Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 9 2005 87 El Atlético derrota al Barça (2- 1) que se adelantó con un gol de Eto o, a pesar de la expulsión de Pablo Roberto Heras se consagra como el mejor hombre- Vuelta de la historia al conquistar su cuarta ronda española Dani Pedrosa logra un gran segundo puesto en el Gran Premio de Japón tras unas últimas vueltas de locura REAL MADRID Casillas: bien. Míchel Salgado: regular. Helguera: regular. Sergio Ramos: bien. Roberto Carlos: regular. Beckham: regular. Pablo García: bien. Raúl: mal. Baptista: mal. Robinho: mal. Ronaldo: mal. Guti: regular. El técnico: Vanderlei Luxemburgo. Mal. El equipo mejora poco en ataque y encima tiene los mismos defectos de siempre, incluido los goles que recibe. Hizo un solo cambio y se equivocó en el que quitó. Lo mejor: buena labor de contención de Sergio Ramos y Pablo García. Hubo mejor circulación de balón desde atrás. Lo peor: mucha gente intentando entrar por el centro. Ideas espesas en general. De nuevo fallo defensivo en una jugada a balón parado. Parece que Robinho va a menos. Raúl y Baptista aparecieron poco. El árbitro dijo a los blancos que pitó gol, ni penalti ni falta Sin embargo, tanto los jugadores del Real Madrid como los del Español reconocen que escucharon el silbato del colegiado antes de que Jarque rematase a puerta y marcase JULIÁN ÁVILA Los jugadores del Real Madrid estaban indignados con la decisión de Rodríguez Santiago de conceder el tanto de Jarque. Todos los que estábamos en el campo hemos escuchado el silbato del colegiado antes de que rematase Jarque. Por unos momentos, nadie, ni los jugadores del Español ni nosotros, sabíamos qué había pitado. Pensé que había señalado penalti. Por eso, cuando se ha ido hacia el centro le hemos preguntado que qué había pitado. Él nos ha dicho que no había pitado nada. Que pitó gol, después de que el balón entrase en la portería. Es una cosa de locos. Todos escuchamos perfectamente el silbato mucho antes comentó a ABC Íker Casillas, que vivió de cerca la jugada. Míchel Salgado dio la misma versión de los hechos. Fue como si Rodríguez Santiago hubiese sufrido un ataque de amnesia transitoria. Lopo, sobre quien Sergio Ramos había hecho penalti, también escuchó algo: Sé que el colegiado había pitado algo. No puedo precisar si fue antes o después de BETIS ZARAGOZA 0 0 que el balón entrase en la portería No hay duda, Rodríguez Santiago había mentido a los jugadores blancos. Por su parte, Vanderlei Luxemburgo reconoció en la sala de prensa la falta de acierto ante el gol de sus jugadores y el buen juego defensivo españolista: Ha sido un partido igualado, tuvimos varias posibilidades en el primer tiempo y en el segundo, pero Kameni ha estado muy bien. Los jugadores han dado la cara y han llevado el ritmo del partido. Pero un gol a balón parado nos ha hecho perder de nuevo el encuentro Ahora hay que mantener la tranquilidad. Y trabajar más, de una forma más intensa, con mayor concentración. Cuando se pierde no hay mucho lugar para efectuar los análisis, no debemos buscar excusas, sabemos que es un momento difícil para el Real Madrid, evidentemente, pero esto se puede recuperar. Por peores cosas he pasado. Esta situación se puede remontar, tengo plena confianza añadió. Los problemas no acaban aquí para el entrenador blanco. Helguera es baja casi segura ante el Athletic el próximo jueves por un problema en el aductor. Lotina, el entrenador españolista, señaló que la victoria puede considerarse como una anécdota, porque lo normal es que el Madrid gane este tipo de partidos Betis (4- 4- 2) Contreras; Varela, Melli, Nano, Castellini; Joaquín, Rivera, Miguel Ángel, Israel (Xisco, m. 65) Dani (Capi, m. 44) y Oliveira. Zaragoza (4- 2- 3- 1) Valbuena; Ponzio, Álvaro, Gabriel Milito, Toledo; Zapater, Movilla; Ewerthon (Sergio García, m. 76) Óscar González (Cani, m. 67) Savio; y Diego Milito (Lafita, m. 50) Árbitro Teixeira Vitienes. Amarilla a Ponzio, Zapater, Álvaro, Valbuena, Gabriel Milito, Nano y Xisco. Inoperancia ofensiva del Betis ante un ordenado Zaragoza EFE SEVILLA. La inoperancia atacante del Betis, muy espeso durante todo el partido, hizo que no se moviese el marcador en su choque contra el Zaragoza. Serra Ferrer, técnico local, ya había avisado durante la semana de que haría rotaciones, obligado por el apretado y exigente calendario. Y el cambio en relación al choque del pasado martes en la Liga de Campeones ante el Liverpool fue radical. Ello no fue óbice para que el equipo bético fuera el que tomara el mando ante un Zaragoza que esperó a su rival muy cerca de Valbuena para confiar en la rapidez de sus contragolpes. Con esa disposición táctica, el partido se acercó al descanso sin que los verdiblancos pusieran en demasiados aprietos a la defensa maña, en la que Gabriel Milito y Álvaro mandaron en el juego aéreo. El Zaragoza, por contra, expuso poco en el ataque, donde Diego Milito, Ewerthon y Savio estuvieron prácticamente inéditos en la primera parte. En la segunda subió algo el ritmo del encuentro, con un Betis que lo intentó siempre, pero sin claridad de ideas y sin que jugadores claves como Joaquín u Oliveira aportaran demasiado, y con un Zaragoza que se acercó más a las inmediaciones de Contreras, aunque sin demasiada convicción. En el tramo final del partido, la formación aragonesa se convenció de que podía sacar algo más que el empate frente a un conjunto, el andaluz, que desesperó a sus seguidores por su inoperancia en el ataque. Pese a ello, el Betis despertó en los últimos minutos y gozó de alguna ocasión de ponerse por delante, pero ya tuvo poco tiempo para la reacción, con el consiguiente frenazo a sus aspiraciones de seguir estando arriba en la tabla. ...PUES O CAMBIA, O LE CAMBIARÁN ENRIQUE ORTEGO s admirable que un profesional tenga seguridad en sí mismo, quiera ser fiel a sus ideas y mantenga un criterio en sus decisiones. Pero si su confianza se convierte en fanatismo, pierde toda razón de ser. Vanderlei Luxemburgo se ganó en su país un prestigio que traspasó fronteras. Sus equipos, además de ganar, siempre jugaron bien y después de ser seleccionador brasileño cabía pensar que estaba preparado para cualquier desafío. En el Real Madrid no le van bien las cosas. Su equipo acaba de encadenar la tercera derrota consecutiva en una semana y el juego cada partido se antoja más previsible e insoportable. El comandante soy yo y no voy a cambiar Sus palabras suenan a reto y parece mentira que, como él dice, un hombre de 53 años y 39 en el mundo del fútbol, no asimile que lo que no funciona hay que retocarlo, si no cambiarlo. E Es un error que Luxemburgo, en su ardorosa defensa personal, recuerde que el Madrid la temporada pasada ya jugaba de esa forma y que estuvo diez partidos sin perder. Es cierto que sacaba los partidos adelante, pero su fútbol era tan anodino y oscuro como el actual. No convencía a nadie. Entonces explicó que sacrificaba la vistosidad por el resultado, pero prometió que esta temporada recuperaría el espíritu ofensivo que siempre le ha caracterizado y que jugaría mejor. Puro verbo. Montjuic fue ayer testigo de un nuevo fracaso blanco ante un equipo menor. Volvió a recibir un gol en una jugada a balón parado- -otra falta frontal- -y se ofuscó en ataque aunque ya estuviera el mismísimo Ronaldo. Más allá de dibujos, sistemas, cuadrados o embudos, el Madrid se atolondra cuando tiene el balón. No tiene ideas. No le corre la pelota. Son todos pases al pie. Toques y toques en horizontal. No hay desmarques. No hay rupturas en velocidad desde la segunda línea. Todos quieren el balón al pie, nunca al hueco, y falta un hombre- -Guti sí tiene ese concepto- -capaz de desequilibrar con un pase en profundidad. Hasta Robinho se contagió ayer de ese ritmo cansino y perdedor. AP