Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 9 2005 Opinión 7 Los democristianos cuestionan desde hace tiempo el modelo tradicional de Estado de Bienestar que tanto alababan los franceses como los alemanes en otros tiempos, y su programa de reformas se asemeja al modelo anglosajón, todo lo cual podría llevar a un entendimiento con el Gobierno del primer ministro británico Tony Blair. La sintonía MerkelBlair puede engendrar una idea de la Unión Europea notablemente distinta a la que defendía el tándem Chirac- Schröder. En la política de financiación puede haber grandes cambios, la víctima principal sería la Política Agrícola Común. El canciller Schröder fue el abanderado de limitar los gastos de la UE, en parte debido a los problemas internos de la economía alemana, pero pactó con Francia que estos recortes no afectaran a la PAC. Sin embargo, Merkel se muestra más partidaria de apoyar la tesis de Tony Blair sobre reducir la importancia de la agricultura y destinar más medios a otras prioridades, como la investigación. Por lo tanto, una alianza de Alemania con Gran Bretaña podía dar lugar a una financiación de la UE muy distinta. LA ESPUMA DE LOS DÍAS CONCIENCIA DEL AGUA O suele ser rentable enriquecerse a costa de arruinar el medio ambiente y luego limpiarlo de cualquier manera, para borrar las huellas y la mala conciencia de acción tan condenable. Proteger la naturaleza no es un lujo, sino una gran inversión económica. Estas afirmaciones de hace tan solo un par de meses no son una majadería de una minoría ecológica, sino de Klaus Toepfer, secretario de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que añadía una grave advertencia: el agua será en breve motivo de guerra entre países. ¿Exageraciones? Podemos decir de ese titular de prensa que es el juego de un político en activo para llaJ. J. ARMAS mar la atención sobre MARCELO un problema no menor que tiene que ver directamente con su negociado. Es decir, haría su papel de Casandra. Pero podemos también reclamar la memoria del Protocolo de Kioto y ver qué países lo firman y cuáles se niegan a colaborar. Nos pasamos la vida luchando por nuestro bienestar, peleando a brazo partido por la posesión de la energía convertida en primera necesidad; nos gastamos la existencia guerreando por el petróleo, con miles de muertos e intereses vergonzosos, y carecemos de la más elemental sensibilidad hacia la naturaleza. Carecemos de una conciencia ciudadana del agua, que se hace mucho más necesaria en el momento en que, según parece, la única solución que esperamos de la contumaz sequía es que del cielo comience a caer el maná líquido que recupere nuestro sosiego y normalidad. Y nuestro consumo. Nos están advirtiendo desde hace meses, a través de todos los medios informativos, de que las restricciones pueden llegar pronto a algunas ciudades y pueblos. Si no llueve, como esperamos y deseamos todos A pesar de las primeras gotas del otoño en puertas, el agua de los embalses ha descendido mucho más de lo que hace tan solo un año podíamos haber imaginado. Y el consumo del agua en estos meses por parte de los ciudadanos recibió una justa aunque antipática calificación desde instancias oficiales: excesivo. Quienes tienen memoria del pasado en cuanto a las restricciones de agua, sabrán de qué se nos está hablando sin querer en ningún momento alcanzar la alarma social o la escala dramática, pero entre los desastres naturales que no estamos acostumbrados a asumir como tales está la sequía. Cierto, no es la primera vez que se dan estas circunstancias negativas y, al final, el cielo- -la naturaleza- -nos ha ayudado naturalmente a escapar del pavor de la sed. Pero crear y consolidar una conciencia colectiva del agua diría mucho de una educación cívica que es evidente, por desgracia, que nos falla por los cuatro costados de la vida cotidiana. Y aunque llueva, no queda otra. N los principales cambios que pueden provocar los democristianos en el poder es en relación con la candidatura de Turquía. Los democristianos han dejado claro que no son partidarios del ingreso de Turquía en la UE. Teniendo en cuenta los muchos problemas a los que se enfrenta Bruselas en la actualidad, es probable que la influencia germana logre que los veinticinco se centren en mejorar el funcionamiento de la UE, y dejar a un lado una posible futura ampliación más allá del estrecho del Bósforo. El eje franco- alemán que tradicionalmente ha tirado del tren europeo puede verse debilitado