Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 9 2005 61 Toros MORANTE DE LA PUEBLA Matador de toros Torear seis toros en Sevilla sería una apuesta que habría que meditar ¿Se encerrará finalmente con seis toros en Huelva? -Va a ser muy difícil. No he visto toros en el campo que me gusten e inspiren garantías. Y ante la duda, lo mejor es dejarlo para otro momento. -En Sevilla, tras la caída forzosa de El Cid en la Feria de San Miguel, ¿se puso en contacto la empresa con usted para una posible sustitución? -No, Canorea no nos ha llamado, ni a mi apoderado ni a mí. -Si se lo hubiesen propuesto, ¿habría aceptado el reto? -Lo habría pensado al menos, porque sería muy bonito matar seis toros en Sevilla. Me haría mucha ilusión: actuar frente a seis toros en la Maestranza significa escribir una página bella en la Historia de la Tauromaquia, sobre todo si se refrenda con un triunfo. Pero no ha habido ningún tipo de acercamiento por parte de la empresa y, por ello, no me lo he planteado. ¿Qué opinión le merece la decisión de la empresa Pagés de suspender dicho festejo? -No me parece razonable, puesto que hay muchos toreros que podrían haber actuado ese día. Además, pienso que es una falta de respeto a la afición, que merece ver toros, aunque no sea con el cartel anunciado al principio. La decisión no resulta acertada. -El director general de Espectáculos de la Junta de Andalucía, José Antonio Soriano, tampoco está de acuerdo y ha declarado que se podría anunciar perfectamente una terna. -Es de los pocos políticos que se preocupan por la Fiesta, y tiene toda la razón. Deberían darse toros. La afición tiene derecho a disfrutar de una tarde de toros. ¿Qué le parece el trato que recibe la Fiesta en televisión? -Es mínimo y, cuando dedican un espacio, suele ser para dar la parte más negativa, salvo en Canal Sur, que ofrece programas educativos sobre el mundo del toro. Últimamente, lo aparecido en el programa Aquí hay tomate ha sido tremendo. Sólo han vertido mentiras, desde que a los toros se les pone vaselina en los ojos hasta que se lidian drogados. ¡Dios mío! Si yo supiese que me enfrento a un animal drogado, jamás me pondría delante de él. Está en juego mi vida. Fastidia también que hagan esos comentarios tan basura acerca de lo cómodo que vamos los toreros, cuando hoy día se lidia un toro más grande que nunca. No deberían referirse tan irrespestuosamente al toreo, porque está inundado de gente generosa. Somos aventureros con un corazón muy noble. Y esa aventura en la que nos embarcamos a diario, llena de esfuerzo y sacrificio por mejorar, forma parte de la magia del toreo. Morante, el arte en estado puro, encantó Salamanca entera. Hoy, desnuda sus sentimientos y habla de la polémica suspensión de la Feria de San Miguel: Canorea ni siquiera nos ha llamado TEXTO: ROSARIO PÉREZ FOTO: REUTERS -Hablan y no paran de su mágico paso por la Feria de Salamanca. Las crónicas estaban pobladas de elogios: sevillanía, hondura, duende, temple... -Me encontré muy a gusto. Fue una tarde importante, en la que hubo un cúmulo de cosas, todas procedentes y en- raízadas en el más profundo sentimiento. -Profesionales y público coinciden en resaltar el arte de Morante. -El toreo es arte. El toreo es creación. Siempre que salgo a la plaza, e incluso cuando toreo de salón, mi meta es crear una obra distinta. ¿Están reñidos el arte y el valor? -De ninguna manera. Para abandonarse, hay que tener mucho valor. -En la actualidad es el torero que más apasiona y el que arrastra una mayor legión de seguidores. -La verdad es que puedo presumir de tener partidarios que me siguen a todas las plazas. Me halaga lo que lo hagan y les estoy muy agradecido. -Entonces usted anda sobrado... -Sí, pero también paso más miedo que ninguno. -Esta temporada ha conquistado el corazón de muchas plazas. ¿Qué faenas recuerda sobremanera? -La más importante de todas en cuanto a repercusión tal vez fuese la de Jerez, pero también han sido claves las de Espartinas, Granada, Alicante o esta última de Salamanca, entre otras. El año está transcurriendo mucho mejor de lo que esperaba. -Aún le resta un reto importante en Valencia, mano a mano con El Juli. ¿Le preocupa la cita? -Claro que sí. Los dos atravesamos momentos muy especiales en nuestras respectivas carreras y espero que haya una competencia bonita. Ojalá la gente salga toreando de la plaza. ¿Se plantea una vuelta a Madrid? -El próximo año espero estar ahí. Madrid impone, pero es una plaza que me ha demostrado su cariño. ¿Madrid o Sevilla? -Debería decir Sevilla. -Parece que se encuentra, como la guitarra de Paco de Lucía, entre dos aguas... -Tengo un profundo respeto por las dos y adoro a ambas, pero Sevilla es mi tierra. -Tal vez Canorea descuelgue el teléfono antes del sábado... -Dudo que suene. Y además sería una apuesta fuerte que habría que meditar. El miedo forma parte de mi vida ¿Tiene color el miedo? -Más que un color, diría que tiene una imagen fría, una imagen que te atrapa y no se aleja de ti. ¿Ha pasado más miedo en el ruedo o en la calle? -El miedo forma parte de mi vida. Me ha acompañado siempre y no consigo que desaparezca. Y el peor de todos es aquél que uno no controla, ése que no te deja vivir. He sufrido una enfermedad que, poco a poco, intento superar. -Tuvo que dejar un tiempo el toro para someterse a dictames de siquiatras y sicólogos. ¿Cómo lo vivió? -Fue duro. El año pasado viajé a Miami, pero después de un duro tratamiento no tuve el éxito esperado. Cuando regresé a España sabía que había que seguir luchando y nunca perdí la esperanza. Una vez que mejoré, decidí regresar a los ruedos. Y aquí estamos. -Toreros como Manzanares y Rincón aseguran que el toreo recuperó al hombre. ¿Es también su caso? -En gran medida sí, porque el toreo es mi vida, mi gran pasión.