Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 9 2005 Internacional 27 Irán amenaza con producir armamento si su programa nuclear es llevado a la ONU El canciller iraní argumenta que el lenguaje de las bravuconadas nunca ha funcionado M. GALLEGO NACIONES UNIDAS. La tensión de Occidente con Irán se radicalizó ayer, después de que las potencias occidentales dieran indicios de que forzarán hoy una votación en la reunión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA, por sus siglas en inglés) en Viena, para remitir el caso de Irán al Consejo de Seguridad de la ONU, que puede imponer sanciones. Irán promete una respuesta acorde a la amenaza. Por el momento no tenemos el enriquecimiento de uranio en la agenda, pero si la reunión de la AIEA tiene resultados radicales tomaremos una decisión que se corresponda con ellos advirtió el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hamid Reza Asefi. Su recomendación para los 35 miembros del Consejo de Gobernadores de la AIEA, que tienen en sus manos la delicada decisión, es que actúen de forma lógica y realista, para evitar complicar aún más las cosas El canciller iraní recordó que el lenguaje de las bravuconadas nunca ha funcionado en el pasado propuesta real. Se trataba de la inclusión de otros países en su proyecto de producción, con idea de que sirvieran de testigos sobre los fines pacíficos con los que se enriquece ese uranio. Ahmadineyad responde a preguntas de los periodistas en Naciones Unidas EPA Sanciones internacionales Estados Unidos lleva meses tratando de convencer a sus socios para que apoyen este paso, que avanza en el camino de las sanciones internacionales y que eventualmente puede servir de excusa para una futura intervención militar como la de Irak. Otra similitud con el caso de su vecino es que los inspectores de la ONU no han podido probar que Irán intente fabricar armas nucleares. El programa secreto suspendido en noviembre pasado se limitaba, hasta donde se sabe, a enriquecer uranio para la producción de electricidad, algo que según EE. UU. Irán no necesita dadas sus reservas petroleras. La comunidad internacional desea que adquiera este tipo de energía de otros países. El Gobierno de Mahmud Ahmadineyad califica esta postura de apartheid nuclear y argumenta que las reservas de petróleo se acabarán tarde o temprano por lo que dice tener el derecho de preparar al país para ello. El Gobierno estadounidense esperaba poder reclutar adeptos esta semana durante la reunión de alto nivel de la ONU y las numerosas reuniones bilaterales que propició. Hasta el sábado, la Casa Blanca estaba decepcionada por la falta de apoyo encontrado, pero eso cambió después del discurso del presidente iraní, en el que se esperaba encontrar elementos para destrabar la situación. Por el contrario, Ahmadineyad reiteró su determinación de continuar con la producción de energía nuclear y ofreció un plan de ocho puntos en el que sólo uno de ellos suponía una