Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 19 9 2005 ABC ALGO SE MUEVE E s el momento en que lo vaporoso produce entusiasmo. Y, así, en el entorno de ETA los sagaces observadores reparan en que algo se mueve Nadie hace nada (es más, todo el mundo niega hacer cualquier cosa) pero hasta los más quietos teorizan sobre las bondades de modificar las circunstancias, convertir los meneos en una suerte de danza iniciática y aprovechar las oportunidades. Los terroristas y sus secuaces se quejan, protestan de una supuesta persecución Levantan la voz y dicen así no e insisten, por activa y por pasiva, en que sus reivindicaciones se mantienen intactas. La resolución del conflicto no es ciertamente abandonar la violencia, sino la autodeterminación, la unidad territorial (versión en retórica administrativa de la Gran EuskaGERMÁN di) la amnistía... El camiYANKE no para ello, lo saben desde antaño, es dar la sensación de que algo se mueve una suerte de sortilegio que sume a todos los demás en un espasmódico baile de San Vito. Hay todavía viejos dirigentes nacionalistas, ahora vueltos a sus currículos, que han relatado cómo una y otra vez, a lo largo de estos casi cuarenta años de terrorismo, llegaban noticias a la dirección del PNV de que algo se movía al otro lado Siempre un espejismo. En ocasiones un espejismo ridículo, porque no se trataba si no de la conclusión de una conversación en la barra de un bar de Sokoa con alguien que hablaba de sí mismo como refugiado Todas las treguas de la banda, a la postre, se han pensado como la escenificación de la fórmula mágica: parecerá que nos movemos, ellos bailarán, quizá logremos que lo hagan a nuestro son. A pesar del entusiasmo, de la diarrea verbal del secretario general de los socialistas vascos (como si quisiera tener un lugar en el paso a dos de los Gobiernos español y vasco) el mejor escenario para luchar contra ETA es aquel en la que se logra que, más que moverse, esté quieta. Quietos los pistoleros y quietas las ramificaciones de su actividad coactiva y su política totalitaria. Si se mueve, la banda está viva y quizá hasta consiga algo, incluso sin bombas, que a veces basta con la amenaza. Si se la obliga a estar quieta puede terminarse con ella. No sólo los viejos dirigentes nacionalistas citados siguen por ahí. También algunos dirigentes radicales, ahora en sus cuarteles de invierno, pueden contar cómo, cuando se discutía si las correas de transmisión de ETA deberían estar o no en las instituciones representativas, se utilizaron como argumento las pistolas encima de la mesa y, como razón, mantener abierto un territorio, ajeno a las instituciones de una democracia, que no era desde luego ni el del Derecho, el debate y el juego de mayorías y minorías. Era el único en el que podía darse la negociación. Ahora, como se mueven, vuelven a estar en todos. En uno, tan mal disfrazados que se les reconoce. En otro, tan bien aceptados que se envalentonan. Se mueven, sí, y están esperando que los representantes de la ley lo hagan también, que bailen en esa provincia ajena al Derecho y la opinión pública. Si se lee la tan mentada declaración de Anoeta, Batasuna intuye que el baile está a punto de comenzar. Ahora, para más escarnio, los danzantes piden silencio. PP y PSOE mantendrán las líneas básicas del Estatuto valenciano La propuesta abre mañana en el Congreso las reformas estatutarias b La vía valenciana contiene propuestas polémicas por su dudosa constitucionalidad; el PP prevé que el texto no será modificado porque es leal M. GASPARET VALENCIA. El proceso de reformas de estatutos de Autonomía comienza mañana en el Congreso de los Diputados con un pleno monográfico para la toma en consideración de la propuesta de reforma del Estatuto valenciano. Se trata del primer texto en llegar a la Cámara Baja, surge de un gran acuerdo entre los dos partidos mayoritarios; y- -en principio- -presume de ceñirse al marco constitucional y no vulnera ni anticipa la remodelación de leyes orgánicas en materia de financiación y ordenación judicial. En este