Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 MARTES 20 9 2005 ABC Madrid Uno de cada cuatro escolares sufre a diario el acoso psicológico y físico de sus compañeros Este tipo de violencia es siete veces superior en el caso de los que cursan Educación Primaria b El número de niñas torturadoras se ha duplicado en los últimos años, hasta llegar al 6 por ciento, mientras que el acoso por sexos es más equilibrado CARLOS HIDALGO MADRID. Insultos. Amenazas. Exclusión. Palizas. Éstos son, para el 25 por ciento de los alumnos de entre 7 y 18 años, los únicos sinónimos del comienzo del curso escolar. Las cifras así lo corroboran. Uno de cada cuatro escolares de esas edades sufre acoso de diverso tipo por parte de sus compañeros de pupitre. La violencia física no es la única ni tiene por qué ser la más dolorosa. La verbal, la psicológica y las situaciones de marginación son el cierre de un círculo que, a menudo, de tanto dar vueltas sobre sí mismo, se convierte en vicioso. Los resultados del estudio Cisneros, presentado ayer por los profesores Iñaki Piñuel y Araceli Oñate, no dejan lugar para las dudas, pero sí para la más amplia reflexión. Si, además, atendemos a la coyuntura que sufren los más pequeños, la situación de alarma es inevitable: los alumnos de Primaria padecen un acoso siete veces superior al resto de escolares. Aunque en el capítulo de sexos la peor parte- -desde el punto de vista cuantitativo- -se la llevan los chicos- -la tasa de acoso es del 26,8 por ciento en ellos y del 21,1 en ellas- los modos de intimidación y vejación sí difieren: mientras que los niños suelen ser blanco de maliciosos motes, patadas, collejas, zarandeos, amenazas y burlas cuando cometen un error o se equivocan en clase, las niñas reciben un maltrato más cercano al terror psicológico. Se meten con ellas para hacerlas llorar, que se lleven mal las unas con las otras, se prohíbe a otros chicos que jueguen con ellas, las amenazan con mensajes y las odian sin razón alguna. El informe es concluyente, según explicó Piñuel: Los comportamientos que reciben las víctimas varían dependiendo del sexo Los comportamientos reflejan que el tipo de acoso que reciben los varones es más físico, mientras que el padecido por las niñas se centra más en lo verbal y en reducir socialmente a las niñas Pero, ¿de qué manera han pasado las chicas de ser víctimas a convertirse en verdugos? El porcentaje de niñas agresoras se ha duplicado en los últimos años: ya alcanza el 6 por ciento. Así lo asegura la psicóloga Fuensanta Cerezo, quien intervino ayer en unas jornadas organizadas por el Colegio de Psicólogos de Madrid sobre la violencia El acoso escolar Quejas al Defensor del Menor El 27 de las quejas son relacionadas a los problemas de convivencia escolar Insultos Golpes El Bullying Motes denigrantes Interrupción del desarrollo social y emocional del alumno Violencia escolar Entre un 20 y un 25 de los alumnos padecen acoso o violencia en la escuela El 33,8 padece algún acoso leve Acoso sexual Amenazas Agresión física El 4 es agredido frecuentemente El 8 es amenazado gravemente Un 12 de los alumnos sufre agresión física Denigración de la persona Autoestina baja de la víctima Enseñanza Secundaria 12 10 8 6 4 2 0 Fuente: Anpe Dos de cada 10 alumnos de secundaria son víctimas a diario de violencia en clase Notas intimidatorias Rotura de las pertenencias del acosado Fernando Rubio en la enseñanza. La experta definió el bullying o acoso escolar como una forma de maltrato perjudicial de un estudiante hacia otro, que puede durar semanas, meses e, incluso, años, y que puede tomar forma física o verbal El número de chicos maltratadores es del 12 por ciento, según detalló en otro informe el Defensor del Pueblo. Además, un 5 por ciento realiza robos y actos con intimidación, como ya adelantó un estudio del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia. Autotest Cisneros para medir el acoso Desde ayer está a disposición de padres y profesores el Autotest Cisneros que permite medir las situaciones de acoso escolar a través de ocho indicadores: desprecio- ridiculización, coacción, restricción- comunicación, agresiones, intimidación- amenazas, exclusión- bloqueo social, hostigamiento verbal y robos. El estudio Cisneros ha sido realizado entre los meses de mayo y junio entre 5.000 alumnos de Primaria, ESO y Bachillerato en 222 aulas de centros públicos, privados y concertados de la región. Para sus autores, la violencia y el acoso escolar se deben medir, porque provoca daños y secuelas que van a producir una infancia dolorosa Que tanto padres como educadores estén cada vez más preocupados no resulta banal. No es para menos. Docentes: las otras víctimas Si al acoso entre alumnos sumamos el que sufren también a diario numerosos profesores, la petición urgente de medidas para paliar la situación no debe caer en saco roto. Docentes de colegios e institutos madrileños donde la conflictividad está a la orden del día así lo atestiguan. Antes de subirme al coche, miraba a un lado y a otro porque tenía verdadero miedo comentaba un profesor. Los testimonios caen en un incesante goteo: un adolescente que amenaza a su profesora con unas tijeras, centros que contratan vigilancia privada, familiares que tapan a sus hijos e intentan agredir a los docentes por castigarles tras una trastada, peleas que terminan con los muebles volando por la ventana... Es la otra cara del curso escolar, cuando el patio del colegio se convierte en un infierno. Más de la mitad de centros y a diario Según Cerezo, los casos de bullying se dan a diario y en más del 50 por ciento de los centros escolares El estudio Cisneros habla de que el 24 por ciento de los encuestados padece acoso. Las víctimas padecen secuelas como el estrés psicológico (35 por ciento) depresión (36) baja autoestima (36) ansiedad (36) autoimagen negativa (37) terror (40) ideación suicida (15) y somatizaciones (14) entre otras.