Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 LUNES 19 9 2005 ABC Deportes Apelotonamiento y caída blanca El Madrid controló el partido, pero amontonó gente en el centro, se estrelló ante Kameni y el Español hizo valer su defensa y un polémico gol ESPAÑOL REAL MADRID 1 0 En ese ir sin autopista de vuelta del Madrid hacia Kameni acusó no sólo la ausencia de alas para romper a la sólida zaga local, sino presencias puntuales: Robinho, que no encaró como en otras ocasiones y que se pudo ir poco ante la aglomeración de personal, amigo y enemigo; Raúl, que corría y topaba con todo el mundo menos con el balón, o la falta de presencia de Baptista donde más duele, en la frontal del área y frente al portal contrario. Con los fuegos de artificio del Madrid, dominio sin excesiva profundidad ni acierto en los metros finales, Luxemburgo cometió un grave error en la segunda mitad, quitó a Pablo García, que estaba conteniendo a De la Peña, y metió a Guti en el campo. El error no era meter a Guti, sino quitar al uruguayo. El Madrid tuvo algo más de gancho arriba, pero dejó de frenar la contra españolista, que fue muy peligrosa siempre. En ese recular a toda prisa contra el Pelat al Madrid se le fueron buena parte de sus energías ofensivas y, para colmo de males, volvió a recibir un gol en una jugada de estrategia, que ya tiene bemoles blancos el asunto cuando lo habían estado ensayando durante toda la semana. vantarse del suelo y mientras plantaba un arbolito en su casa. Luego, nada. Si antes el Madrid había sido incapaz de profundizar, con las prisas como consejeras, todo fue más caótico y el contragolpe local, más letal. La consecuencia fue que los blancos se cayeron con todo el equipo, e incluso con la imagen, porque acabaron con nueve, preguntándose qué les había pasado para caer así y con el futuro más incierto que su propio juego. ASÍ JUGARON ESPAÑOL Kameni: muy bien. Armando Sa: regular. Jarque: bien. Lopo: bien. David García: regular. Domi: regular. Ito: regular. De la Peña: muy bien. Costa: bien. Corominas: bien. Luis García: regular. Jonathan: regular. Fredson y Jagüe: sin calificar. El técnico: Miguel Ángel Lotina. Muy bien. Es McGiver este tipo. Te hace una catedral con dos palillos, y eso es lo que hizo ayer. A pesar de las ausencias, ordenó bien a su equipo y tuvo un plan de acción. Lo mejor: las paradas de Kameni y el juego de De la Peña. Buena defensa de todo el equipo, tapando huecos y sin dar grandes opciones. Lo peor: en la primera parte dejó demasiados metros al rival y salió poco al contragolpe, con el agobio que eso supuso. Español (5- 3- 2) Kameni; Armando Sa, Jarque, Lopo, David García, Domi; Ito, De la Peña (Yagüe, m. 90) Costa; Corominas (Jonathan, m. 59) y Luis García (Fredson, m. 79) Real Madrid (4- 2- 2- 2) Casillas; Míchel Salgado, Helguera, Sergio Ramos, Roberto Carlos; Beckham, Pablo García (Guti, m. 57) Raúl, Baptista; Robinho y Ronaldo. Árbitro Rodríguez Santiago, del Comité castellano- leonés. Tarjeta amarilla a Pablo García, David García, Domi, Helguera, Guti y Jonathan. Roja a Sergio Ramos en el minuto 87 por doble amonestación y directa a Baptista (m. 90) por una entrada a Jonathan. Gol 1- 0, m. 68: Jarque. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Parecía que mejoraba el enfermo, livianamente, pero que iba a salir de la cama: actitud encomiable desde el principio, echando al rival atrás con su toque, una fuerte presión y robando, e incluso circulando mejor con Pablo García que con Gravesen. Parecía... A veces las actitudes, la entrega o el amor propio enmascaran la realidad de las cosas, y la realidad es que este Madrid es un equipo desequilibrado. De dicho desequilibrio, por mor del cual hay que meter a la gente con calzador, llega un sistema contra natura y al que no está acostumbrado el equipo. Por mucho que se ensaye ese 4- 2- 2- 2, con los dos laterales de extremos, sólo acaba llevando gente al centro, y más y más gente, más los del rival, y con cosas así se hizo el metro de Tokio, que no hay quien circule ni se aclare con tanto personal por la misma vía. Pues allí se fue el Madrid, a darse cabezazos con el muro. Claro que el dominio y la táctica de Lotina le dio a los blancos para crear ocasiones, pero ahí estaba Kameni para amargar la tardenoche a los de Luxa. Era algo ficticio: mucho tiro lejano, uno de Robinho al palo, pero pocas jugadas claras, ninguna entrada efectiva por la banda y apelotonamiento, mucho apelotonamiento por el centro. Ruido sin nueces. El Español hizo lo que pudo, que fue más de lo que tenía en el almacén, que era mucho menos de lo habitual sin Juanfran, Tamudo y Pochettino, en suma, cantidad de tela por cortar. Claro que todo eso, teniendo a un entrenador como Lotina guardando la carga, es bastante menos agobiante. Así que el hombre hizo lo que pudo: defensa de cinco, dos conteniendo y De la Peña para que lanzara a los de arriba. Sin apenas tener el balón, la tarea era de cuento de los hermanos Grimm, como para no creerlo posible. Un lío de cuidado El gol fue un lío considerable por mor del árbitro, que dio armas a todos, a los madridistas y a los antimadridistas. Se echó el pito a la boca y no se sabe muy bien si para pitar penalti de Sergio Ramos a Lopo o falta de Lopo a Sergio Ramos. Como remató Jarque a gol casi al unísono, todo valió a todos para protestar lo que fuese necesario. El caso es que la polémica encubrió una realidad como la copa de un pino: que Jarque remató más solo que la una, sin le- Paralelismo con el año pasado El Real Madrid es decimoquinto, el tercer equipo de Madrid por detrás del Getafe y del Atlético. Como el año pasado, el conjunto madridista perdió en la tercera jornada en el estadio de Montjuic por 1- 0 y acabó el partido con nueve jugadores (en 2004 fueron expulsados Samuel y Míchel Salgado, y ayer vieron la tarjeta roja Sergio Ramos y Baptista. Hace un año, dos victorias. Sin embargo, la situación actual del conjunto blanco es aún peor que la de la pasada temporada. Hay que recordar que José Antonio Camacho presentó su dimisión después de perder en el feudo de los españolistas cuando el equipo estaba situado en octava posición, con seis puntos. En aquel entonces, el Real Madrid había ganado al Mallorca y al Numancia en las dos primeras jornadas. Beckham asiste a la tardía celebración del gol por parte españolista