Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 20 9 2005 ABC Nacional El ministro del Interior, José Antonio Alonso, con Pasqual Maragall y los consejeros Castells y Tura, ayer en Barcelona EFE El Gobierno lanza una ofensiva para advertir de que la Constitución es infranqueable Avalancha de pronunciamientos de ministros en la semana decisiva para el Estatuto de Cataluña b Sevilla avisa que se rechazará lo que sea malo para España, aunque sea constitucional y Bono y Alonso insisten en que la única nación es España G. L. A. MADRID. En el arranque de la semana que se considera decisiva para conocer el desenlace de la reforma del Estatuto de Cataluña, el Gobierno lanzó ayer una ofensiva para dejar sentado que la Constitución constituye un límite infranqueable en palabras de Juan Fernando López Aguilar. Pero no fue el ministro de Justicia el único que abordó ayer este asunto y con una orientación similar. También lo hicieron los titulares de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla; Defensa, José Bono, e Interior, José Antonio Alonso. Esta presión pública sobre los principales protagonistas de dicha reforma- -en estos momentos Pasqual Maragall, como presidente de la Generalitat, y Artur Mas, como líder de CiU- para marcar las líneas del campo de juego, sucede al acuerdo entre José Luis Rodríguez Zapatero y José Montilla, desvelado por ABC, para bloquear la reforma en Cataluña si no tiene visos de prosperar en las Cortes, y que se evidenció el domingo con la advertencia expresa del primer secretario del PSC de que su partido no permitirá que Cataluña haga el ridículo en el Parlamento nacional. Jordi Sevilla, el único de los cuatro con atribuciones directas en esta materia, fue incluso más allá que López Aguilar y afirmó que el Gobierno no apoyará lo que sea malo para España, aunque sea constitucional El ministro de Administraciones Públicas, durante una conferencia- coloquio en Andalucía, dijo sin más precisiones que en el proyecto de reforma del Estatuto catalán hay cosas con las que no estoy de acuerdo aunque sean constitucionales No obstante, en relación con la polémica sobre la denominación que deben tener las comunidades autónomas en la Constitución, apuntó que se de- ben llamar por su nombre y apellido Como modelo de reforma consensuada puso la de la Comunidad Valenciana, que hoy debatirá el pleno del Congreso de los Diputados. Advertencias por responsabilidad López Aguilar, durante una conferencia en los cursos de verano del Centro Mediterráneo de la Universidad de Granada, vino a justificar la avalancha de declaraciones de ministros al señalar que el Gobierno hace un ejercicio de responsabilidad advirtiendo de que los procesos de reformas estatutarias tienen el límite infranqueable de la Constitución En este sentido, el ministro, que también forma parte de la ejecutiva del PSOE, defendió la importancia de mantener muy claras las condiciones, los parámetros y los límites de ese proceso A la ofensiva gubernamental se sumó el ministro del Interior. Alonso, que no suele pronunciarse sobre asuntos ajenos a su ministerio, hizo uso de su trayectoria como jurista para suscribir la tesis de que constitucional- mente, el término nación está referido a España mientras que nacionalidades y regiones están referidos a otras realidades políticas El ministro, que dijo esto tras participar en Barcelona en la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña, elogió el dictamen del Consejo Consultivo, que ha considerado anticonstitucionales algunos artículos del borrador, porque ha ayudado a poner mucho orden en un debate complicado Temor a una epidemia El cuarto ministro que ayer abordó el debate territorial fue un clásico en la materia: el titular de Defensa, José Bono. En declaraciones a Cataluña Radio, Bono advirtió de que incorporar el término nación en el Estatuto de Cataluña puede ser interpretado como una expectativa de Estado o de estructura estatal y, ante ese escenario, proclamó que no me corresponde favorecer la proliferación de estados dentro de la nación española El ministro hizo suyo el compromiso del presidente del Gobierno de avalar la reforma que