Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura LUNES 19 9 2005 ABC TEATRO Criminal Autor: Javier Daulte. Directora: Paula Matienzo. Escenografía y vestuario: Ya te Llamaremos. Iluminación: Pedro Pablo Melendo y Jean François Rouzé. Intérpretes: Juan Gravina, Paola Matienzo, Antonio Sansano y Luis Mottola. Compañía: Ya te llamaremos. Lugar: Teatro Lagrada. Madrid. El fotógrafo José Manuel Navia presenta en la Biblioteca Nacional Territorios del Quijote una exposición que combina imágenes con textos del propio Cervantes y de otros escritores y que ofrece su particular visión de la España que conoció el Ingenioso Hidalgo Viaje al territorio visual de Cervantes TEXTO: AITOR RIVEIRO FOTO: JOSÉ MANUEL NAVIA TERAPIAS CRUZADAS JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN U n hombre acude muy nervioso a la consulta de un psicoanalista para urgirle a que impida el crimen pasional que está a punto de cometer uno de sus pacientes; al cabo, revela que él también es psicoanalista y que trata a la presunta víctima, que no es otra que la esposa del psicoanalizado por el primer psiquiatra. Así arranca, con hechuras de thriller desquiciado, Criminal una de las comedias más inteligentes y divertidas que se ha asomado a un escenario esta nueva temporada en Madrid. La firma el más que interesante autor argentino Javier Daulte, de quien dentro de unas semanas La Fura dels Baus estrenará una versión de La metamorfosis kafkiana en el festival gerundense Temporada Alta, y que mantiene en cartel en Barcelona ¿Estás ahí? Criminal que en Madrid pudo verse en marzo del año 2000 dirigida por Guillermo Heras en la Sala Mirador, es una descacharrante sátira del psicoanálisis, el segundo deporte argentino después del fútbol, que el autor subtitula, ahí queda eso, Pequeña tragedia sobre una transferencia contratransferencial La acción avanza por medio de una sucesión de flash- back entrecruzados en los que ambos psicoanalistas van completando con las piezas de sus respectivas terapias el rompecabezas de una conflictiva relación de pareja en la que alguno de ellos puede haber jugado un papel que supera los estrictos límites profesionales. Un zigzagueante juego que conduce al espectador de sorpresa en sorpresa y continuamente entre risas. Paola Matienzo, en misa y repicando, por un lado como directora y por otro como actriz, en el papel de la manipuladora, atractiva y agobiante esposa tratada por el segundo psicoanalista, entrecruza con artes de habilísma tejedora los vertiginosos hilos urdidos por Daulte y encarna con hechizante intensidad a la peligrosa Diana. En el papel del esposo, Antonio Sansano lleva muy bien a cabo un complejo y pasmoso ejercicio de interpretación lleno de matices y recovecos, de vueltas y revueltas. Juan Gravina y Luis Mottola son los dos psicoanalistas que dan cuerda al tiovivo de la función, que gira y gira perfectamente engrasado. Una delicia. MADRID. El Quijote no es un libro geográfico y no se pueden localizar sus situaciones, pero sí tratar de ver cómo era la España de entonces De esta forma se quiere desvincular de la polémica que existe acerca de los lugares por los que pasaron, hace ya cuatro siglos, Don Quijote y su inseparable Sancho Panza el fotógrafo José Manuel Navia (Madrid, 1957) que expone hasta el próximo 30 de octubre en la Biblioteca Nacional su particular visión de la ruta del Quijote. Territorios del Quijote trata, en palabras de su autor, de reconstruir los caminos reales por los que pudo pasar el Quijote, pero por los que seguro pasó Cervantes La intención del autor era fotografiar La Mancha que refleja Cervantes en su libro, sus gentes, sus indispensables molinos y sus depauperadas ventas. La exposición, que se sitúa en la Sala Hipóstila de esta institución, fue para el autor un gran empujón para volver a trabajar en España después de haber fotografiado medio mundo. Navia destaca del proyecto lo gozoso que fue contactar con las gentes de una España olvidada, que son personas que ahora mismo no tienen ningún prestigio y han ido perdiendo su propio orgullo El fotógrafo conforma así un territorio visual íntimo, vinculado con el libro de Cervantes pero con la misma libertad con que él lo escribió Esa vinculación se alcanza gracias a los textos que acompañan a las fotografías, con fragmentos del propio Quijote, pero también con aportaciones de los escritores Julio Llamazares, Martín de Riquer, González Cuenca, Carlos Alvar y César Antonio Molina. El propio Llamazares asegura en el prólogo del libro- catálogo Territorios del Quijote (Lunwerg) Navia no se ha limitado a seguir los pasos de Don Quijote y Sancho sin más. Lo que ha hecho es una lectura visual del libro, fundiendo dos lenguajes muy distintos para ello: el de la luz y el de la palabra Un bombo construcción típica manchega en Alcázar de San Juan tre medias, imágenes de los molinos que atacaron al Quijote y las ventas donde pasó las noches- -totalmente abandonadas por las autoridades, se lamenta Navia, mientras la presidenta de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, se pregunta por qué no se han conservado, como se ha hecho con las masías catalanas- el Toboso y el río Ebro, que tiene la suerte de albergar en uno de sus meandros, según los estudiosos, la prometida Ínsula Barataria, más concretamente en Alcalá de Ebro. Territorios del Quijote es, en definitiva, una inmersión en la España actual y en sus contrastes, los mismos que el Caballero de la Triste Figura ya percibiera en sus andanzas hace 400 años: la yerma meseta manchega frente a una Barcelona de 30.000 habitantes; una España seca, frente a otra plena del líquido elemento. José Manuel Navia, que como fotógrafo ya ha demostrado su valía (premio Fotopress en 1987; premio de la Society of Newspaper Design de EE. UU. en 1994, 1995 y 1997; y premio Godó en 1999) hace así su pequeña aportación al celebradísimo centenario con un homenaje a los que siguen viendo la obra más universal de la literatura española como una obra de ficción y de aventuras, no como un tratado geopolítico del que todos tratan de sacar rédito. Entre molinos y ventas La exposición comienza con una vitrina, diseñada por Enrique Bonet, en la que Navia presenta una serie de objetos recopilados en su viaje, desde mapas originales con los caminos reales por los que pasó Cervantes marcados, hasta pequeños utensilios de labor o fotografías que retratan a los propietarios de una de las pocas ventas que aún se mantienen en pie. Tras ella, 90 fotografías nos trasportan desde lo que los árabes bautizaran como la Manxa (tierra seca literalmente) hasta el mar, en la playa de la Barceloneta, donde concluyó el periplo de un asombrado Quijote: Esto es más grande que las lagunas de Ruidera (por suerte no tiene que verlas hoy, desecándose) En- Territorios del Quijote nos transporta desde la Manxa hasta el mar, en la playa de la Barceloneta