por varias razones, en primer lugar por las diferencias sobre el modelo de Estado entre el nuevo gobierno alemán y el francés. Por último, los democristianos emprenderían nuevos rumbos en la política exterior con importantes consecuencias para Europa. La reanudación de un diálogo más fluido con Estados Unidos, un pilar tradicional de la política exterior alemana, contribuiría a revitalizar la relación trasatlántica que tan dañada ha quedado recientemente, sin que ello signifique que Alemania vaya a alinearse con la política exterior de la Administración Bush, ya que la mayoría obtenida por los democristianos es demasiado exigua como para imponerse a una opinión pública claramente antiamericana. También sería previsible un enfriamiento del eje BerlínMoscú por diferencias con la Rusia de Putin, y por el contrario una política de acercamiento hacia Polonia y los vecinos de Europa del Este. En definitiva, si Angela Merkel llega al poder se puede iniciar una nueva política euro- atlántica que cuide la relación con Estados Unidos, pero a la vez centrándose en sus compromisos con el continente, lo cual puede contribuir a generar una identidad europea más viable. La Alemania contemporánea tiene dos grandes eras: la era de Konrad Adenauer que sentó las bases de una Alemania europeísta y bajo cuya égida comenzó el milagro económico alemán. La otra, la era de Helmut Köhl que culminó con la reunificación de Alemania. Ahora se plantea la cuestión de si un gobierno dirigido por Angela Merkel con una mayoría tan exigua sabría emular los logros de sus dos grandes antecesores democristianos. PALABRAS CRUZADAS ¿Es el momento de echar a Luxemburgo? EN BARCELONA SE CONSIDERA QUE NO A EXPENSAS DE LA LEY DELIBES L equipo que después de perder en casa visita a otro que viene de ganar fuera, si no se alza con el triunfo, sumará al menos uno de los puntos en litigio Ésta es la letra de la Ley Delibes (formulada por don Miguel en 1932) que cabe aplicar al Madrid, que venía de perder con el Celta en casa, en su enfrentamiento con el Español, que venía de ganar al Málaga fuera. Faltar a esta ley convierte en cesante a cualquier entrenador de copete. ¿Es Luxemburgo un entrenador de copete? No se sabe. Para empezar, su nombre es un homenaje proletario a Rosa Luxemburgo, varona del socialismo alemán. El Madrid es un club de vocación universalista, y sus directivos estaban obligados ayer a tener en cuenta el IGNACIO RUIZ resultado de la pelea electoral Schröder- MerQUINTANO kel. Con las campanas tocando a muerto por la socialdemocracia alemana, no está bien cortarle la cabeza a un caballero que va por el mundo de hombre- sandwich de la Rosa de los pobres, y por los campos, de hombre- square un hombre al cuadrado, del hegelianismo futbolero. Con él nunca ha jugado el Madrid un buen partido: enreda a los jugadores- -abusa del hipérbaton, hipo del estilo- -y su fama de santero se esfumó por falta de milagros. Sólo se salvará cuando haga lo que Clemente: Todos los jugadores al ataque, y en seguida también todos hacia atrás... ¡a toda leche! Eso o encontrar el muñeco blanco que Makelele guarda con agujas en un congelador. C UALQUIERA que mire con atención la pizarra en la que Vanderlei Luxemburgo hace su despliegue táctico y coloca sus piezas, y lo de piezas va sin segundas, se dará cuenta de que ese hombre es el entrenador adecuado para el Real Madrid y un auténtico lince de la geometría. Le acaba de nombrar alguien el mejor entrenador de Brasil, y eso no es ninguna tontería (aunque parece algo más difícil ser buen entrenador en Mali) Yo miré y remiré ayer el dibujo táctico que se publicaba en las páginas de Deportes y me quedé fascinado: había conseguido poner a las estrellas del Madrid en fila de a uno... En realidad, parecían dos equipos de reOTI R. meros en la línea de salida. Tal vez tarde MARCHANTE un tiempo en prender ese sistema, pero, en cuanto prenda, eso va a ser Portugal este verano. Hay algo maquiavélico en un entrenador que confiesa y presume de su desprecio por las bandas: yo por las bandas no juego, viene a decir Luxemburgo, y deja a un lado y a otro del campo un enorme espacio libre y a la espera de recalificación (Florentino, en cuanto lo vea unas cuantas jornadas sin uso, edifica) Como se ve, Luxemburgo es un hombre muy útil para los intereses del Madrid y por eso creo que hay que darle mucho más margen; o así se aprecia, al menos, desde Barcelona. E ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate