a Cataluña. No quiso, en definitiva, que la tensión que rodea al Estatuto catalán eclipsase la llegada del valenciano. Por ello, De la Vega evitó aludir expresamente al Estatuto valenciano como modelo para futuras reformas en otras Comunidades, aunque el Gobierno re- IGNACIO GIL Usurpar el poder constituyente En una advertencia nada disimulada al nuevo, y controvertido, texto catalán, Trillo comentó que hacer el Estatuto deliberadamente fuera de la Constitución, buscando eludirla o ignorarla sería, no ya inconstitucional, sino, más aún, ignorar y usurpar el poder conoce que es el camino Con este debate se inicia una nueva fase en el desarrollo de nuestro Estado. Confío en que cuando finalice, entre todos y con todos, instituciones autonómicas y estatales, hayamos contribuido a mejorar la vida de nuestros conciudadanos y a engrandecer aún más la idea de la España plural Este fue el colofón con el que Fernández de la Vega puso fin a su intervención y que supuso todo el compendio de la doctrina del Gobierno sobre este tipo de reformas: España es plural y no uniforme debe existir un amplísimo acuerdo previo a su aprobación por el Congreso; deben beneficiar al ciudadano y no ser un arma de los partidos para sus propios intereses y, en cualquier caso, suponen un avance pa- Camps no quiso protagonismo pese a ser el impulsor del proyecto valenciano El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, motor de la reforma estatutaria, siempre de la mano de Génova, acudió ayer al Congreso para presenciar la puesta de largo del proyecto, sin duda el hito político de su legislatura. En los mentideros políticos y periodísticos de la capital sorprendió la decisión de Camps de renunciar a subir al atril para defender una reforma con evidentes connotaciones en el actual debate territorial. Fuentes del entorno del presidente justifican esta decisión por el afán de Camps en subrayar que la reforma nace de las Cortes Valencianas y que no es un proyecto ni personal ni personalista. Ha querido marcar distancia con Ibarretxe; el Estatuto valenciano no es un plan personal, sino un pacto del pueblo valenciano, representado en las Cortes señalan sus íntimos. Existen, no obstante, otras consideraciones, esta vez de exclusiva lectura orgánica. En este sentido, ha dejado pasar de forma consciente una excelente oportunidad para reivindicarse en Madrid con un estatuto de guante blanco para evitar segundas o terceras interpretaciones de orden interno. Extremadamente cuidadoso con las formas y los tiempos, no ha querido presentarse en Madrid como un barón territorial con pretensiones futuras en el equipo de Mariano Rajoy. Y para evitar ese tipo de lecturas, cedió todo el protagonismo al portavoz del PP en las Cortes y ponente de la Carta, Serafín Castellano. El presidente Camps, en medio de la delegación del PP valenciano IGNACIO GIL