Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 9 2005 Internacional 33 AFGANISTÁN, DESPUÉS DE LAS ELECCIONES ¿Quién ganará finalmente estos comicios? L. L. C. HERAT Los resultados de las elecciones legislativas afganas dirán poco, o muy poco, al común de los occidentales. Acostumbrados a procesos donde las reglas del juego incluyen partidos políticos, y donde la victoria y la derrota tienen, por tanto, unas siglas, la conclusión de las urnas afganas va a dar pie a más de una confusión. Qué partido tiene más posibilidades de ganar? es la pregunta más socorrida en estos casos, y sin respuesta en este país que elige los miembros de su Wolesi Jirga- -a imagen de un Parlamento- -y de sus Consejos Provinciales- -germen de un futuro Senado- -entre 5.800 ciudadanos individuales, que figuran en las listas sin que se mencione siquiera su afiliación. No habrá siglas políticas en los titulares de estas elecciones. En todo caso, análisis de lo más arriesgado, relativos a que tantos o cuantos escaños han ido a parar a demasiados señores de la guerra las milicias, a los viejos comandantes muyahidines... Su verdadera naturaleza política sólo se conocerá cuando empiecen a discutir las grandes decisiones que tiene por delante el futuro de Afganistán y enseñen sus cartas. Muchas mujeres, como la que observa este burka en el mercado de Herat, acudieron a votar el domingo por primera vez AFP La escasa participación podría reducir a dos semanas el recuento electoral Sólo la mitad de los afganos con derecho a voto acudieron a las urnas b Hoy comienza en Afganistán el proceso de escrutinio de las papeletas. Un ritual lento y complejo, para evitar, en lo posible, la manipulación de los resultados LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL HERAT. Aunque nadie se atreve a hablar de fracaso, los primeros datos oficiales ofrecidos por el Organismo Conjunto de Gestión Electoral en Afganistán, el JEMB, confirmaban ayer los rumores iniciales sobre una baja participación en los comicios del domingo: seis millones de sufragios emitidos durante la jornada, lo que significa que, si acaso, sólo la mitad de los afganos acreditados para acudir a las urnas- -12.562.437, de una población de 27 millones- -ejercieron efectivamente su derecho. Contabilizada la cantidad de papeletas depositadas en un 35 por ciento de los 6.100 colegios electorales, el responsable de la JEMB, Peter Erben, comparecía en Kabul para hacer pública la cifra, todavía no definitiva, que únicamente se atrevió a calificar de satisfactoria Sea como fuere, los 6 millones de votos quedan muy por debajo de los 8.128.940 registrados el pasado 8 de octubre, cuando tocó a los afganos elegir presidente. Y eso que para los actuales comicios habían obtenido la tarjeta para votar 1.639.896 ciudadanos más -696.018 de ellos mujeres- -que los 10.922.541 que ya cumplieron el trámite para los comicios del año pasado, en los que finalmente resultó elegido Hamid Karzai. La primera consecuencia de esta escasa concurrencia a las urnas, según estimaciones de varios observadores internacionales destacados en Herat, tercera ciudad más poblada de Afganistán sólo por detrás de la capital y de Kandahar, es que el escrutinio que comienza hoy será algo más rápido de lo previsto. Y es que, si los cálculos del JEMB- -diseñados en torno a una participación similar a la del 70 por ciento habida en las presidenciales- -eran ofrecer resultados provisionales en torno al 10 de octubre, el hecho de tener sólo seis millones de votos emitidos entre las manos podría acortar los plazos. El presidente Karzai, tras votar AP Un proceso difícil Se tardará unos quince días señaló a este diario uno de los observadores, que, no obstante, llamó la atención sobre la extrema complejidad de este recuento, en el que- -recordó- -no hay 18 candidatos, como en las generales, sino decenas por cada provincia y entre ellas, casos especialmente difíciles, como el de Kabul, donde para ocupar 33 escaños en la Wolesi Jirga se han presentado 390 aspirantes individuales. La suerte está echada, y el proceso de escrutinio arrancará hoy a primera Las papeletas son de un papel especial, con marcas de seguridad similares a las de los billetes de curso legal hora, una vez que buena parte de las urnas fueron trasladadas sin incidentes a lo largo del día de ayer en camiones desde los 6.100 colegios electorales hasta los 34 centros de recuento instalados por todo el país. En ellos tendrá lugar, caja a caja, un ritual desesperadamente lento, concebido para intentar evitar toda sombra de manipulación que pudiera empa- ñar estos comicios. Primero- -explica el observador- tocará comprobar que el número que lleva grabado la urna en un sello de metal coincide con el que figura en su colegio de procedencia, después se quitarán los cinco precintos que aseguran que ha llegado intacta y se contarán los votos, también para comprobar si su cifra es la misma que consta en el acta de origen Sólo cuando cuadren las cuentas, se procederá a leer las papeletas, por cierto, impresas en papel especial y con marcas secretas de seguridad similares a las de los billetes de curso legal, que harían prácticamente imposible, y muy cara, su falsificación. La obsesión por la transparencia es tal que los colegios- -a los que se suministró material electoral contado, exacto y registrado en la JEMB- -tendrán que devolver a estos centros de recuento también las papeletas que no han usado o fueron estropeadas por error, de modo que se pueda certificar que ninguna de ellas se ha perdido por el camino. Ambiente tranquilo El escrutinio se pondrá en marcha en un insólito ambiente de calma en Afganistán, donde ayer no se registró ningún incidente violento que destacar tras la jornada electoral, en la que perdieron la vida 15 personas en diferentes ataques perpetrados, fundamentalmente, en el eje este- sur y en la capital del país.