Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 9 2005 Madrid 37 Su conclusión es que en ausencia de un modelo territorial, la especulación es la que diseña el urbanismo y el modelo de movilidad en nuestra Comunidad La solución no puede venir por el desarrollo de nuevas autopistas, porque se ha demostrado que generan nuevos tráficos La salida, apunta el presidente de Madrid Camina, Eugenio Morales, es una nueva cultura de la movilidad donde el coche no sea el rey modelos de crecimiento que reduzcan los desplazamientos, liberar espacios para el transporte público y restricciones del transporte privado. Un millón de coches al día En algo coinciden con los responsables del Ayuntamiento de Madrid: éstos han editado un tríptico para fomentar el uso del transporte público frente al privado. En él, se vierten datos realmente curiosos: por Madrid circulan cada día un millón de vehículos, que realizan 3,5 millones de viajes. Si se consiguiera sacar de la calle y derivar al transporte público un 10 por ciento de los vehículos que cada día circulan por Madrid- -lo que supone aproximadamente 100.000 coches- -eso permitiría ahorrar 210.000 litros de combustible por día, y 4.625.000 euros al mes, además de emitir 40.000 kilos por día menos de monóxido de carbono y 400.000 kilos al día de dióxido de carbono. Más: Si 8.000 vehículos se sacaran de la circulación, colocados en fila ocuparían un espacio ocho kilómetros superior a todo el perímetro de la M- 30. Y los viajeros que se desplazan en ellos, 9.600, ocuparían 215 autobuses. El director general de Movilidad, Javier Conde, presentó un estudio que defiende la tesis de la mayor eficacia del transporte público frente al privado: un viaje desde la Puerta del Sol a Cuatro Caminos resulta 12 minutos más corto en Metro; a Moncloa, 6 minutos más corto; a Ventas, 9 minutos más corto; a Aluche, 14 minutos menos; a Puente de Vallecas, 14 minutos menos, y a la plaza Elíptica, 12 minutos de ahorro si se utiliza el Metro. Igual ocurre cuando se compara el A partir del jueves, sólo los residentes podrán circular por Las Cortes, y en breve pasará igual en Embajadores vehículo privado con el Cercanías: de Chamartín a Tres Cantos, el ahorro yendo en tren es de 7 minutos; a Alcobendas, de 12 minutos. Por eso las medidas de fomento del transporte público, y las trabas añadidas a los vehículos privados en el centro. Desde el jueves, éstos ya no podrán circular por el barrio de las Cortes, y ese día se presentará el área de preferencia residencial en Embajadores. La capital tiene un parque automovilístico de 1.383.836 coches, 150.000 camiones, 5.700 autobuses, 91.832 motos y 73.000 vehículos de otro tipo. Si todos circularan simultáneamente, no cabrían en sus calles, que tienen una longitud de 4.500 kilómetros afirmó Conde. Príncipe de Vergara y Conde de Peñalver, con separadores Los separadores físicos del carril- bus, más conocidos como aletas de tiburón se instalarán en breve en otras calles de Madrid. En concreto, Príncipe de Vergara, Conde de Peñalver y las rondas serán las siguientes en tenerlos instalados, según adelantó ayer el director general de Movilidad, Javier Conde. Es intención del Ayuntamiento madrileño incrementar los 22 kilómetros de carril- bus protegido que ahora existen con la instalación de otros 20 kilómetros de estas protecciones. Se hará, según la filosofía municipal, en todas las calles con carril- bus que físicamente lo admitan, por su tamaño. De este modo, estarán unidos los intercambiadores de transporte de la ciudad, la estación de Atocha con Nuevos Ministerios, la de Príncipe Pío con la cuesta de San Vicente en ambos sentidos, y la calle Princesa desde Plaza de España hasta el Arco del Triunfo. La separación física en los carriles- bus fue una apuesta del concejal de Movilidad, Pedro Calvo, convencido de que había que poner medios para incentivar el respeto al carril- bus. Desde su instalación, los responsables municipales aseguran haber registrado un incremento de la frecuencia de los autobuses que transitan por vías con carril- bus protegido, en comparación con los que circulan por calles donde no existen estos medios físicos de disuasión Aunque también han tenido que reponer muchas piezas de estas aletas no tan inalterables como se decía.