Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MARTES 20 9 2005 ABC Confirman la prisión de Alony por la proximidad de la sentencia b El periodista de Al Yazira y otro de los procesados fueron trasladados de Granada a Madrid, donde estarán presentes en la lectura del fallo, previsiblemente el lunes N. V. MADRID. La Audiencia Nacional confirmó ayer la medida cautelar de prisión provisional dictada contra dos de los procesados de la célula española de Al Qaida, el corresponsal de Al Yazira Taysir Alony y Jamal Hussein, detenidos el pasado viernes en Granada al apreciar el tribunal un posible riesgo de fuga, algo que parece descartado en el caso de los otros seis acusados que siguen en libertad provisional. La Sección Tercera de lo Penal justifica su decisión en el avanzado estado de las deliberaciones y la proximidad de la sentencia, cuya lectura pública se llevará a cabo previsiblemente el próximo lunes en presencia de los 24 acusados de formar parte de la célula de Abu Dahdah Tanto Alony como Hussein fueron trasladados ayer a la Audiencia Nacional, donde comparecieron ante la Sección Tercera (la que les juzgó) en una vistilla que se celebró a puerta cerrada. Al término de la misma, el corresponsal de la cadena jatarí comentó a los periodistas: Política, todo política El propietario de la vivienda, junto a la valla que desde 1999 separa su casa de territorio español Cuando en 1999 se levantó la verja entre Melilla y Marruecos, Villa Los Abuelos se quedó al otro lado. Su dueño, Miguel Ángel Hernández, se enfrenta desde entonces a una situación insólita: entrar y salir de casa por la frontera Un español tras la valla TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA, CORRESPONSAL Los impedimentos puestos por Francia obligan a aplazar un juicio de Al Qaida N. V. MADRID. La Audiencia Nacional se vio obligada ayer a suspender el juicio contra dos acusados de financiar el atentado contra una sinagoga de la isla tunecina de Djerba por la negativa de las autoridades francesas a que declararan los dos policías galos que iniciaron la investigación. La razón que adujo el país vecino es que España carece de medidas de seguridad para preservar la integridad de sus agentes. Ahora el tribunal pedirá permiso a Francia para trasladar allí la Sala, con acusados, abogados y fiscal incluidos, y poder interrogar a los policías como testigos. Esta diligencia deberá ser fijada con un plazo máximo de 30 días desde que se inicie el juicio en España, ya que si transcurre ese tiempo entre sesión y sesión, lo actuado en nuestro país sería declarado nulo, informa Ep. El fiscal pide 8 años de cárcel para el valenciano Enrique Cerdá y el paquistaní Ahmed Rukhsar, acusados de financiar a Al Qaida. MARIUARI (MARRUECOS) Las casas se amontonan sin orden ni concierto en la comuna de Mariuari. Entre los espacios libres que hacen de callejuelas, empinadas y sin asfaltar, se alcanza la doble alambrada- -que aquí todavía es de sólo tres metros de altura- -que separa Melilla de Marruecos. Villa Los Abuelos propiedad del melillense Miguel Ángel Hernández, aparece desafiante en el lado marroquí, a un metro escaso de la valla. En las escrituras de la vivienda, selladas en una notaría española en 1947, figura que el terreno en el que se levantó queda fuera de las lindes de Melilla. Pero un posterior estudio topográfico encargado por su dueño concluyó que de los 1.900 metros cuadrados de finca, unos 300 pertenecen a la Ciudad autónoma. El doble vallado que se levantó en 1999 para hacer frente a la emigración clandestina ha cambiado la vida de Hernández y todos los vecinos de Mariuari, que echan de menos la fluidez de las relaciones de antaño con los españoles. Los aproximadamente diez kilómetros de muro de alambre se levantaron dentro de terreno español y las autoridades entendieron que Villa Los Abuelos tenía que quedarse en el lado marroquí. Nos quedamos en Marruecos de ilegales. Al otro lado de la valla y sin el pasaporte sellado. Si las autoridades hubieran querido nos podrían haber expulsado explica este melillense de nacimiento. Llegaron a ofrecerme para que me fuera hasta dos pisos de protección oficial en la ciudad comenta Miguel Ángel. ¿Y las cabras, las gallinas y la yegua dónde las dejo, en el descansillo? Les pregunté La solución, después de un encierro de protesta de veinte días de la familia, fue hacer un pasillo de un metro de ancho para que puedan pasar al otro lado a través del paso fronterizo de Mariuari, a unos cincuenta metros de distancia. Cada vez que quiero entrar en mi casa he de dar explicaciones a un guardia y mostrar mi DNI comenta. Miguel Ángel, casado con una marroquí y con una hija en edad escolar, decidió finalmente trasladarse a vivir al centro de Melilla y dejar Villa Los Abuelos para los fines de semana. Me quedaré con la casa por todos mis recuerdos de la infancia y por amor propio, porque me han pisado como a una cucaracha sentencia. La ocupación principal en la comuna de Mariuari parece ser la vida contemplativa. Los comercios aparecen cerrados y los guardias que vigilan el paso fronterizo por el que Miguel Án- Me quedaré con la casa por todos mis recuerdos de la infancia y por amor propio, porque me han pisado como a una cucaracha gel entra y sale charlan despreocupados, pues lleva cerrado desde los atentados terroristas de Casablanca en mayo de 2003. Los vecinos dicen que este es el único paso a Melilla que permanece con el candado echado y se quejan porque antes pasaba la población desde el lado español a realizar sus compras en las tiendas del barrio. Cansados de las promesas de reapertura amenazan con llevar a cabo manifestaciones de protesta en los próximos días. Y Hernández con ellos. Hamed Arrais, un vecino de la comuna de 69 años, es una auténtica enciclopedia cuando empieza a recordar los años en los que melillenses y marroquíes pasaban de uno a otro lado de la frontera casi sin noción de que esta existiera. Ahora esto parece una reserva india, cada vez más encerrados Sabemos que la valla la han puesto por los subsaharianos, pero por muy alta que la pongan seguirán viniendo porque el hambre puede mucho añade el hombre. Y le aseguro yo que las balas de goma esas que les tiran duelen, que lo hemos visto Mariuari es una de las zonas en las que la valla todavía no se ha ampliado de tres a seis metros y la población cuenta cómo los inmigrantes intentan saltar por las noches. Algunas madrugadas esto parece las playas de Valencia con tanto trasiego. Antes se iba ahí arriba, a Rostrogordo, a practicar tiro al blanco. Ahora vienen aquí a la valla a hacer tiro al negro concluye Arrais.