Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 9 2005 85 La Audiencia admite los recursos de Endesa contra la CNMV, pero deniega las medidas cautelarísimas La producción de vehículos ha bajado un 9 en los siete primeros meses del año to de la cohesión y la unidad de mercado tiene indiscutibles efectos negativos Rajoy afirmó que esta sentencia no es una profecía agorera, sino una realidad, ya que la proliferación de legislaciones autonómicas y los trámites burocráticos diferenciales son un obstáculo añadido al quehacer de los agentes económicos, repercute en su productividad, dificulta una eficaz asignación de recursos y supone una rémora al crecimiento DE MENOS A MÁS Y CON SU VERDAD POR DELANTE ÁNGEL LASO D LOM Ruptura de la unidad de mercado Rajoy subrayó que la ruptura de la unidad de mercado no sólo significa la creación de barreras artificiales entre las distintas comunidades autónomas, sino que ésta viene acompañada de una mayor arbitrariedad en la acción de gobierno de las distintas administraciones Se legisla diferente, para ser diferente y para otorgar mucha holgura discrecional al poder público denunció. En este sentido, indicó que las normas no son tan claras como debieran sólo en aras de que los ciudadanos y las empresas tengan que pasar por un despacho oficial para satisfacer el ego, y algunas veces algo más que el ego, de un político o un burócrata Rajoy se preguntó si tendrá una empresa de escala nacional liquidar 17 veces el Impuesto sobre Sociedades El presidente del PP señaló el sector de la distribución comercial como ejemplo de la pérdida de la unidad del mercado, al afirmar que lo que en una comunidad autónoma es un supermercado, es una tienda de descuento en otra o una gran superficie en una tercera Tras la conferencia, el líder de los populares compartió cena en Barcelona con la cúpula de La Caixa, con Ricardo Fornesa e Isidro Fainé al frente, así como con numerosos empresarios y políticos catalanes. EL DISCURSO DE RAJOY SUCESIÓN EN LA CAIXA El sucesor de Ricardo Fornesa lo decidirá el gobernante de turno, posiblemente en el cambalache de un pacto por el reparto del poder OPA DE GAS NATURAL A ENDESA No es Cataluña, ni los catalanes, los que suscitan rechazo, sino las actitudes de determinados sectores de su clase política PODER POLÍTICO El peso del poder político en Cataluña resulta excesivo. Tanto que llega a parecer asfixiante y entorpece la viveza de la sociedad civil catalana ariano Rajoy, como los buenos toros de lidia, se supo crecer ayer con el castigo en su conferencia en la sede de La Caixa en Barcelona, y fue de menos a más en la argumentación de sus ideas sobre el futuro económico y político de España, ante un auditorio absolutamente correcto, pero bastante hostil con el presidente del PP. Por seguir el símil taurino, estuvo especialmente valiente, al punto que no se le cayó de la boca en ningún momento la palabra España, que repitió tantas veces como consideró necesario, y que fueron unas cuantas, aunque también hizo todos los guiños lógicos a Cataluña. Sin embargo, su intervención no había comenzado así, ya que al poco de ser presentado por el presidente de La Caixa, Ricardo Fornesa, Rajoy tuvo uno de sus habituales comentarios, en los que dice algo y, también, todo lo contrario. Se refería al valor de Fornesa por haberle mantenido la invitación pese a la situación creada con la opa. Rajoy dijo presuponer que su anfitrión no debía conocer cuando le invitó que una de sus participadas lanzaría una opa a Endesa, ¿o sí lo conocía? dejó caer con ironía. Pero este principio no tuvo nada que ver con el resto de sus intervenciones, todas concluyentes y alejadas de la sorna gallega que gasta por costumbre el líder del principal partido de la oposición. Dos asuntos de actualidad hicie- M Arropado por la dirección del PP y del empresariado catalán J. C. V. M. J. C. Mariano Rajoy estuvo arropado no sólo por la cúpula del PP catalán, con Josep Piqué a la cabeza, sino también de miembros de la ejecutiva nacional de los populares, como el responsable de Economía, Miguel Arias Cañete, y la de política autonómica y local, Soraya Sáenz de Santamaría. También acudió el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón; el secretario general del PP en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, y la ex ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés. No acudió ningún miembro del Gobierno catalán, pero sí los principales representantes de la clase empresarial, como el presidente de Gas Natural, Salvador Samaranch, Piqué, Gabarró y Ruiz- Gallardón, durante la conferencia Gabarró; el presidente de Fomento del Trabajo, Joan Rosell; el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls, y el presidente de honor de La Caixa, Juan Antonio Samaranch. El ex dirigente de CiU, Miquel Roca, y ex consejero de Economía, Macià Alavedra, asistieron asimismo a una de las YOLANDA CARDO conferencias más multitudinarias celebradas en la sede La Caixa: casi 850 personas que pudieron preguntar al líder del PP, algo también excepcional. ron algo más que flotar en el ambiente toda la conferencia: el borrador de Estatuto y la opa de Gas Natural a Endesa. Y en los dos Rajoy estuvo templado y valeroso, haciendo una buena faena. Con convicción. Respecto al primero, dijo que era un texto minuciosamente intervencionista, que podría poner en peligro hasta la independencia de La Caixa al someterla a arbitrios políticos, uno de los motivos que, a su juicio, también pueden rodear la opa de Gas Natural aunque los gestores de La Caixa no lo sepan. Directamente le dijo a Fornesa que claro que se fía de él y de su equipo, pero que con el actual Estatuto serán los políticos los que elijan a su sucesor en la caja catalana y que eso ya eran palabras mayores. Sobre la opa, defendió que deben ser los reguladores quien de forma independiente la analicen, para ver si afecta a los consumidores y al mercado, únicos objetivos que, a su juicio, deben preocupar a los políticos cuando estudian operaciones de este tipo. Rajoy fue ganando presencia a medida que subía el tono con la media docena de preguntas que le hicieron los asistentes, todas de carácter bastante crítico con el partido que preside y con su posición respecto a la opa sobre Endesa. Y es aquí donde el líder popular lució sus mejores maneras y en cierta forma se ganó a la plaza, que la verdad sea dicha, no estaba muy por la labor. Rechazó cualquier intento de confrontación territorial entre comunidades, incluso opiniones desafortunadas de miembros de su partido. Pero fue más lejos, y en su defensa de la necesidad de mantener la unidad de mercado, llegó a decir que a él no le gustaba la regulación de horarios comerciales que hay en Cataluña. Y se quedó tan ancho ante un auditorio al que en el fondo gustó que el líder popular no se fuese por atajos. Dado que muchas de las preguntas buscaban cazarlo por el pasado más reciente del PP, Rajoy también supo burlar su estela, asegurando que sólo le preocupa el futuro y que se siente orgulloso de sus actuaciones en los gobiernos de Aznar. Pero fue muy tajante: ahora de lo que se trata es de trabajar para el futuro y proponer alternativas A la salida, los comentarios eran muy positivos para Rajoy, porque estaba claro que había dicho lo que pensaba, su verdad, no lo políticamente correcto, y eso se nota siempre. Sobre todo en un asunto donde casi todos dicen lo contrario de lo que piensan, como esos nacionalistas que ahora resulta que se sienten españoles de pura cepa.