Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad MARTES 20 9 2005 ABC Educación Los rectores, inquietos ante la falta de respuesta del Gobierno a los problemas universitarios El curso comienza con las mismas incógnitas y con las reformas comprometidas sin afrontar b La CRUE pide una mayor implica- ción de las universidades en la investigación y reitera su disponibilidad para participar en los debates sobre los cambios MILAGROS ASENJO MADRID. El título universitario no garantiza en España un puesto de trabajo acorde con la formación recibida, según el último informe de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) ratificado por otros estudios, según los cuales nuestro país tiene una tasa de universitarios del 21,1 por ciento frente al 15,6 por ciento de media de nuestro entorno. Los responsables de la OCDE lo atribuyen a la masificación. Y es que pese a el descenso del número de alumnos, la población universitaria se acerca al millón y medio y la oferta de títulos está en algunos casos obsoleta. Estos plantea la necesidad de reformar el sistema para hacerlo equiparable con el de la Unión Europea. En este contexto, y con el curso académico en sus albores, la Asamblea General de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) ha decidido trasladar su inquietud y preocupación al Ministerio ante la falta de soluciones a problemas clave para la Universidad, en especial sobre el marco normativo La CRUE considera imprescindible la adopción de medidas orientadas tanto a corregir la situación que se vive en los campus como a la modificación de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) en aquellos aspectos indispensables para su adaptación a las necesidades de nuestro sistema universitario Por ello, requerimos- -dicen los rectores- -un calendario definido, que concrete los plazos del debate y la modificación de la ley Además, reclama una mayor implicación de la Universidad en la investigación. La situación hace un año era casi idéntica. Pero entonces se tenía la esperanza de que los cambios prometidos por el Gobierno comenzarían a tomar forma en 2005, algo que no parece tener visos de realidad. Se prevé que hasta 2006 no llegará al Parlamento el proyecto. universitaria. La reforma de la ley incluirá el sistema de selección del profesorado, el acceso de los alumnos a la Universidad y nueva regulación de la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación (Aneca) Otras cuestiones como la revisión de la fórmula para elegir a los rectores o la redefinición del Consejo de Coordinación Universitaria quedarían para después para evitar más complicaciones. Selección del profesorado. La actual habilitación será sustituida por un sistema de acreditación en el que se valoren los méritos en una fase competitiva, ya que el actual modelo se ha mostrado muy costoso y con claras disfunciones Esto no significa que se suspendan las habilitaciónes. De hecho, y en colaboración con la CRUE, se acaba de aprobar una convocatoria de 2.162 plazas de habilitación para catedráticos y titulares, en la que podría ser la última posibilidad antes de modificar la LOU. Espacio Europeo. La adaptación del mapa de titulaciones para competir en igualdad de condiciones dentro del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) constituye una de las mayores preocupaciones para los rectorados. El proceso, polémico y salpicado de incertidumbres, se ha estancado en la Comisión creada al efecto en el Consejo de Coordinación Universitaria. Mañana se reunirá de nuevo bajo la presidencia del secretario de Estado de Universidades, Salvador Ordóñez, para debatir los criterios para el nuevo mapa de titulaciones. El ritmo impuesto al proceso ha sido interpretado en la Universidad como una amenaza para cumplir los plazos para llegar a tiempo a 2010, año de entrada en vigor del EEES. Estudiantes en el examen de Selectividad, ayer en la Complutense DE SAN BERNARDO Materias pendientes Reforma de la Ley de Universidades. El nuevo curso comienza con las mismas asignaturas pendientes que el pasado, cuando los rectores recibieron del presidente Zapatero la promesa de liderar la modificación de la Ley Orgánica de Universidad (LOU) Confusión. El camino español hacia el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) está sumido en la confusión, ya que no se sabe cuál será el futuro de los listados de títulos elaborados por las cuatro subcomisiones del Consejo. Comisión. El grupo que preside Salvador Ordóñez pretende elaborar un nuevo listado sin fijar la duración de cada carrera, dato que se dejará a las directrices propias. Recursos. El ansiado pacto de Estado que gararantizaría recursos para la enseñanza superior no acaba de definirse. Itinerarios. El Consejo de Coordinación Universitaria, en atención a las numerosas peticiones de rectores y entidades profesionales, decidió el 6 de septiembre proponer que las universidades puedan incorporar a sus planes de estudio oficiales menciones sobre itinerarios o especificidades curriculares, que ayudarán al alumno a diseñar su camino profesional. No obstante, la especialización se reservará siempre a los estudios de posgrado. El Consejo quiere resolver así los problemas normativos a la hora de establecer los títulos, ya que el decreto de Grado no permite que un mismo título tenga varias denominaciones. Financiación. Es otro de los problemas pendientes. La Comisión creada al efecto para diseñar un modelo que garantice la viabilidad del sistema no ha emitido ningún documento. ALMA CALMA JOSÉ LUIS GARCÍA GARRIDO P Modificación de la LOU. A los cambios en la LOU se añade la reestructuración del sistema universitario de acuerdo con los principios de la Declaración de Bolonia y la consecución de un pacto de Estado sobre financiación ocos días antes de que se inicie el nuevo curso, nuestra Alma Mater parece en absoluta calma. Me temo, sin embargo, que se trate de esa calma chicha que suele preceder a los airados temporales de muchas costas españolas también por estas fechas. Por optimista que uno sea, no deja de percibir que el ambiente está cargado, que quedan muchos problemas por resolver y, lo que es peor, escasas perspectivas de solución a corto o medio plazo. La todavía breve experiencia de la LOU ha sido decepcionante en aspectos de tanto calado como el nombramiento directo de los rectores y la constitución de los equipos de gobierno (la falta de un verdadero liderazgo sigue pesando sobre cada institución) y, muy particularmente, el acceso a las plazas docentes (el desastre de los concursos y de los tribunales de habilitación cobra cada día cotas más llamativas) Luego está todo eso del espacio común europeo proyecto tan necesario como difícil de perfilar, más bien estancado por el momento, pero que sirve a unos de excusa para no hacer casi nada mientras otros no acaban de fiarse de cuáles podrían ser sus consecuencias en materia de ciencia, humanismo, autonomía universitaria, etc. Y para colmo, de la boca de la OCDE está enterándose el mundo mundial de que los títulos españoles sirven para poca cosa incluso en nuestro país. Algo habrá que hacer con todo esto, digo yo.