Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 9 2005 23 Corea del Norte renuncia a su arsenal nuclear con la esperanza de lograr energía atómica de uso civil Hugo Chávez recurre al Ejército para confiscar y expropiar empresas y fincas de propiedad privada Zapatero felicita a Schröder sin saber aún quién gobernará en Berlín Da la enhorabuena al candidato socialista por el fracaso de su rival democristiana b La valoración del presidente coincide con la de algunas tertulias políticas, pero el resto de mandatarios europeos optaron por la prudencia institucional A. SOTILLO MADRID. Imperaba ayer la incertidumbre sobre quién podría ser el futuro canciller alemán, pero el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, enseguida lo tuvo claro. Y se apresuró a convertirse en el primer mandatario europeo que felicitó al candidato socialdemócrata, Gerhard Schröder. No le dio la enhorabuena por renovar al frente de la Cancillería. No pudo. Pero, en negativo, le felicitó por el fracaso de su rival, la candidata democristiana Ángela Merkel. Zapatero no ocultó su satisfacción por el resultado de las elecciones, que calificó de fracaso de la derecha porque se ha quedado muy lejos de las expectativas que tenía En contraste, subrayó que el SDP ha aguantado mejor de lo que se esperaba, lo que atribuyó a la personalidad del canciller Schröder con quien mantiene un trato especialmente fluido- -fue el primer mandatario europeo con el que trabó relación tras su elección como secretario general del PSOE, en el verano del año 2000- informa G. L. Alba. La valoración de Zapatero coincide con el análisis hecho en ciertas tertulias políticas y repite algunas de las opiniones más reiteradas ayer. Pero ningún jefe de Gobierno ha sentido hasta ahora el deseo de pronunciarse como tertuliano o analista internacional. Por el momento, EPA RDA, como anotaba ayer el Leipziger Volkszeitung, ha castigado a Merkel. Pero un resultado paralelo y tampoco esperado ha sido la histórica caída de resultados para la CSU, la subsidiaria de la CDU en Baviera, por debajo del 50 De Stoiber, celoso rival de Merkel, se escribía ayer por primera vez que tal vez su hora ha pasado El premier bávaro dio la espalda al Este, por azuzar el ánimo nacionalista en Baviera, aún en perjuicio de la CDU local, y al final su región no se lo ha pagado. El peor resultado El jefe liberal, Guido Westerwelle, intentó ayer zanjar alternativas, alegando que bajo ningún concepto su partido aceptaría formar coalición con SPD y Verdes, el llamado semáforo rojoamarillo- verde, recordando que días antes el congreso del FDP fue unánime en contra. Pero ayer se filtraban también divisiones sobre una coalición experimental con sus archirrivales Verdes, a la sombra de la CDU. La esfera económica se mostró tan preocupada que uno de los consejeros del Banco Central Europeo, Klaus Liebscher, calificó el punto muerto como el peor resultado que podía esperarse, para los intereses de Alemania y de Europa Ante un punto muerto absoluto en los próximos meses, tampoco puede descartarse una repetición de las elecciones, lo que paralizaría probablemente a Alemania hasta dentro de seis meses. mantienen un prudente silencio, a la espera de saber quién será el futuro canciller y con quién tendrán que negociar el día de mañana. Todos optaron por la cautela y la paciencia, como si esperasen a saber quién gobernará en Alemania antes de presentarse ante su poderoso socio. La oposición del PP ha reprochado a menudo la costumbre del presidente del Gobierno de basar las relaciones internacionales en sus preferencias personales e ideológicas, en vez de en los principios de la política exterior de nuestro país o en la defensa de los intereses nacionales. Las relaciones de España y Alemania han sido buenas, porque Zapatero y Schröder se caían simpáticos. Pero la personalización de la política exterior igual hace amigos que enemigos. Y Zapatero podría encontrarse con la sorpresa de que a la enemistad del presidente Bush se suma la del canciller de Alemania. Después de todo, ningún gobernante descarta que, por cruel que fuese el batacazo, el próximo canciller milite en las filas democristianas. También el presidente del PP, Mariano Rajoy, felicitó el domingo por la noche a Merkel por su victoria que, al fin y al cabo, victoria corta ha sido. Aunque el líder de la oposición no tiene responsabilidades de Gobierno. También el ministro de Interior francés, Nicolás Sarkozy, que ya se sueña futuro presidente galo, envió un mensaje de felicitación a Merkel. Pero su Gobierno tuvo el tacto de mantenerse en el terreno de lo institucional, y limitarse a insistir en las garantías de perdurabilidad del eje franco- alemán, sin atender a simpatías personales o ideológicas, que parecen quedar para otros.