sentido, la vía valenciana cumple los requisitos marcados por Zapatero, si bien el texto recoge algunas propuestas polémicas en lo que refiere a su adecuación a la Carta Magna. Pla y Camps (a la derecha) tras la firma del proyecto de Estatuto ción de un Servicio Tributario Valenciano y de un Consejo Valenciano de Justicia. Las distintas interpretaciones sobre el alcance y naturaleza de estos órganos la introducción de una carta de derechos sociales la recuperación del Derecho civil valenciano (herencias, separación de bienes... el modo en que se vindica el valenciano como lengua propia y la inclusión de una cláusula adicional- -la cláusula Camps de máxima garantía competencial han generado no pocas fricciones y desencuentros en los dos partidos mayoritarios. Estas fricciones no escapan a lo orgánico lo que explicaría el modo en que Eduardo Zaplana ha declinado la defensa de un ROBER SOLSONA Actualización competencial El Estatuto valenciano supone la actualización competencial de la Carta hasta donde permite la Constitución reconoce la condición de histórica a la Comunidad Valenciana, concede al presidente de la Generalitat la capacidad de disolver las Cortes y convocar elecciones, y articula los mecanismos necesarios para asumir cuantos procesos de descentralización se den en materia fiscal, financiera y de Justicia. Por eso prevé la crea- texto de Camps que Rajoy asume como suyo Más aún, el PP pretende convertir la vía valenciana en un modelo para el resto de reformas, en lo que refiere a los principios de doble consenso y lealtad constitucional según aseguró Rajoy el sábado en Crevillente. Está por ver si el texto, una vez aprobada su tramitación, es enmendado en puntos sensibles o permanece inalterado en lo esencial. El secretario de comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, dijo ayer que el Estatuto valenciano no será corregido en sus puntos básicos, salvo para añadir mejoras técnicas y de estilo. Desde el PSPV se adelanta que el PSOE respetará una reforma que sólo quiere cambiar algún sector del PP LOS PUNTOS POLÉMICOS Carta de derechos Al agua, a la redistribución de los sobrantes de agua de cuencas excedentarias... a una renta garantizada de ciudadanía... Esta carta de derechos sociales ha generado críticas por parte de destacados juristas. Jiménez de Parga ha advertido de que no puede haber derechos distintos de los dimanados de la Constitución, ni permitir que los derechos de los ciudadanos de una Comunidad sean distintos a los de otra. Consejo de Justicia Se ha interpretado como un intento de crear un Consejo General del Poder Judicial autonómico. El Partido Popular insiste en que se trata de un órgano asesor cuya naturaleza, funciones y estructura se determinarán en una ley futura, de acuerdo con lo que dispone la Ley del Poder Judicial reza el Estatuto. Derecho Foral La recuperación del Derecho Foral Valenciano ha sido interpretada como una apelación a derechos históricos PP y PSPV aseguran que se trata de recuperar una normativa específica en materia de herencias y separación de bienes. Lengua propia El modo en que se vindica el valenciano como lengua propia ha generado malestar entre algunos castellanohablantes. Servicio Tributario Como en el caso del Consejo de Justicia, el PP insiste en que se trata sólo de un receptáculo para la asunción de cambios venideros en materia de financiación, dado que prevé la gestión tributaria en los términos fijados en la Ley Orgánica El PSOE valenciano asegura que tiene personalidad propia y que, por tanto, es una agencia consorciada Cláusula Camps O disposición adicional de máxima garantía competencial según el PP. La Generalitat Valenciana se arroga la potestad de asumir cuantos avances competenciales logren otras autonomías. Hay quien dice que es una cláusula vacía y quien cree que protege frente a asimetrías Unidad de la nación Ha generado polémica el hecho de que se haya eliminado la palabra indisoluble recogida en el Estatuto vigente, cuando se hace referencia a la unidad de la nación Española en el Título Primero.