Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 9 2005 Opinión 5 MEDITACIONES PAPELES A FIRMA el Gobierno que los papeles del CNI sobre el 11- M que no ha consentido entregar al juez Del Olmo son los que más perjudican políticamente al PP y, en especial, a Aznar. Es de esperar que no haya sido esa la razón real para no satisfacer la curiosidad del magistrado que instruye el sumario de la matanza de los trenes. De hecho, más de un dirigente socialista estaría frotándose las manos y alentado a la desclasificación si ello servía para erosionar a los populares. No ha sido así y, por el momento, sólo se trata de un testimonio de parte, de una de las partes, de imposible constatación. Sea así o no, parece claro que en esta revelación hay un intento de hacer callar al PP en una especie de no enredéis, que algo tengo Velada, e inadecuada, amenaza en asunto tan trascendente. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR ALIANZA DE MISTIFICACIONES RETÓRICA BÉLICA DE ARUNDHATI ROY Anagrama Barcelona, 2005 200 páginas 15 euros Un clon de Chomsky La factoría Chomsky ha generado otro clon: Arundhati Roy. En efecto, la novelista hindú, al modo y manera de su maestro norteamericano, ha escrito un conjunto de textos- -editados ahora en forma de libro- -que tienen como objetivo la crítica de la sociedad liberal, la economía de mercado, la globalización económica y, of course, los Estados Unidos. Y cuando hablo de objetivo, lo hago en el sentido que al término otorga a veces el lenguaje militar: algo que destruir. Para Arundhati Roy hay que destruir la sociedad liberal que manipula la información y privatiza la libertad, la economía de mercado que es el arma utilizada contra los países en vías de desarrollo, la globalización económica de las grandes multinacionales que crea miseria y desigualdad, y la política de unos Estados Unidos que tienen la libertad de asesinar, aniquilar y dominar el mundo. ¿Cómo acabar con el Imperio? Respuesta: hay que asediarlo privarlo de oxígeno y desmontar las diferentes partes que lo componen El libro, por cierto, se titula Retórica bélica. Pero, para retórica bélica, la de Arundhati Roy. Y uno se pregunta por qué los progresistas son incapaces de reciclarse. MIQUEL PORTA PERALES ONFESARÉ que he tardado en penetrar el sentido de esa expresión acuñada por el presidente Zapatero, alianza de civilizaciones Concebida en un principio como una refutación más o menos grandilocuente de otra expresión un tanto amedrentadora lanzada por Huntington, la ocurrencia presidencial fue enseguida tachada por algunos de nadería vacua y pomposa que nacía fiambre. Pronto, sin embargo, hizo fortuna y empezamos a escucharla en labios de otros mandatarios del mundo mundial, que empedraban sus discursos con apelaciones a la entelequia y mostraban su disposición, siquiera verbal, a hacerla efectiva. En unos pocos meses, hemos constatado la conversión de la ocurrencia presidencial en una muletilla de curso corriente en el lenguaje político: del mismo modo que no hay proclama demagógica que no incluya veinte o treinta apelaciones al EsJUAN MANUEL tado de Derecho no hay estadista DE PRADA con aspiraciones a la mamandurria transnacional que no sazone su palabrería con veinte o treinta miajitas de alianza de civilizaciones La apoteosis de aliancitis acabamos de presenciarla en el último sarao de la ONU, ese festival de la logomaquia. Toda logomaquia genera sus palabras talismán, acuñaciones superferolíticas que acaban imponiéndose por su eufonía chocante, antes que por su significado, del que frecuentemente carecen. Recordarán mis lectores a un humorista de mímica y jerga personalísimas que triunfó hace así como una década, Chiquito de la Calzada. Aquel humorista empedraba sus chistes con palabras que parecían inspiradas por el que asó la manteca; entre aquella cornucopia de expresiones lisérgicas o abracadabrantes triunfó especialmente y se inmiscuyó en el lenguaje popular una que no designaba nada en concreto, pero que a la vez servía para compendiar el clima de surrealismo cañí C que caracterizaba la parla chiquitense. De la noche a la mañana, la gente empezó a decir Estás hecho un fistro diodenal o Alcánzame el fistro que tienes a tu derecha con una generosidad semántica que abarcaba casi todas las palabras del diccionario; por supuesto, nadie sabía a qué se refería tan desquiciado término- -mucho menos su propio creador- pero todos lo utilizaban viniese o no a cuento, entregándose a esa fascinación mentecata que ejercen sobre nosotros las palabras ininteligibles. Sospecho que la alianza de civilizaciones es el nuevo fistro de la política internacional; un talismán verbal que se emplea para maquillar la ausencia de argumentos e ideas convincentes, un sofisma que disfraza la pamplina y la impostura, una mistificación eufónica que permite a quienes se saben incapaces de parir nada novedoso marear un poco la perdiz y mantener engolosinada a la masa adoctrinada. Los teólogos escolásticos se empezaron a engolfar en discusiones bizantinas cuando dejaron de creer en Dios. Los políticos enfermos de relativismo, incapaces de defender unos valores y principios de validez universal en los que han dejado de creer, disfrazan su apatía y su desistimiento con este fistro de la alianza de civilizaciones Naturalmente, quienes anhelan la destrucción de esos valores y principios corren a aplaudir la ocurrencia y se apuntan a discutir la naturaleza y los términos del fistro, que es como dirimir el sexo de los ángeles. Defender los valores propios y las instituciones que los encarnan se ha convertido, para el relativismo rampante, en un ejercicio insoportable de arrogancia fundamentalista; por supuesto, cualquier intento de exportar esos valores e instituciones se considera una imposición inaceptable, puesto que todos los modos de vida son igualmente legítimos y respetables. El fistro de la alianza de la civilizaciones postula el sincretismo, el aguachirle intelectual, el cretinismo bobalicón y dimisionario. Pronto, el genio popular empezará a decir: Estás hecho una alianza de civilizaciones...